La lucha por los ahorros

La competencia por más de 42 millones de cuentas de retiro se intensificará. En ese entorno, un participante colombiano arriba al mercado mexicano y apuesta por alborotar a 15 afore.
1074 picf013  (Foto: Alex HO)
Patricia Ortega

A medianoche, cuando todo parecía indicar que no había espacio para los sobresaltos, del otro lado del océano Atlántico se fraguaba una operación que, de avalar las autoridades regulatorias, impactará en el futuro de millones de trabajadores latinos: la adquisición de la división de pensiones, seguros de vida y fondos de inversión en América Latina de Internationale Nederlanden Groep (ING) por parte de Grupo de Inversiones Suramericana (GrupoSura), con la que se conforma un imperio en el hemisferio y un gigante en el mercado de las afore en México.

Frente a esto, si las instancias que regulan el mercado de las pensiones en México, Chile, Perú, Uruguay y Colombia dan el sí a esta operación, dos fenómenos de alto impacto ocurrirán en la región: primero, GrupoSura será el amo y señor de las afore en América Latina, ya que asumirá todas las compañías regionales de ING, que hoy es líder en este mercado. En números redondos, GrupoSura dispondrá de 85,000 millones de dólares (MDD) en activos y manejará las cuentas de 12.5 millones de clientes.

Simultáneamente, en México se colocará en la segunda posición del mercado que encabeza Banamex, con 6.8 millones de cuentas, o en el tercer lugar si se autoriza la fusión Banorte Generali-Siglo XXI, que administrará más de siete millones de cuentas. GrupoSura, en tanto, asumirá cerca de 205,000 millones de pesos (MDP) en activos y más de cinco millones de registros.

Ésta es la historia de una operación que alterará el negocio que resguarda el ahorro de millones de trabajadores, ya que obligará a las afore a ser más competitivas y a ofrecer mejores rendimientos:

El pasado 25 de julio, inmediatamente después de que las manecillas se encontraran en la parte superior del reloj (tiempo de México), GrupoSura -un holding de Colombia con más de 67 años en los negocios de la banca, los seguros, las pensiones y cesantías- retiraba 3,763 MDD de su caja registradora para hacerse del control de la división de pensiones de ING en México, Chile, Perú, Uruguay y Colombia (no así de las áreas bancarias, de arrendamiento e hipotecas).

La adquisición -celebrada en Amsterdam, Holanda- significaba el epílogo de una negociación que duró tres meses; pero que ahora sólo está a la espera de que las autoridades correspondientes avalen la operación, lo que consecuentemente sentará las bases de una reconfiguración regional en el negocio de las afore, donde México es una pieza clave.

De esta forma, la gran operación que ocurrió a más de 9,000 kilómetros de distancia de México provocará un punto de inflexión en el mercado nacional de las afore, ya que se prefigura la conformación de grandes grupos que vendrán a intensificar la guerra por los ahorros de los mexicanos.

"La entrada de GrupoSura le dará un mayor dinamismo al mercado, en su búsqueda de captar nuevos clientes y mayores beneficios. Además, con la regulación que flexibiliza el ingreso de clientes y fomenta el uso de nuevos instrumentos financieros (ETFs, CKDs y Fibras), las oportunidades de inversión aumentan y, por tanto, los rendimientos tendrán más variación", dice Alexis Kretchmar, académico del área de Dirección Financiera en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE).

GrupoSura, en Colombia, tiene una fortaleza: su capacidad para captar ahorro voluntario, pues en 12 meses se incrementó 17.94% en términos nominales. Gracias a eso, aumentó su participación de mercado de 29% en 2010 a 30.6% en el primer trimestre de 2011.

De esta forma, lo que traerá consigo el arribo de GrupoSura será una competencia con participantes de gran tamaño, pero que tendrán que ser más competitivos en términos de costos y gastos, si quieren sostener y ganar mercado. Una buena noticia para los consumidores que no han tenido claro las ventajas de estar en una u otra afore.

El punto de inflexión

Bajo esta hipótesis, la eventual compra de ING por parte de GrupoSura se considera como una operación que abrirá la brecha para la consolidación del mercado, a través de grandes grupos, entre los que destacarán ING-GrupoSura, Banamex (actual líder del mercado), así como la alianza entre Banorte y Siglo XXI, que también está bajo análisis de las autoridades regulatorias y que, si se autoriza, se convertirá en la afore con más cuentas en el país.

"Esta transacción marca un hito porque significará que GrupoSura se convertirá en el líder en el negocio del retiro en América Latina", presume Xavier de Uriarte, director general de ING Afore México. "Por su parte, México, donde anticipamos que habrá una mayor consolidación, aprovechará la experiencia de GrupoSura en la gestión del patrimonio de millones de clientes", precisa.

GrupoSura es la firma número uno en Colombia en banca y en seguros. Además, incursiona en las industrias de los alimentos procesados, el cemento y la energía. Actualmente, cuenta con más de 8,000 accionistas y con las más altas calificaciones en la gestión de los negocios, respaldadas con el Grado de Inversión Internacional que otorgan Standard & Poor's y Fitch Ratings.

Así, después de 14 años de la puesta en marcha de las afore en México, el fortalecimiento y la fusión de algunos competidores vendrá a intensificar la lucha por el ahorro de los trabajadores, pues se espera, con base en las tendencias poblacionales, que aumente el número de mexicanos en edad de retiro. "Consideramos que, dentro de 20 años, no habrá un solo mexicano que no tenga una cuenta individual en una afore. Para entonces tendremos una población importante de pensionados", proyecta Pedro Ordorica, presidente de la Comisión Nacional de Ahorro para el Retiro (Consar).

Sin embargo, y a pesar de las buenas perspectivas, el mercado enfrenta una gran piedra en su camino al crecimiento: el incipiente hábito de ahorrar del mexicano.

Según cifras de la Consar, los más de 42 millones de trabajadores afiliados al Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) han acumulado un billón 526,000 MDP, aportaciones que equivalen a más de 11 % del PIB; al mismo tiempo, en cuanto a comisiones, por cada 100 pesos administrados se cobran 1.52 en promedio al año y se reciben 14 como rendimiento. Pero el otro lado de la moneda refiere que sólo 29% de los mexicanos planifica su pensión y 21% de los trabajadores que cotizan en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ahorra.

Metafóricamente hablando, la encomienda de GrupoSura es conquistar una isla donde hay un tesoro que no se ha explotado del todo y que para 2050, con base en las tendencias poblacionales, dispondrá de tres mexicanos en activo por uno pensionado. GrupoSura tiene la expectativa de sostener un crecimiento anual de doble dígito y para ello desplegará toda una estrategia para fortalecer la cultura financiera. "El mercado seguirá creciendo de manera natural y, frente a eso, se observa un desarrollo en el ahorro obligatorio para el retiro y también en el voluntario", dice Xavier de Uriarte.

Con este panorama a la vista, la reconfiguración del sector está cerca y empezará a manifestarse a fines de 2011 o principios de 2012, cuando las autoridades regulatorias aprueben las operaciones ING-GrupoSura y Banorte-Siglo XXI.

Gigante a la vista

La aflicción por el riesgo de una amenaza se apoderó de los empleados que ING tiene en México. La razón que los tenía con el alma en un hilo eran los rumores que provenían desde Europa y que advertían de la desincorporación de las filiales latinoamericanas de la aseguradora, cuyo cerebro operativo está en el número 500 de Amstelveenseweg, en Amsterdam, Holanda.

Y, en efecto, la suerte de ING está echada. Después de la crisis de 2008, la Comisión Europea forzó a 45 instituciones (BNP Paribas, Crédit Agricole, Société Générale, RBS, Lloyds e Intesa, entre otras) a tomar medidas con el propósito de que hubiera una competencia más equitativa. "Fue entonces que ING se tuvo que desvincular de actividades de seguros, retiro y de inversiones alrededor del mundo. En Asia, Europa y EU realizó ofertas públicas. En América Latina decidió vender", explica Adolfo Arditti, director de Mercadotecnia y Comunicación Corporativa de Afore ING México.

En un primer momento se decía que la división en México de ING sería adquirida por MetLife-Prudential y Principal. Después, por Banorte. Pero, en realidad, la negociación se desplegaba en otro frente, al calor de varias tazas de chocomel (la típica bebida holandesa) acompañado de slagroom (nata fresca batida). David Bojanini, un ingeniero industrial nacido en Medellín, Colombia, era el cerebro de la operación que GrupoSura tejió para amarrar la operación con ING y que a muchos les había provocado insomnio.

Un día después, Bojanini voló al mercado donde GrupoSura presume que puede sacar más jugo: México, ya que éste representa el mercado más importante que adquirió de la división de ING, pues cuenta con más de cinco millones de registros, cuando Chile, Uruguay, Colombia y Perú, en conjunto, disponen de poco más de siete millones de cuentas.

Por eso, su discurso tenía un objetivo: disipar los miedos del personal de perder el empleo. "Vino a reafirmar el objetivo de formar mejores prácticas aprovechando su experiencia de 70 años en el sector financiero de Colombia", recuerda Adolfo Arditti.

Y el lobbying se desplegó en dos vías: primero, se reunió en las oficinas de Paseo de la Reforma con las cabezas del corporativo -Daniel Acosta (director general de ING Pensiones), Xavier de Uriarte (director general de Afore ING), Luis Armando Kuri (director ejecutivo de Finanzas)-, para dejar claro que no habría cacería de personal, que la expertise que allí se había forjado no saldría por la puerta de atrás.

Después, realizó ‘visitas de cortesía' a Guillermo Babatz (presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores) y a Pedro Ordorica (titular de la Consar), ante quienes se puso a su disposición para resolver sus dudas y, entrelíneas, para tratar de amarrar la operación que le ha quitado el sueño.

Así, de la mano de David Bojanini -quien en su historial también registra haber sido director de Bancolombia-, GrupoSura pretende entrar a las grandes ligas de las pensiones en América Latina, pero, sobre todo, en México, donde el crecimiento de registros parece ser cosa juzgada.

Retos en puerta

La notificación entró por la ranura de la puerta de su casa. Fernando N. es uno de los clientes de ING, que se enteró de la apuesta que se planea con GrupoSura, a través de una carta que llegó a su domicilio a principios de agosto. El efecto de la misiva era sorprenderlo por el tamaño de la operación, pero, al mismo tiempo, tranquilizarlo porque su dinero, sus ahorros, no se esfumarán. El mensaje entonces pretendía ser pegador: "Nace la empresa número uno en retiro en Latinoamérica".

Pero lo que no integraba la misiva y que está en el ambiente es el historial de retos que enfrentará GrupoSura.

Primero, ingresará a una coyuntura en la que se intensificará la disputa por los ahorros y ello tendrá que ver con las estimaciones que hay en torno al crecimiento de solicitudes. Al respecto, MetLife, a través del estudio ‘Tendencias en beneficios para empleados 2011', sostiene que, tras la crisis financiera, se prevé un crecimiento de la demanda de productos financieros, toda vez que sólo uno de cada cuatro empleados ha tomado medidas para determinar cuáles serán sus necesidades cuando se retire.

Así, se espera que las afore ingresen a una guerra por registros. ¿Quién sobrevivirá? La predicción es complicada, pero los analistas creen que éste es un negocio para las grandes alianzas.

"Éste es un sector que se mueve mucho y lo seguirá haciendo. Hace 14  años teníamos 17 afore. Vino una etapa de consolidación que dejó 10. Luego, otra fase de crecimiento y hubo 21. Ahora vamos por 15. La palabra clave del sector es ‘dinamismo'", presume Óscar Franco, presidente de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore).

¿Un sector movido? Sí. ¿Dinámico? También. ¿Por qué? Bajo el cristal de los expertos, esto tiene que ver con un mercado que está creciendo cada día y que, por tanto, requiere una administración muy fina; algo que sólo las grandes instituciones financieras pueden ejecutar. "Las alianzas y las adquisiciones son protagonizadas por quienes entienden la globalización, donde hay una disputa por tener el mayor trozo del mercado", dice Arnulfo Rodríguez, subdirector de Análisis de Accival Casa de Bolsa.

La participación de mercado entre las afore se alterará con la llegada de GrupoSura, pero también por otro factor: la fusión entre Grupo Financiero Banorte (GFB) y el IMSS, con la que nacerá la afore más grande del país. Al cierre de junio de 2011, Afore Banorte Generali tenía registradas 3.8 millones de cuentas, en tanto que Afore Siglo XXI reportó 3.1 millones, mismas que al unirse sumarán 6.9 millones de cuentas, con lo que superarán al líder, Banamex, que maneja 6.8 millones.

Las afore también enfrentan un factor que podría frenar su crecimiento: la precaria cultura de ahorro de los mexicanos. Un estudio de BBVA Research, que lleva por nombre ‘Hacia el fortalecimiento de los sistemas de pensiones en México, advierte que 64% de la población ocupada no cuenta con servicios de seguridad social y, además, que uno de los retos es dotar de calidad a las pensiones, ya que el ahorro de 6.5% de aportación como porcentaje del salario es insuficiente para una pensión adecuada. Según los parámetros internacionales, la aportación tendría que ser de 12 a 14%.

Así, GrupoSura refrescará el mercado y, junto con la eventual alianza Banorte Generali-Siglo XXI, explotará los instrumentos que ya están sobre la mesa para destinar a proyectos de inversión. Se espera que las autoridades mexicanas autoricen ambas operaciones hacia el último trimestre de 2011 o principios de 2012, con la condición de que las afore resultantes no tengan más de 20% de participación del mercado.

Conclusión: el reto de las afore es aumentar el mercado geométricamente (estudiando mercado y estrategias), no aritméticamente (sólo con base en registros), advierte Raymundo Tenorio, catedrático del ITESM, campus Santa Fe.

LOS FOCOS ROJOS

Éstos son algunos de los aspectos que pueden desincentivar la llegada de más empresas para venir a competir por las pensiones a México:

• La tendencia poblacional. En los próximos años, no habrá los suficientes jóvenes en edad productiva para sostener a una población retirada o a punto de hacerlo.

• La escasa cultura de ahorro de los mexicanos. De acuerdo con cifras de la Consar, sólo 29% de los mexicanos planifica su pensión, el resto no suele ahorrar para el retiro.

• La volatilidad económica. La actual coyuntura, que provocará una contracción en la economía global, podría disparar el desempleo.

Ahora ve
“Durante años, él fue mi monstruo”, dice Salma Hayek sobre Harvey Weinstein
No te pierdas
×