Cuando el cobre se vuelve oro

Grupo México vive su mejor racha: el precio de los metales está por los cielos, y uno a uno gana los viejos y costosos juicios en su contra. Eso explica su ambicioso plan para invertir 6,100 mdd.
1075 picf021a  (Foto: Reuters/Andrew Winning)
Zacarías Ramírez

Este año, Reconstrucciones Eléctricas de Monterrey (REMSA) abrió un taller en las afueras de la mina Buenavista, antes llamada Cananea, y ya atiende algunos pedidos. La compañía repara motores eléctricos de alta potencia que mueven extractoras, molinos y quebradoras de mineral, y es uno de los cuatro primeros inquilinos de lo que intenta ser el primer clúster minero en el país.

Buenavista es la mina con las mayores reservas de cobre del mundo y da empleo a 1,200 personas en Cananea, una ciudad de 33,000 habitantes en Sonora. Luego de una larga huelga, las autoridades del estado creen poder capitalizar su reactivación para crear una base de proveeduría industrial y de servicios.

Cananea también es epicentro de uno de los mayores programas de inversiones de una empresa en el país, a cargo de Grupo México. Suma cerca de 6,000 millones de dólares (MDD) en cinco años y será aplicado en sus minas de México, Perú y Estados Unidos para aprovechar los altos precios del cobre y casi duplicar su producción en 2015 para llegar a 1.3 millones de toneladas. De lograrlo, ingresaría al exclusivo club de las mineras que producen más de un millón de toneladas, encabezado por Codelco, Freeport-MacMoRan Copper & Gold y BHP Billiton. El monto de inversión variará con los años y conforme a los ciclos de los metales, dice Juan Rebolledo, vicepresidente de Relaciones Internacionales de Grupo México.

La empresa disputa el segundo lugar entre las mayores compañías del mercado bursátil mexicano, con una capitalización al 2 de septiembre de 26,600 MDD. Y este año podría generar ingresos (si el cobre se cotiza en 385 centavos de dólar por libra) por 10,100 MDD, flujo operativo por 5,100 millones y utilidad neta por 2,400 millones, estima Accival, lo que significa duplicar esos indicadores respecto de 2009.

Al frente de la empresa está Germán Larrea Mota-Velasco (57), un empresario alérgico a los reflectores y que figura en la lista de Forbes como la segunda mayor fortuna personal de México, con unos 16,000 MDD, sólo después de Carlos Slim.  Larrea, que este año subió dos escaños (del 9 al 7) en la lista de ‘Los 100 empresarios más importantes de México', asumió en 1981 la vicepresidencia de la compañía creada por su padre, Jorge Larrea, en los años 50.

Grupo México nació como una constructora que daba servicio a empresas mineras. Luego se convirtió ella misma en minera y en las dos últimas décadas diversificó sus negocios hacia el transporte y desarrollo de infraestructura, e internacionalizó operaciones. En 2007, adquirió una constructora de plataformas petroleras y hoy tiene un proyecto en marcha en Chicontepec, Veracruz. Tras la muerte de su padre, en 1999, Larrea se convirtió en presidente y director ejecutivo de un grupo que hoy factura más de 8,000 MDD, y es miembro de los consejos de Banamex y Televisa.

La minería aporta 85% de los ingresos del grupo y 90% de la utilidad antes de impuestos proviene del cobre. Grupo México dispone de equipos pesados que utiliza en las minas, pero también en la construcción de carreteras, puentes y presas, en reparación y realineamiento de vías, además de abundante liquidez. Sus nuevas metas son lograr el control de Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), el segundo más importante del país, ser un competidor fuerte en construcción de infraestructura y diversificarse. El objetivo es reducir el peso de la minería en los ingresos y ganancias del grupo, pero, en última instancia, eso dependerá de los precios del cobre, explica Rebolledo.

Los precios de los metales están por las nubes. El oro alcanzó niveles récord desde 2008 y el año pasado llegó a su punto más alto en décadas -1,200 dólares la onza-, en tanto que el precio de la plata se acercó el año pasado al récord de 22 dólares la onza registrado en 1979. Muchos precios de commodities iniciaron 2010 en sus más altos niveles que cualquier otro año y continuaron fuertes con su empuje a los márgenes, dice la consultora internacional Ernst & Young en un reporte.

Las grandes inversiones en México han sido de empresas de telecomunicaciones, pero ahora será Grupo México la que suba al podio. Sólo en infraestructura minera, las inversiones en Buenavista sumarán 2,650 MDD y si se agregan 500 millones ya aprobados por el consejo para dos plantas de energía para las minas del grupo en todo Sonora, el monto sube a 3,150 millones, dice Xavier García de Quevedo, presidente ejecutivo de Minera México. Al mismo tiempo, el grupo ejecuta desde 2009 un programa de inversiones en Perú por 2,835 MDD, que concluirá en 2014.

También su filial Ferromex invierte este año 400 MDD en la compra de locomotoras y 150 millones en arreglar caminos, abrir nuevas vías y otros trabajos para elevar la velocidad del tren. Y si el grupo logra comprar GAP, tendrá que poner sobre la mesa unos 1,590 MDD más. "Nuestra intención es aprovechar lo mejor que podamos los altos precios de los metales", comenta Rebolledo.

Grupo México es el séptimo mayor productor de cobre del mundo y tiene las mayores reservas (59.7 millones de toneladas frente a 52.7 millones de su más cercano competidor, Codelco). Y ya dejó atrás una serie de conflictos laborales y legales que trabaron por años sus negocios. "¿Qué se necesitaba (para entrar en otros negocios)? Lo que estamos viendo: precios muy altos (del cobre), capacidad de generación de flujo, estructura financiera sana y resolución de problemas como la reincorporación de Asarco y la reactivación de Buenavista", dice Rebolledo.

Estrellas alineadas

En los últimos dos años, Grupo México recuperó Asarco en EU mediante una jugosa oferta después de que demandas millonarias por daños ambientales y malas prácticas a cargo del grupo tenían esa minera en bancarrota. Logró que la Comisión Federal de Competencia aprobara la compra que su empresa de ferrocarriles, Ferromex, hizo de Ferrosur, que antes pertenecía a Slim. Uno de sus triunfos más emblemáticos fue que la autoridad declaró ilegal la huelga que mantuvo cerrada la mina de Cananea durante tres años, como parte del enfrentamiento de la empresa con el líder sindical Napoleón Gómez Urrutia, acusado de malversación de 55 MDD pagados por la compañía a los trabajadores al ser comprada la mina al Estado (véase cuadro).

La buena racha le alcanzó a Grupo México para poseer 23.2% de las acciones de GAP. Pero la compañía quiere el control total de la empresa. En junio pasado, el consejo de Grupo México autorizó a la administración hacer una oferta pública de compra de acciones por todo el capital de la firma. La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) debe autorizar esta operación, lo que al cierre de esta edición aún no ocurría. Los accionistas de GAP se oponen a vender y dicen que sus estatutos impiden que un accionista tenga más de 10% de las acciones, ante lo cual Grupo México emprendió un juicio mercantil argumentando que dichos estatutos van en contra del mercado de valores.

Los estatutos de una compañía tienen carácter de ley si están notariados, y la limitación que hacen diversas empresas públicas para que ningún inversionista concentre más de 10% de las acciones responde al artículo 144 de la Ley General de Sociedades Mercantiles, que dice que quienes rebasen esa cuota tienen derecho a un asiento en el consejo de administración, explica Jesús González, socio de asesoría de KPMG. "Se puede discutir si la limitación está bien o mal, pero es un hecho que el mercado de valores mexicano es muy pequeño y que la gran mayoría de las empresas son de carácter familiar, de modo que sin ese mecanismo muchas no saldrían al mercado", agrega González.

El panorama actual pinta mejor para Grupo México. Atrás quedó el accidente que en 2006 sucedió en su mina de carbón Pasta de Conchos, en Coahuila, y que le costó la vida a 65 mineros. La empresa ya no explota minas de carbón, así es que no le afecta que la Comisión de Expertos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) advirtiera este año que el gobierno mexicano aún no informa cómo se aplica la norma de seguridad creada a raíz de este accidente, o que no se cumpla con otros convenios que intentan evitar que suceda de nuevo una tragedia de esta magnitud.

Asarco era otro caso que parecía perdido a mediados de la década pasada. Se trata de una compañía minera ubicada en EU que Grupo México compró y luego tuvo que enfrentar cuantiosas demandas ambientales. Además, un grupo de ex inversionistas acusó a Grupo México de apropiarse injustamente de la participación de 54% que Asarco tenía en Southern Copper Corp. (SCC) antes de dejarla caer en la bancarrota. Años después cambió el escenario con el alza de los precios de los metales y, ante la amenaza de perder la compañía, Grupo México presentó la propuesta más jugosa de 3,270 MDD para rescatar a Asarco, y le fue aceptada por las autoridades judiciales de EU. Con tres minas y una planta de fundición en Arizona y una refinería en Texas, Asarco es parte de Grupo México desde finales de 2009 y en el segundo trimestre de este año contribuyó con 18% a las ventas del grupo, de 2,726 millones.

El panorama legal para el grupo se despeja en momentos en que sus empresas producen caudales de efectivo. En febrero pasado, el precio del cobre rebasó los 4.5 dólares la libra, desde un promedio de 3.42 en 2010, lo que llenó de efectivo las arcas de las empresas mineras. A marzo, Grupo México tenía 3,000 MDD en efectivo, 150% más que un año antes.

El equipo de Larrea

Hay tres ejecutivos clave en Grupo México: Óscar González Rocha, presidente ejecutivo de SCC y, al mismo tiempo, a cargo de Asarco; García de Quevedo, presidente ejecutivo de Minera México y también responsable del negocio de infraestructura, y Alfredo Casar, a cargo de la división Transporte. Los tres reportan a Larrea, al igual que los directores de Finanzas Daniel Muñiz y de Relaciones Internacionales Rebolledo Gout. "Esto (la estructura ejecutiva) no se modifica con el plan de expansión", dice García de Quevedo.

Los negocios de Grupo México dependen de concesiones gubernamentales. En su plantilla figura el ex secretario de Comunicaciones y Transportes Carlos Ruiz Sacristán, en tanto que Rebolledo Gout fue subjefe de staff en Presidencia en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari a principios de los años 90 y más tarde fue subsecretario de Relaciones Exteriores en el gobierno de Ernesto Zedillo. Los ex funcionarios que pasan a grandes empresas privadas aportan una red de relaciones y conocimientos sobre el aparato político y gubernamental, muy útil para el cabildeo, pero también saben tratar temas complejos, como negociaciones internacionales o manejo de asuntos laborales, dice Celso Garrido, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). "Saben mucho (los ex funcionarios), tienen experiencia y conectes, valen oro", añade.

No todo juega a favor de los planes del grupo. Sobre sus minas en México y Perú pesa la amenaza de mayores impuestos, en un intento de los gobiernos por beneficiarse de los altos precios de los metales. México es de los pocos países que no aplica regalías a la minería, pero el tema se discute desde hace tres años y la industria teme que en el actual periodo de sesiones los legisladores retomen el asunto. El Senado ya aprobó en octubre pasado y turnó a los diputados una propuesta para aplicar un porcentaje sobre las ventas de 0.22% en el primero y segundo año de la concesión de la mina hasta llegar a 5% después del décimo año.

En Perú, sede de una parte de las operaciones de SCC y donde Grupo México cosecha 48.5% de sus ventas totales, se aplica una regalía de 1 a 3% sobre las ventas brutas. Pero como candidato, el ganador de las recientes elecciones, Ollanta Humala, dijo que la minería debe aumentar sus contribuciones. "Tendrán que ser actualizadas las regalías, el canon y el impuesto a las sobreganancias", señaló en su propuesta de gobierno. Grupo México no rechaza la regalías, con la condición de que se apliquen a las ganancias y no a los ingresos. "Un impuesto más o un impuesto menos no alterará las cosas, si está bien diseñado", dice Rebolledo.

Grupo México intentó, fallidamente, ganar la licitación para construir el aeropuerto de la Riviera Maya, cuya licitación el gobierno declaró desierta, ni ha podido hacer que prospere su oferta hostil por el control de GAP. El grupo asume costos que no tenía antes. Los robos y amenazas en México le han obligado a contratar seguridad privada y a comprar equipo tecnológico para cuidar patios en las minas, trenes y bodegas. Hasta ahora no se han alterado los planes de inversión, pero podría suceder en los estados más inseguros, señala Rebolledo.

Tiempo de gastar

El sector minero en general no muestra signos de debilitamiento pese a la incertidumbre en torno a la deuda en Europa, la débil recuperación de Estados Unidos y el efecto potencial de nuevos impuestos, sino que competirá con más fuerza por activos de calidad como preparativo para un periodo de fusiones y adquisiciones y expansión, señala un reporte Ernst & Young fechado en febrero. Un ejemplo es el productor australiano de carbón y mineral de hierro Río Tinto, que facturó más de 60,300 MDD el año pasado e invertirá 13,000 MDD este año y anuncia un presupuesto similar para los próximos años. "De hecho, 2011 podría ver a mineras y siderúrgicas regresar a niveles de ganancias similares al pico de 2007", estima la consultora.

Para el cobre la perspectiva es aún mejor. La demanda continuará al alza debido a un mayor consumo de EU, Europa y economías emergentes, sobre todo China. Se espera que el crecimiento de la oferta de cobre sea menor al de la demanda, dice Ixe en un reporte, por tanto este año habría un déficit del metal que se traduciría en precios 15% más altos a los de 2010.

La mayoría de las inversiones del grupo serán en torno a Buenavista. La mina tiene inmensas reservas, pero sólo produce 190,000 toneladas al año y, a ese ritmo, la vida productiva será de más de 80 años, así que el plan es aumentar la capacidad a 460,000 toneladas, equivalente a 66% de la producción del grupo el año pasado, y así reducir el periodo de explotación a 25 años. Para ello, adicional a las dos plantas existentes construye dos más de gran tamaño: una para separar el cobre de la roca con métodos modernos y capacidad para procesar 87,000 toneladas al año y una concentradora para separa el mineral por medios tradicionales.

Asimismo, construye dos plantas para recuperar molibdeno (Grupo México es el tercer productor de este mineral en el mundo), utilizado para elaborar aceros resistentes a la corrosión, como el que utiliza la industria automotriz y aeronáutica, y una concentradora de zinc con la que el grupo duplicará su producción de este metal. A ocho kilómetros de Cananea, el grupo desarrolla La Caridad, una mina vieja pero aún con mineral que se podrá explotar con la misma infraestructura que hay en Cananea.

En Perú aumentará la producción en 100,000 toneladas de cobre al año en su mina de Toquepala y en 72,000 en la mina Cuajone. Su gran proyecto en ese país es Tía María, donde el grupo está dispuesto a invertir más de 1,000 MDD, pero quedó suspendido el año pasado por el rechazo de habitantes de comunidades cercanas a la mina, que motivó que el gobierno peruano no aceptara el estudio de impacto ambiental presentado por la compañía. Con una capacidad para producir 120,000 toneladas, Tía María sería la cuarta parte de las 1.17 millones de toneladas de cobre que el grupo espera producir en 2014. La compañía dice que presentará otro estudio de impacto ambiental y desplegará una estrategia de apoyos comunitarios para diluir la oposición al proyecto. "El nuevo presidente (Ollanta Humala) viene con ánimo de impulsar la minería y recaudar -dice García de Quevedo-. (Pero) Llegaremos a un acuerdo."

En EU, las exploraciones han sido afortunadas. Encontró reservas en una cantidad aún por determinar pero que podrían aumentar la capacidad de producción de las tres minas de Asarco en 30% en los próximos años, según García de Quevedo. "Entramos para modernizar lo que había con una inversión de 164 MDD para 2011 y 2012", agrega el directivo.

El entorno global ha jugado a favor de estos planes. El déficit de cobre en el mundo estimado para este año es de 400,000 toneladas, lo que combinado a la falta de inversión del gobierno chileno para aumentar la producción de Codelco, abre la puerta para que otros jugadores amplíen su capacidad. De materializarse el plan de inversión, Grupo México se consolidaría como la segunda empresa en capitalización en la Bolsa Mexicana de Valores, sólo debajo de América Móvil y por encima de Walmart, dice Julio Zetina, analista de Vector Casa de Bolsa. "Desconocía la cifra de 6,000 MDD (de inversión del grupo), pero, dadas las condiciones, no es imposible que el mercado pueda absorber producción adicional", señala.

Pero cualquier plan está sujeto a la demanda internacional. En respuesta a la reducción de los pronósticos de crecimiento de la economía mundial y a las turbulencias de los mercados en las semanas previas a su último reporte del 6 de septiembre, Accival redujo en 11% el precio estimado del cobre para 2012 a 3.80 dólares por libra y, en consecuencia, bajó 16% (a 4,000 MDD) el estimado de flujo operativo de Grupo México para el año que entra.

A pegar piezas

Grupo México también busca optimizar operaciones. Hace un año, Americas Mining Corporation (AMC), que controla el negocio minero y es poseedora de 80% de las acciones de SCC y de 100% de Asarco, propuso al consejo de SCC la fusión de ambas compañías con la idea de generar sinergias. Dado que SCC tiene 20% de sus acciones en el mercado y su sede en EU, lo mismo que Asarco, por ley los consejeros independientes tuvieron que formar un comité para analizar ventajas y desventajas de la fusión. Rebolledo dice que con los resultados de las evaluaciones el comité emitirá una resolución y la pondrá a consideración del consejo de Grupo México. De aprobarse la fusión, los accionistas de SCC, poseedores de 20% de los títulos, obtendrían 16.6% de las acciones de AMC. "No hay un plazo específico (para la resolución), pueden llevarse unos meses más", precisa Rebolledo.

Grupo México también integrará Ferromex con Ferrosur. La integración de las dos empresas eliminará una serie de duplicaciones, como son los departamentos de contabilidad, ventas y áreas administrativas. "Todavía no sabemos cómo materializaremos eso, (pero) ya hay un plan de unificación y cómo hacerlo", dice Rebolledo.

En el largo plazo, el grupo quiere ampliar su red ferroviaria hacia el sur del país e, incluso, a Centroamérica. Buscará la concesión para abrir una línea de Guadalajara a Aguascalientes, para ahorrar tiempo en el traslado de la carga proveniente de Manzanillo. Le interesa también la concesión de la red del sureste que hasta 2007 operó Ferrocarril Chiapas-Mayab, subsidiaria de Genessee & Wyoming y hoy en control del gobierno, con el propósito de extender sus dominios hasta Guatemala y El Salvador. Han platicado con los gobiernos de esos países para que adecuen su ancho de vía al estándar de Norteamérica y así Ferromex pueda trasladar carga a EU.

El grupo también concursa para operar terminales en los puertos. A finales de 2009 perdió ante la filipina International Container Terminal Services (ICTS) la licitación por una terminal en Manzanillo, a la que llega Ferromex, pero espera las convocatorias de otras terminales en el mismo puerto, así como en otros a los que no llega su ferrocarril, como Guaymas (Sonora) y Lázaro Cárdenas en el Pacífico, Altamira (Tamaulipas), Veracruz y Coatzacoalcos, en el golfo de México. Pero el futuro del grupo aún gira en torno a la minería. En total, Grupo México tiene 150 proyectos mineros en distintas etapas de exploración en Zacatecas, Sinaloa, Chihuahua, Aguascalientes, Puebla y otros estados mineros, así como en Perú, Chile y EU. También está aún en papel el plan de generar 50 megawatts de energía eólica en Oaxaca para alimentar a sus minas pequeñas.

La joya en esa cartera es El Arco, en Baja California, considerado uno de los mayores yacimientos en superficie de cobre del mundo; sus reservas se calculan en 1,200 millones de toneladas y una vida de 25 años a un ritmo de 190,000 toneladas por año, más una cantidad por determinar en las capas subterráneas. Desarrollar El Arco cuesta unos 1,800 MDD (que no entran en el plan de 6,000 MDD), pues necesita instalar plantas para la explotación y tratamiento del mineral. Aparte, la compañía trata de convencer a la CFE para invertir, conjuntamente, en el tendido de un cable submarino que conecte Sonora con Baja California. "Está totalmente probada la reserva -dice García de Quevedo-. (Pero) Como consejo decidimos dar prioridad a los proyectos de más rentabilidad y lo más rentable es una mina que ya está en operación".

Esa mina es Buenavista, de la que irradia actividad. El grupo firmó con la alemana Siemens un contrato con valor de 242 MDD para la construcción de una planta de energía de ciclo combinado y capacidad de generación de 250 megawatts. La planta atenderá todas las necesidades de energía de la compañía en Sonora, un renglón que representa 30% de los costos totales. Con CFE nos cuesta 9.8 centavos de dólar el kilowatt/hora y con la planta en construcción costará 4.7 centavos, al precio actual del gas natural de 4 dólares, dice García de Quevedo.

La planta no podrá abastecer la infraestructura, aún hay por hacer, como las plantas concentradora y de molibdeno, caminos, sistemas de agua, bandas para transportar material triturado, etcétera. Por tanto, el grupo planea construir una segunda planta generadora del mismo tamaño y bajo el mismo esquema de proyecto llave en mano.

Este dinamismo en Cananea inspiró la idea de crear un clúster minero. REMSA y otras tres firmas compraron la idea e invierten 66 millones de pesos y crearán 300 empleos, pero es un proyecto a cinco años que atraerá a más empresas, según Moisés Gómez, secretario de Economía de Sonora.

RADIOGRAFÍA DE UN GIGANTE

Divisiones de Grupo México, que cotiza en Bolsa 40% de su capital.

Minería

Entre los más grandes productores de cobre.

100%

Americas Mining Corporation (AMC)

80%*

Southern Copper Corporation

100%

Asarco

80%

División México

100%

División Perú

Transporte

El más grande y rentable ferrocarril en México.

74.9%**

Infraestructura y Transportes México (ITM)

100%

Infraestructura y

TransportesFerroviarios
74%***

Grupo Ferroviario Mexicano

100%

Ferrosur

100%

Ferromex

Infraestructura

60 años de experiencia en proyectos.

100%

México Proyectos y Desarrollo

100%

PEMSA

100%

México Compañía

Constructora
*20% de capital cotiza en la Bolsa deNueva York (NYSE).

**25.1% es de Inbursa. ***26% del capital es de Union Pacific.

FUENTE: Reporte Grupo México, marzo 2011.
LOS CONFLICTOS


En Grupo México han litigado en juzgados de Estados Unidos y México durante años. En todos los casos han ganado. Éste es su historial judicial.

• Asarco vs grupos ambientalistas de EU (de 2003 a 2009). Un juez de EU aprueba la oferta de Grupo México de 2,200 MDD en efectivo y un bono de 280 millones para el rescate de Asarco de la bancarrota y el pago a todos sus acreedores, incluidas indemnizaciones por daño ambiental. En total, recuperar Asarco costó a Grupo México 3,270 MDD.

• Ferromex vs Kansas City Southern (de 1997 a 2010). Con intermediación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, las empresas acordaron tarifas por derecho de paso en más de 60 puntos de sus respectivas redes ferroviarias.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

• Ferromex/Ferrosur vs Comisión Federal de Competencia, CFC (de 2005 a 2011). En 2005, Grupo México incorporó a sus operaciones a Ferrosur, sin autorización de la CFC. Después de seis años, en marzo de 2011 un tribunal colegiado puso fin al litigio al desechar un recurso de revisión interpuesto por la CFC en contra de la sentencia del pleno del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa (TFJFA) queautoriza la fusión de Ferromex y Ferrosur.

• Cananea (hoy Buenavista) vs el sindicato minero y su líder, Napoleón Gómez Urrutia (2007-2010). En febrero de 2010 un tribunal del trabajo dio por terminadas las relaciones laborales entre los trabajadores de la mina Cananea y Grupo México, lo cual puso fin a una huelga de más de dos años y medio. Por ser una resolución en firme, no admitió nuevos recursos de apelación.

Ahora ve
El balotaje entre Piñera y Guillier en Chile es de pronóstico reservado
No te pierdas
×