Empeños de oro

El Nacional Monte de Piedad es la segunda institución financiera más antigua del país, después de la Casa de Moneda. Inició prestando 40 pesos. Ahora realiza transacciones por 20,000 millones de...
1075 picf027a  (Foto: Agustín Garza)
Elia Baltazar

Este diciembre, la sede del Monte de Piedad estará conmemorando 175 años de ocupar el inmueble ubicado en el perímetro de las calles 5 de Mayo, Palma, Tacuba y la que lleva su nombre. Sin embargo, la fundación de la institución se remonta años antes cuando en 1775 el acaudalado minero Pedro Romero de Terreros hizo la primera petición formal al Supremo Consejo de Indias para abrir la institución de empeño, la cual fue rechazada por el rey Carlos III. Romero de Terreros no se dio por vencido hasta que se aprobó su fundación y abrió sus puertas en México un sábado 25 de febrero de 1775.

En su primer día de operaciones, hubo 22 empeños y un monto de 525 pesos colocados como préstamos, a partir de un capital de 300,000 pesos oro que otorgó el propio Romero de Terreros y que ha sido el único capital particular que ha recibido la institución desde que se fundó.

Fines nobles. La casa de empeño tiene como objetivo brindar liquidez inmediata mediante préstamos prendarios con una tasa baja de interés; destinar el remanente de la operación a proyectos asistenciales a través de instituciones de asistencia privada que ofrecen sus servicios a niños, jóvenes y adultos mayores, entre otros. Y ayudar a los pequeños artesanos a vender sus artículos.

Costó 107,000 pesos oro. El edificio está construido sobre lo que fuera el palacio de Moctezuma Xocoyótzin. Luego de la caída del imperio mexica, se edificó allí la casa de Hernán Cortés. A través de las gestiones de Lucas Alamán, entonces albacea de los herederos de Cortés, el Nacional Monte de Piedad compró el inmueble y por él pagó 107,000 pesos oro, más un impuesto de 7,000. Actualmente, su valor es incalculable.

Inspira confianza. El Nacional Monte de Piedad cuenta actualmente con 250 sucursales distribuidas en todos los estados de la República, donde cada año se realizan 26 millones de operaciones prendarias que equivaldrían a apoyar a uno de cada cuatro hogares en México. En promedio, suman entre 30,000 y 33,000 las operaciones de empeño por día, aunque la cifra aumenta hasta 60,000 en Semana Santa.

Escuela de tasadores. Al usuario se le entrega un billete de empeño, que incluye la descripción de la prenda depositada y las condiciones para su recuperación. Esta operación la llevan a cabo tasadores profesionales capacitados por la propia institución en una escuela fundada para eso. El plazo de empeño es de cuatro meses, con opción de refrendo en el quinto mes, con una tasa de interés de 4% mensual.

Apoya 450 causas. Del empeño el Nacional Monte de Piedad obtiene sus recursos, y de sus remanentes cumple su función de asistencia social para respaldar, económicamente, la labor de un promedio de 450 causas o instituciones de asistencia, entre las cuales se cuenta la Cruz Roja mexicana, a la que donan cada año 44 ambulancias. En los últimos 10 años ha autorizado donativos por poco más de 2,400 millones de pesos. La asignación de recursos a estas iap es calificada por firmas como Standard & Poor's y Fitch.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La joyería más grande. Opera a partir del ‘empeño', que es el proceso mediante el cual un usuario o pignorante recibe, en forma inmediata, una suma de dinero en efectivo a cambio de dejar en depósito una prenda de su propiedad. Del total de objetos empeñados, 97% son joyas y alhajas y 3% de diverso género -prendas de vestir y automóviles hasta con 10 años de antigüedad-. En 2010 hubo un programa piloto de préstamo de liquidez con garantía hipotecaria en el DF, que descartaron al cabo de dos años.

Casi todo regresa. Cerca de 95% de los pignorantes recupera su pertenencia y sólo 5% pierde sus bienes. El promedio de préstamo es de 2,200 pesos, aunque los hay desde 50 pesos y hasta superiores a 100,000. Para recuperar la prenda hay que pagar la cantidad más los intereses, de no hacerlo, ésta se pone a la venta. Aun cuando el objeto se venda, el usuario puede recuperar algo del valor mediante una operación de ‘demasía', que es el remanente a su favor después de descontar sus adeudos.

Ahora ve
Sobrinos de la primera dama venezolana son sentenciados a 18 años de prisión
No te pierdas
×