El consejero de Slim

A sus 87 años, Rubén Aguilar Monteverde también ha asesorado a más de 50 empresas, como Cinépolis, Grupo Kuo, FinComún, Casa Pedro Domecq, Alfa y Banamex.
1075 Rubén Aguilar  (Foto: Alfredo Pelcastre / MondaPhoto)
Daniela Clavijo y Gabriela Cabrera

Cada dos meses, Rubén Aguilar Monteverde acude a las juntas del consejo de administración de Organización Ramírez para evaluar el desempeño de Cinépolis. Entre una reunión y otra, también participa en 24 consejos más, entre ellos, el de Grupo Carso, de Carlos Slim.

Comenzó su carrera a los 15 años cuando en Navojoa, Sonora, le dieron su primera oportunidad en el Banco Nacional de México, hoy Banamex. Su trabajo consistía en hacer los estados de cuenta de los clientes. En 1939, era el puesto más bajo en la organización, después del de cobrador, pero "por fortuna entramos dos personas el mismo día", dice.

A partir de entonces, no hizo otra cosa más que escalar peldaños en el organigrama del banco. Fue gerente de sucursales, regiones y estados; hasta que en 1964,  Agustín Legorreta López, director general del banco, lo nombró subdirector.

Para entonces gozaba de una amplia reputación entre banqueros y empresarios. Había pasado por todos los puestos posibles en la institución, y en 1971 logró lo inimaginable: convertirse en el primer director general del banco ya sin los Legorreta al frente; "por 55 años todos los directores habían sido miembros de la familia", recuerda. 

También fue presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), convirtiéndose en el banquero insignia del país. Como líder de la banca, enfrentó dos crisis y vivió la estatización del sistema bancario. Al frente del Banco Nacional de México, contribuyó a que la institución se convirtiera en el primer grupo financiero de América Latina.

Hoy, tiene 87 años y es el consejero independiente más experimentado de México. La lista suma casi 50 empresas y fundaciones como Alfa, Condumex, Banamex y Casa Pedro Domecq. Actualmente, además de asesorar a Alejandro Ramírez en Cinépolis y a Carlos Slim en Grupo Carso, es consejero de Fernando Senderos en DINE y en Grupo Kuo.

Su clave como asesor de empresas es decir absolutamente todo lo que piensa. "Puedo pecar de intervenir de más, pero lo que no admito es no intervenir cuando creo que tengo un punto de vista que debo expresar", afirma.

Consejero predilect

A principios de los 80, Rubén Aguilar Monteverde se ganó la confianza de Carlos Slim. Era consejero en Grupo Sanborns, justo antes de que el magnate tomara el control de la compañía en 1984, cuando a través de un periódico de Estados Unidos se enteró de una importante operación de acciones de la que no se había informado al consejo.

Después de analizar la información, se concluyó que se trataba de un manejo indebido del presidente y del director general de la empresa. "Asumí el liderazgo", recuerda. Sus comentarios críticos, los argumentos para defender la empresa y su capacidad para hacer que los consejeros no se quedaran como espectadores, impactaron a Carlos Slim.

Casi 10 años después, Aguilar Monteverde recibió una llamada. "Me dijeron: ‘Don Carlos te pide que aceptes ser parte del consejo de Grupo Carso; acepté enseguida".

Como consejero ha impulsado la institucionalización de empresas familiares. En Organización Ramírez, Rubén Aguilar Monteverde propuso a la familia crear un gobierno corporativo para no afectar su crecimiento a futuro. Desde 2005 forma parte del consejo de administración y ha vivido la expansión nacional e internacional de Cinépolis.

"Me atrevería a decir que es el consejero que todo empresario desearía tener: diligente, profundo, generoso, con una vasta experiencia y una gran sabiduría, y con una visión global de las cosas", señala Alejandro Ramírez, director general de Organización Ramírez.

Su experiencia en crisis financieras ha permitido alejar a las compañías que asesora de sus efectos negativos, como es el caso de Beta San Miguel. "Por sus consejos la crisis reciente no nos pegó: nos recomendó no endeudarnos en exceso, estar capitalizados, no especular y dar un muy buen servicio", dice José Pinto, director corporativo del grupo azucarero.

Sin fines de lucro

Rubén Aguilar Monteverde dedica la mayor parte de su tiempo a la filantropía. Por su integridad, honestidad, rectitud y transparencia se ha convertido en un ejemplo a seguir, apunta su hijo, Rubén Aguilar Valenzuela.

Ha sido fundamental en la creación de la Fundación Mexicana para la Salud, el Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, la Fundación Gonzalo Río Arronte, el Centro de Solidaridad y Servicios Juan Diego, los Servicios Financieros Comunitarios (FinComún), la Fundación Tarahumara José Llaguno, entre otras.

Además, se desempeña como un ex banquero socialmente responsable. "Él quiere poner a las mujeres como ejemplo de lo que pueden ser los apoyos a las emprendedoras", dice Mercedes Aragonés, presidenta del consejo directivo del Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi).

Vicente Fenoll, fundador y director general de FinComún hasta 2010, señala que una de las enseñanzas más importantes que obtuvo de Aguilar Monteverde es que "la mejor respuesta a un crédito es saber decir que no, si el cliente no lo puede pagar o si no lo necesita".

Rubén Aguilar Monteverde, el hombre consejo, comparte su visión sobre los avances en gobierno corporativo, el papel de los consejeros independientes en las empresas, el estilo de liderazgo del hombre más rico del mundo (Carlos Slim), la responsabilidad social en el mundo de los negocios, la filantropía y la transformación de los empresarios más importantes de México en el tiempo.

¿Cuál fue el primer consejo en el que participó?

Fue el de Casa Pedro Domecq. En ese tiempo, prácticamente no había gobierno corporativo. A eso le he dedicado gran parte de mi vida, porque considero que es una forma de aportar para que, por ejemplo, en las empresas familiares los propietarios comprendan que un gobierno corporativo eficaz les puede garantizar un futuro promisorio.

¿Cuál es la evolución del gobierno corporativo en el país?

Es muy reciente. Creo que la contribución que ha hecho el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) con algunos empresarios para crear un código de mejores prácticas es una aportación valiosísima para el presente y el futuro del país.

¿Cuál es el papel de un consejero?

Su responsabilidad es representar los intereses de los que no están sentados. Por ejemplo, en una empresa en donde hay muchos accionistas, el consejero está sujeto a que la administración sea eficaz para que los resultados de la empresa sean los esperados. Ésa es su responsabilidad.

¿Qué características admira en un empresario?

Para mí, la más importante es tener visión, ver más allá de lo que está pasando hoy. Quien no actúa así se queda atrás.

¿Cómo han cambiado los empresarios en México?

Me tocó vivir de cerca el surgimiento de grandes empresarios y sus empresas. También he vivido la etapa en que sus hijos empezaron a capacitarse, a ir a las universidades, a hacer maestrías en administración y finanzas; es todo un fenómeno. Antes, los empresarios no tenían formación académica. Tenían el talento para entender y desarrollar las actividades en que se desempeñaban. No eran expertos en mercadotecnia, ni en finanzas, ni en temas laborales, pero lo hicieron bien.

¿Qué es lo mejor de los empresarios de hoy?

Creo que hay casos muy interesantes a seguir. Hay empresas mexicanas que han no sólo entendido, sino aprovechado las circunstancias. Muchos empresarios supieron cómo seguir los ejemplos de los que notaron las oportunidades y aplicaron las fórmulas para tener una buena administración. Hoy es importante tener una visión, planear y entender el entorno.

Como miembro del consejo de Grupo Carso, ¿qué opinión tiene de Carlos Slim?

Tiene una gran capacidad para tomar decisiones afortunadas, y ésta es una característica que he visto en pocas personas que he conocido en mi vida. Él es el que le da la vuelta a sus empresas y crea las condiciones para crecer. Es un modelo porque teniendo el poder que tiene, actúa como un ciudadano comprometido. Es discreto y no está tratando de hacer sentir que él es el dueño de las canicas.

¿Cuál es la mejor decisión que ha tomado Carlos Slim?

Cuando se enfermó nombró a sus hijos y a su gente clave como cabezas de sus empresas para no correr riesgos. Él tomó todas las medidas que debió tomar. Por ejemplo, en Grupo Carso el presidente es su hijo Carlos, y actúa como tal. Al principio, Carlos padre iba a las juntas, pero se dio cuenta de que al ir le impedía a su hijo tomar el liderazgo. Hoy es el asesor de la gente clave, no es el operador; pero en las decisiones estratégicas siempre participa.

¿Cómo se deben tomar las decisiones en el mundo de los negocios?

Primero, con información. Si no se tiene, es una audacia pretender tomar una decisión. Sin información, el hombre acaba arrinconado, sin posibilidades de aportar nada y de entender lo que está pasando. Y ¿qué es la información?, pues varía según las circunstancias, pero ésta debe ser transparente. Y confiable.

El consejo más difícil que ha dado es:

Tomar decisiones dolorosas dentro de la familia o de las estructuras administrativas. Sacar de la empresa a un miembro de la familia si éste no hace bien las cosas y está obstruyendo los planes.

¿Cómo se mantiene informado?

Trato de estar enterado como si estuviera activo en la banca, porque es parte de mi trabajo. Me interesa saber qué pasa. El hecho de estar en el consejo de algunas empresas me da opción de tener información de primera mano de lo que está ocurriendo en el país, y eso es un gran privilegio.

¿Cuál debe ser el eje de un consejero?

No se vale decir "lo pensé y no lo dije". Existe una obligación ética de hacerlo, aunque no se tenga razón.

¿Qué importancia tienen los valores en un consejero?

El que no entiende que eso es el eje de cualquier acción de vida, está perdido. Si no hay esa inspiración en el quehacer, está trabajando por un salario, no por un objetivo.

¿Cuál es el papel de la responsabilidad social?

Es muy estimulante lo que ha ocurrido en México en los últimos 30 años. Antes no había nada. Hoy, muchas empresas incluyen en sus planes la responsabilidad social. Uno de los compromisos de los consejeros es que las empresas tengan códigos de ética y responsabilidad social.

Tras 45 años de carrera en la banca, ¿cuál cree que debe ser el rol de los bancos?

La banca es una oportunidad de servir al país. Para mí, era la mayor posibilidad de participar en el desarrollo del México moderno. Entonces, estar en ella es un privilegio que requiere de compromiso y de entenderla como una opción de vida. Creo que, históricamente, por lo menos en México, el rol de la banca ha sido muy importante. En mi época, el mercado de valores no era lo que es hoy, y la banca era el medio captador de los recursos de quienes los tenían, prestándoselos a quienes les daban un mejor uso.

¿Qué piensa de que banqueros en activo formen parte de un consejo empresarial?

Cuando era banquero me convencí de que no debíamos ser consejeros de empresas porque teníamos un conflicto de interés y mucha información privilegiada. En general, un consejero que no sabe mantener como privilegiada la información que recibe, está haciendo mal uso de su posición. Él está para apoyar a la empresa, no para aprovecharse de ella.

¿Cómo ve el futuro de México?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Siento que realmente todo lo que está ocurriendo nos servirá de enseñanza, y si lo sabemos tomar como una oportunidad, nos va a ir mejor. Las crisis son la mejor opción de un inversionista con talento.

Como si tuviera la fuerza de un joven de 25 años, Rubén Aguilar Monteverde va de un lado a otro de su casa sin parar. Nunca ha sido un hombre de negocios, sino un profesional. Hoy, prefiere disfrutar la riqueza, no acumularla. Le gusta la pintura, la escultura y los pequeños detalles. Su oficina está en su casa, aquí trabaja; crea proyectos y fundaciones; recibe visitas de empresarios, banqueros y amigos; y reúne sus recuerdos desde que se retiró hace casi 30 años.

CONSEJERO ACTIVO
Rubén Aguilar es el consejero de mayor experiencia y edad en las empresas mexicanas. Hoy, participa en los consejos de administración de 12 compañías y 11 asociaciones sin fines de lucro.
Empresas
Organizaciones sin fines de lucro
Afianzadora Insurgentes
Consejero propietario y miembro del comité
de auditoría.
Centro de Solidaridad y Servicios Juan Diego
Consejero.
Afianzadora Aserta
Consejero propietario y miembro del comité
de auditoría.
Centro Mexicano para la Filantropía
Consejero consultivo.
Banco Nacional De México
Consejero consultivo nacional.
Comunidad Agropecuaria Industrial
Consejero.
Beta San Miguel
Consejero propietario.
Fomento Cultural Banamex
Consejero Asesor.
DINE
Consejero propietario y presidente del comité
de auditoría.
Fundación Cervantina Enrique y Alicia Ruedas
Consejero.
Fincomún
Consejero propietario y miembro del comité
ejecutivo y del comité de vigilancia.
Fundación Gonzalo Río Arronte
Consejero y miembro del Comité del Agua.
Fondo De Acción Banamex
Consejero propietario.
Fundación San Diego
Consejero.
Grupo Carso
Consejero propietario.
Fundación Mexicana para el Desarrollo Rural
Consejero honorario.
Grupo Kuo
Consejero propietario y miembro del comité
de auditoría.
Fundación Mexicana para las Enfermedades Hepáticas
Vicepresidente.
Holding Del Golfo
Consejero propietario y miembro del comité
de auditoría.
Fundación Mexicana para la Salud
Socio honorario.
Organización Ramírez
Consejero propietario.
Fundación para las Letras Mexicanas
Comité de Finanzas.
Polycrom
Consejero propietario.
 
EL LEGADO
Rubén Aguilar Monteverde fue uno de los consejeros independientes más buscados desde finales de los 80.
Ha guiado a más de 30 empresas, aquí las más representativas:
1983-1985
Casa Pedro Domecq
En las reuniones anuales, que eran en Madrid o en Jerez, Rubén Aguilar era el responsable de hablar sobre la situación económica de México.
Alfa
Formó parte del consejo de administración de la compañía cuando ésta enfrentó serios problemas con sus acreedores, y corría el riesgo de inviabilidad en el futuro.
Grupo Sanborns
Formó parte del consejo de administración de Grupo Sanborns antes de que Carlos Slim tomara el control mayoritario de la compañía.
1986-1989
Grupo Azucarero Beta San Miguel
Fue consejero independiente en Polycrom, una firma familiar del ramo azucarero y de bienes raíces, que después formó parte del Grupo Beta San Miguel.
Grupo KUO (antes Grupo DESC)
Formó parte de los consejeros de la serie “B”, considerados independientes, así como del Comité de Auditoría.
1993-1999
Condumex
Carlos Slim lo mantuvo como consejero y miembro de la Comisión Ejecutiva de la compañía.
Banamex
Después de la reprivatización del banco fue nombrado consejero independiente.
FinComún
Es fundador de la empresa y miembro del consejo de administración.
2005
Organización Ramírez
Se incorporó como consejero desde la creación del gobierno corporativo.
2010
Grupo Carso
Carlos Slim lo invita a formar parte del consejo del Grupo por su experiencia previa como consejero en Grupo Sanborns y en Condumex.
FUENTE: Expansión con información de las empresas y la familia Aguilar.
Ahora ve
El balotaje entre Piñera y Guillier en Chile es de pronóstico reservado
No te pierdas
×