El lado oscuro

Para este otoño, diversas marcas de lujo exploran los aspectos más severos de la moda.
Adrián Zacapa Venegas

El 9 de marzo de este año, los editores de moda de las principales revistas del mundo tomaban asiento en la carpa situada al lado del museo del Louvre, en París, para ver el desfile Otoño-Invierno 2011 de Louis Vuitton. La mayoría de ellos estaban agotados; era el último día de la semana de la moda parisina y con él también terminaba la temporada de desfiles que se realiza dos veces al año, abarca las cuatro principales capitales de la moda mundial (Nueva York, Londres, Milán y París) y dura poco más de un mes.

Era imposible no verlo. La propuesta de Marc Jacobs para la marca francesa era clara: un acercamiento más estricto a la silueta femenina acentuado por elementos de fetichismo y la incorporación de accesorios propios de las prácticas sadomasoquistas como antifaces, arneses y prendas semitransparentes. Para Cathy Horyn, la crítica de moda de The New York Times, éste fue uno de los mejores desfiles de Jacobs en mucho tiempo.

Vuitton no fue la única marca que decidió explorar el lado más oscuro de la moda. Gabardinas gruesas de color negro se vieron en Gucci; Givenchy apostó por bolsos y lentes forrados de piel; vestidos con una estructura de arnés con piel en la parte baja de la falda y botas altas fueron la propuesta de Alexander McQueen, mientras que Jean Paul Gaultier presentó gabardinas de piel.

En cierta forma, los desfiles de otros diseñadores anticiparon lo que se vio en la pasarela de Vuitton. Sin embargo, fue esta marca la que llevó esta tendencia al extremo con abrigos de lana con cintura de avispa, sombreros que por su forma recuerdan a los utilizados por la policía y antifaces de metal. Las mujeres no tendrán que preocuparse por perder sus bolsos Vuitton ya que en esta colección estaban, literalmente, sujetas a ellos, con esposas incrustadas de diamantes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Se trata de la forma en la que la cultura de lujo absorbe y asimila los elementos de las culturas subterráneas. Para David Navarro, experto en imagen y director de Imagen Excellence, una firma especializada en consultoría y capacitación en imagen pública, estas prendas son "un símbolo, que ya no es del feminismo ni de una revolución sexual, pero tal vez de poder".

¿Es posible usar prendas de este tipo en la vida cotidiana? Para Navarro, "aunque puede ser un diferenciador porque nos atrevemos a usar algo distinto, es importante considerar que comunicamos el mensaje de la empresa". Según el experto, no es necesario sumarse a una tendencia tan extrema si quieres transmitir un mensaje de poder y liderazgo. Él recomienda a las mujeres usar relojes de hombre, zapatillas con apariencia de mocasín o un anillo de corte masculino "en lugar de un grillete".

Ahora ve
AMLO se encuentra con Delfina Gómez en su gira por el Estado de México
No te pierdas
×