La fábrica de sueños (indios)

India es el país donde más gente va al cine y donde más producciones cinematográficas se realizan al año, aun por encima de Hollywood. Film City o Bollyood es lugar donde los sueños se hacen realidad.
1076 picf021a  (Foto: Duilio Rodríguez)
Duilio Rodríguez / Textos: Adolfo Ortega

Los indios aman dos cosas: el cine y el cricket. Esta  afirmación es una de las más comunes en India y quizás una de las que mejor definen la cultura de este país asiático. Por lo tanto, no debería sorprender que India produzca tantas películas al año -más de 1,300-, superando incluso la producción fílmica de Hollywood. Se cree que una de las razones de esta pasión que sienten por las películas tiene su origen en 1895, cuando los famosos hermanos Lumière, en la gira que hicieron alrededor del mundo para presentar su invento, el cinematógrafo, visitaron India (llegaron a Bombai, hoy Mumbai). Existen tres clústers en donde se realizan las producciones. El más famoso es Film City, ubicado precisamente en el estado de Mumbai, al sur de la capital india, Delhi. Aquí es donde se producen las películas habladas en hindi, una de las 22 lenguas oficiales de India. Nueve de cada 10 cintas que se proyectan en cines indios son producciones locales, lo que convierten a este país en uno de los pocos en donde la industria fílmica estadounidense no es la que predomina. En los últimos años, sin embargo, las producciones extranjeras se han hecho de un espacio que antes no tenían en las salas de cine.

De película. Film City, enclavado en el estado de Mumbai, es el lugar en donde se ubica uno de los tres principales clústers de producciones de cine de India. Es la cuna de lo que se conoce desde los 70 como Bollywood.

Empleos. Mumbai es la capital financiera de India. De hecho, es ahí donde funciona la Bolsa de Valores más importante del país. Pero la industria más famosa de la ciudad es el cine. Los presupuestos para las películas no son tan altos como los de Hollywood; de hecho, las producciones más caras apenas ascienden a 20 millones de dólares (MDD). Por otra parte, la industria ha sido muy afectada por la piratería local, la cual le cuesta entre 200 y 300 MDD al año a los productores, según cálculos de organismos independientes.

Final feliz. Bollywood se hizo famoso por las producciones de cine, muchas de las cuales pueden durar tres horas o incluso más. Es usual que los guiones contengan diversas escenas en las que los protagonistas realizan vistosas coreografías. Sin embargo, las locaciones de este clúster también suelen usarse para grabar series de televisión más parecidas a una telenovela mexicana. Tal es el caso de la serie Daughter in law, algo así como La nuera, cuyas locaciones se aprecian en la fotografía de la página anterior y que fue grabada en Film City.

Empleador. Desde 1930, Bollywood ha sido un lugar que emplea a gente de toda India, como actores, maquillistas, técnicos y escritores, entre otros. Este clúster de producciones refleja muy bien lo que sucede en materia de empleo en India. A pesar de la recesión global, la tasa de desempleo en este país bajó de 8.3% en el periodo de 2005 y 2006, a 6.6% para el lapso comprendido entre 2009 y 2010. Mumbai es la ciudad más poblada de India, con 12.5 millones de habitantes. Es también el principal centro económico al generar 6.16% del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

La solución. Es común que los hombres y las mujeres que quieren hacer una carrera en el cine, empiecen como extras en alguna producción, algo que fácilmente se puede lograr si se tiene la paciencia de esperar el llamado de un director. Éste no ha sido el caso de Shradha Arya, una ex modelo india que en 2005 comenzó su carrera como actriz y quien participa en producciones de habla telugu (existe un clúster de cine llamado Tollywood), un idioma que principalmente se habla en el estado de Andhra Pradesh. Su película más exitosa hasta el momento se llama Godava y fue estrenada en 2007.

Productor. Suresh Jindal es uno de los productores de cine más respetados de India. Coprodujo la película Gandhi, que fue dirigida por Richard Attenborough y estrenada en 1982. Este filme utilizó a 300,000 extras para la escena del funeral del líder indio, el cual se considera como un récord Guinness.

Distribución. No sólo se trata de producir y exhibir. La industria del cine también requiere distribuidores. Entre los más importantes de Film City están Ravi Gupta y Vashdev Bajaj, quienes encabezan la distribuidora Mukta Arts Limited. Ambos ejecutivos ven una gran oportunidad en la distribución de otro tipo de contenido, por ejemplo, para aplicaciones en otras plataformas, además del cine. También tienen a su cargo la escuela Whistling Woods International, una academia donde enseñan técnicas cinematográficas, de televisión y animación.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Taquilla. El precio de la entrada a un cine en India varía entre 30 y 120 pesos, en su monto equivalente en rupias. El destino de este ingreso creó una polémica hace dos años, cuando los exhibidores indios se enfrascaron en un pleito contra los productores y distribuidores de películas porque estos últimos exigían 50% de los ingresos que obtuvieran por taquilla durante las primeras cuatro semanas en pantalla. Al final, el acuerdo fue que se negociarían los porcentajes película por película. A este mercado está entrando Cinépolis, que quiere abrir 500 salas de aquí a 2014.

El negocio. Los ingresos de Bollywood se calculan en 1,750 millones de dólares anuales en 2007. Esta cifra puede parecer muy buena, pero palidece frente a los más de 50,000 millones de dólares que logró Hollywood por concepto de exhibición y derechos de las películas que produce. Las áreas de mercadotecnia son precisamente las que más deben desarrollar los productores indios, pues en Estados Unidos se sigue ampliado el número de ventanas de salida que tiene una cinta, desde la exhibición en cine hasta DVD, televisión por cable y televisión abierta.

Ahora ve
En 2018, los smartphones serán 10% más caros en México y te decimos por qué
No te pierdas
×