El boom de la banca en China

Los bancos chinos se expanden con gran celeridad. No obstante, los inversionistas están preocupados por los préstamos incobrables que se vienen.
William Mellor y Stephanie Tong / Bloomberg

Kerry Stokes hizo sus primeros 1,000 millones de dólares (MDD) operando estaciones de televisión y vendiendo camiones en Australia. Ahora, está apostando parte de su fortuna en un banco que opera en la zona rural de China.

Stokes se convirtió en uno de los inversionistas clave del Banco Agrícola de China, cuya oferta pública inicial en julio de 2010 fue la mayor del mundo, obteniendo 22,000 MDD. Inversionistas de la talla del multimillonario de Hong Kong Li Ka-shing o los fondos de riqueza soberana de Kuwait, Catar y Singapur se unieron a Stokes, y apostaron a que el banco se beneficiaría con el rápido desarrollo de las áreas occidentales agrarias de China, donde el crecimiento ya está sobrepasando al de las ricas ciudades costeras.

La recompensa está lejos de ser una garantía. Los inversionistas globales tienen cada vez más dudas sobre el futuro de los bancos de China, que en 2009 y 2010 se embarcaron en una oleada de préstamos. En un reporte emitido en abril, Fitch estimó que 30% del total de los préstamos otorgados por el sistema bancario chino está en riesgo de no poder ser recuperado. El gerente del fondo de cobertura Jim Chanos dijo a Bloomberg News que estaban limitando los fondos para los prestamistas del Banco de Agricultura y de otros bancos chinos. Los inversionistas están preocupados porque los préstamos en riesgo de ser recuperados provocaron una baja de 32% en el Índice Financiero MSCI para China desde julio de 2010 al 10 de octubre de este año.

Las inquietudes sobre los préstamos incobrables afectaron también al Banco Agrícola de China,  si bien se está beneficiando de mayores inversiones en China occidental y central. Sus acciones habían perdido 17% de su valor desde la OPI hasta el 10 de octubre, y luego subieron cuando Central Huijin Investment, la unidad del fondo de deuda soberana de China, comenzó a comprar sus acciones. El 11 de octubre, las acciones estaban 6% por debajo de su valor al momento de la OPI. "La industria se está mudando a la parte occidental del país y el dinero está fluyendo a esas áreas", dice Mark Mobius, director ejecutivo del grupo mercados emergentes de Templeton Asset Management. "Pero en cuestión de segundos, los préstamos incobrables pueden hacer desaparecer cualquier ganancia que se logre".

Mobius, que administra 50,000 MDD, sólo tiene 7,100 MDD invertidos en acciones del Banco Agrícola. La salud económica de China y de sus bancos es cada vez más importante en medio de la posibilidad de una nueva crisis financiera en el mundo. La nación asiática ha representado más de 40% del crecimiento mundial desde 2008. Es dueña de 31% de todas las reservas extranjeras. De los siete bancos más grandes en cuanto a su capitalización bursátil, cuatro son chinos. El Banco Agrícola, con un valor de mercado de 123,000 MDD, es la tercera institución bancaria más importante de China, detrás del  Banco Industrial & Comercial de China y el China Construction Bank, y compite con Wells Fargo y con JPMorgan Chase por ser el cuarto del mundo.

Fomento económico

"El Banco Agrícola es un indicador del nuevo motor de crecimiento de China: la China rural", dice Lewis Wan, director ejecutivo de inversiones de Pride Investment Group en Hong Kong, que administra 200 MDD en activos de China.

Continuará la tendencia, dice Wan, mientras el gobierno del primer ministro Wen Jiabao inyecte dinero en las regiones occidentales y centrales, donde viven los 700 millones más pobres de los 1,300 millones de habitantes de China. Los ejemplos más notables de este gasto se ven en las carreteras y ferrocarriles, financiados principalmente por un paquete de estímulo por 585,000 MDD anunciado por Wen en 2008 para combatir el impacto de la crisis económica global.

De los 400,000 kilómetros de nuevas carreteras, cuatro quintas partes se construyeron también en regiones del interior del país. En los primeros ocho meses de este año, las llamadas inversiones en activos fijos, las cuales incluyen la construcción de carreteras y ferrocarriles al igual que otros proyectos a largo plazo como fábricas, minas y desarrollos de bienes raíces, aumentaron 30% en el interior de China en comparación con apenas 23% en el este, reportó en septiembre la Oficina Nacional de Estadísticas.

Hasta la incesante migración de chinos del campo a la ciudad está sucediendo a un ritmo más acelerado en las regiones del interior, que alberga algunos de los centros urbanos más grandes del país, así como la tierra de cultivo que alimenta a la mayor población del mundo. Desde 2005 a 2009, la cantidad de habitantes en las  zonas urbanas del interior de China creció más de 4%, comparado con un 2.7% de crecimiento en el este, según HSBC.

Algunos claros ejemplos: Chongquing, una municipalidad de 33 millones de habitantes, una vez y media el tamaño de Beijing o de Shanghai. Ubicada en las márgenes del río Yangtzé, 1,450 kilómetros al oeste de Shanghai, su PIB se triplicó a 793,000 millones de yuan de 2004 a 2010, mientras que el de Shanghai se duplicó. Wuhan, una ciudad de 84 millones de personas, también sobre el río Yangtzé; y Chengdu, capital de la provincia occidental de Sichuan, que ha atraído a inversionistas como Ford, Intel y Pfizer.

Fundado en 1951 por Mao Zedong para financiar a las cooperativas rurales, el Banco Agrícola es, sin duda, el de mayor alcance entre los cuatro grandes prestamistas de China. Tiene más clientes (320 millones) que habitantes en Estados Unidos. Y sus 23,500 sucursales sobrepasan por mucho a los 16,200 bancos operados por el Banco Industrial & Comercial de  China, conocido como el ICBC, la institución bancaria más grande del mundo por su valor de mercado.

Stokes, el multimillonario australiano, dice que decidió invertir 250 MDD en acciones del Banco Agrícola en base a su experiencia personal en China. En 2000, adquirió la franquicia para vender equipos de movimiento de tierra de Caterpillar en una amplia franja de China rural que abarcaba desde el límite con Corea del Norte hasta las praderas de Mongolia. Stokes comenta que nunca antes se había arriesgado a invertir en la OPI de un banco de China. "Nuestro enfoque en las regiones y en el Banco Agrícola es una historia que entendimos mejor que otras personas", dice, saboreando un té en su oficina repleta de arte, justo en las afueras del principal distrito comercial de Sydney.

Si bien las acciones han caído desde la OPI y el periodo de inmovilización (lockup) ya llegó a su fin, Stokes planea seguir con sus acciones. Comenta que los clientes del banco son tan leales como él. "La base de depósito del Banco Agrícola es quizá la más sólida comparada con la de cualquier otro banco del mundo", dice.

Uno de estos clientes leales es Lai Kebin, quien dice que el apoyo del Banco Agrícola le permitió salir de la pobreza e ingresar a la nueva clase rica de China. Lai forjó su fortuna explotando campos de caña de azúcar en la región autónoma de Guangxi, 2,000 kilómetros al sur de Beijing.

Lai creció en la capital regional, Nanning, una ciudad de 6.7 millones de habitantes, en una familia tan pobre que sólo podía pagarle zapatos de algodón para que asistiera a la escuela. Pasó sus primeros ocho años laborales trabajando para el gobierno en un cargo de baja paga antes de que los discursos del líder reformista Deng Xiaoping lo inspiraran a establecer su propia empresa azucarera, Yong Kai Group.

En menos de un año, Lai obtuvo su primer crédito del Banco Agrícola. En esa época, su empresa tenía un valor de 3 millones de yuanes (520,000 dólares) y empleaba  a 200 trabajadores. Hoy, es una de las 10 principales productoras de azúcar del país, según la Asociación Azucarera de China. Este año, las ganancias de Yong Kai superarán los 10,000 millones de yuanes y sus empleados llegarán a 3,000. En 2007, una unidad de inversiones de riesgo de Citigroup invirtió 50 MDD en Yong Kai.

Al igual que muchos emprendedores chinos, Lai también se ha expandido al negocio de bienes raíces. En medio de este proceso, él y otros emprendedores han transformado Nanning, hasta hace poco una ciudad de construcciones de dos pisos, en una metrópolis de altos edificios.

Lai explica que ahora también pide créditos a otros bancos, entre ellos, el ICBC, si bien sigue eligiendo al prestamista que le dio su primer crédito. "El Banco Agrícola es un banco con escala, y el hecho de que esté orientado al negocio agrícola lo convierte en una fácil fuente de financiamiento para nosotros", dice.

Los clientes como Lai están impulsando el crecimiento de los ingresos del Banco Agrícola. En la primera mitad de 2011, las ganancias de la institución aumentaron 45%, a 66,700 millones de yuan, con respecto a un año antes luego de un incremento de 46% en 2010. Estas ganancias se comparan con un alza promedio de 30% para sus tres rivales. "Podemos decir con orgullo que el Banco Agrícola ha puesto en escena un maravilloso vals de crecimiento rural-urbano", dijo el director del banco, Xiang Junbo ,a los inversionistas en agosto.

Xiang, de 54 años, pasó sus primeros años de vida adulta como teniente del Ejército de Liberación del Pueblo y en 1979 fue herido de bala durante la guerra fronteriza entre China y su entonces rival Vietnam en un conflicto largo, inconcluso y sangriento que ya nadie recuerda y del cual ambos bandos argumentan que salieron victoriosos.

Hoy, más de tres décadas después de abandonar el ejército para estudiar finanzas y leyes, Xing considera que su nuevo campo de batalla es la China rural. Y pronostica una victoria mucho más contundente que la que logró como soldado. "Todos han perdido el campo de batalla que es la zona rural", dijo al referirse a sus rivales en una entrevista luego de los anuncios de resultados de la primera mitad del año.

Xiang podría tener más problemas en convencer a los inversionistas sobre la calidad de su registro de préstamos. Al 30 de junio, 1.67% de los préstamos del Banco Agrícola eran incobrables. Esto es más que el 1% del Banco de China y que el 0.95% del ICBC, pero sigue siendo una tasa inferior a la de algunos bancos internacionales, tales como HSBC Holdings, que tiene 2.04%. Al igual que otras instituciones bancarias chinas, el Banco Agrícola está expuesto a la deuda de los gobiernos locales. Xiang asegura que el financiamiento a las autoridades locales está bajo control.

El problema que viene

Los bancos chinos se han sobreexpandido en los últimos años, cuando los prestamistas estaban tan inundados de préstamos incobrables al punto de ser insolventes. De 1998 a 2008, el gobierno de China tuvo que rescatar a los cuatro grandes  bancos del país por más de 650,000 MDD antes de que pudieran vender acciones al público. El año pasado, los tres rivales del Banco Agrícola controlados por el Estado volvieron al mercado para obtener 350,000 MDD adicionales en capital. Xiang dice que el Banco Agrícola no va a necesitar pedir más dinero a sus inversionistas hasta por lo menos el año 2013. Aun así, su coeficiente de suficiencia de capital central, un indicador de la fortaleza financiera de un banco, bajó a 9.36% a fines de 2010.

El Banco Agrícola también se enfrenta a una competencia creciente, especialmente de miles de cooperativas de crédito rural. También los bancos extranjeros están analizando sus oportunidades en las regiones interiores de China. HSBC, el mayor prestamista de Europa, tiene 17 sucursales rurales, entre ellas, tres en Chongqing. Citigroup ha inaugurado cuatro oficinas que describe como compañías de préstamo rural porque no reciben depósitos. Hasta ahora, los grandes inversionistas extranjeros de Xiang siguen firmes en esta empresa. Los fondos de riqueza soberana, los bancos, las empresas públicas y los individuos pagaron un total de 5,450 MDD como inversionistas principales. El periodo de inmovilidad concluyó en julio, y al 10 de octubre ninguno de los grandes inversionistas había vendido sus acciones.

Qatar Holding compró 2,800 MDD en acciones, y la Autoridad de Inversiones de Kuwait adquirió  800 MDD. El fondo de riqueza soberana de Singapur Temasek Holdings invirtió 200 MDD y Li Ka-shing, 10 MDD. Standard Chartered, el banco con base en Londres que logra la mayor parte de sus ganancias en Asia, invirtió 500 MDD; el prestamista holandés Rabobank Groep NV, 250 MDD, la misma cantidad que el Seven Group Holdings, de Stokes.

El magnate australiano está investigando más profundamente diversas maneras de invertir en este mercado. Su unidad de equipos para movimiento de tierra, Wes Trac China, ha firmado un acuerdo con Xiang con el cual los contratistas chinos que compran sus equipos, que cuestan entre 100,000 y 300,000 dólares, podrán financiar sus adquisiciones con préstamos del Banco Agrícola. "La transformación que se está produciendo en la China rural implica que los agricultores están pasando de la carretilla a la excavadora", comenta Stokes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ahora el vínculo de Stokes con el Banco Agrícola está dando sus frutos a través del acuerdo de préstamos. Y mientras  el motor de la economía china pasa lentamente a la China profunda, Stokes dice que está dispuesto a esperar para que su participación en el banco dé también sus frutos.

Ahora ve
Los hechos económicos que marcaron a México durante el 2017
No te pierdas
×