El nuevo metal precioso

Como el oro, el arte se ha vuelto un refugio para los inversionistas en época de crisis. Elegir bien puede dar una rentabilidad superior a 18%.
1079 picf024a  (Foto: Alex H.O.)
Engge Chavarría

Cuando los mercados tiemblan, no hay mejor refugio para los inversionistas que los metales y el arte. Sí, el arte. Desde 2010, los precios de las obras de arte han incrementado más de 15%, según la consultora de arte francesa Art Price, la cual considera a México entre los 10 países con mayor diversidad y oferta cultural en el mundo.

El mercado del arte se ha vuelto más exquisito y se ha convertido en un activo interesante como negocio, según un estudio de la consultora Deloitte. El crecimiento acelerado de este mercado se refleja en el desarrollo de herramientas de asesoramiento, así como de préstamos y servicios de inversión para consumir obras de arte.

Ante este boom, analistas económicos y operadores de galerías en México y Nueva York opinan que comprar arte es refugio seguro para los inversionistas que se aburrieron de los vaivenes de la economía. Sobre todo porque el valor de una pintura nunca bajará a diferencia de muchas de las acciones que cotizan en el mercado de valores.

Javier Lumbreras, coleccionista de arte y creador de Artemundi, sostiene que frente a inversiones más tradicionales, como la Bolsa o los bienes raíces, el arte no pierde su valor y siempre va al alza. "Coleccionar obras de arte tiene una tasa de retorno anual de cerca de 18%. El arte es una gran opción para invertir y tener buenos rendimientos", dice.

Cada vez más empresarios mexicanos hacen transacciones en el piso de las galerías. Angélica Fuentes, presidenta ejecutiva de Omnilife, empezó hace 25 años.

"Me gustaba la pieza y tenía el recurso para adquirirla", recuerda. Inició coleccionando obras de artistas como Rafael Coronel, Rafael Cauduro y Francisco Toledo, y luego pasó al arte contemporáneo. Visita museos siempre que sale de viaje, pero lo que más le sirve para afinar el ojo es relacionarse con gente que también colecciona.

Para adquirir una obra a modo de inversión, Fuentes recomienda:

1. Fijarse en el valor que tiene la pieza en el mercado. El que sea un artista reconocido no asegura que la obra esté bien valuada.

2. Ir más allá del consejo del vendedor de una galería. Busca a un experto reconocido por elegir piezas que han tenido un rendimiento importante en el mercado.

3. Estudiar al artista. El amor entra por la vista pero es necesario analizar la trayectoria del artista, qué coleccionistas poseen sus obras, qué museos las exhiben y qué piezas están a la venta.

La empresaria que dirige el estadio Omnilife, una de las obras arquitectónicas más modernas de México, prefiere adquirir las piezas en una compra directa o a través de una galería muy reconocida. Nunca ha comprado en una subasta.

Por su parte, David Cohen, director de Baby Creysi y presidente de la Fundación Olga y Rufino Tamayo, asegura que el arte funciona bien como activo, pero los verdaderos coleccionistas que invierten en arte compran por gusto más que por inversión, por la satisfacción de la compra misma y de poder colgarla en sus paredes.

Las crisis económicas pueden ser un buen momento para invertir en arte, lo importante es evaluar y detectar las diferentes oportunidades del mercado para decidir mejor sobre el capital que se va a comprometer. La inversión en arte se debe pensar a largo plazo, pues hacerlo esperando tener un retorno de inversión inmediato es riesgoso, advierte Cohen.

Cuando hay incertidumbre en los mercados, en las galerías pueden haber buenas gangas. Muchos coleccionistas trataran de disolver otros activos antes de tocar sus obras de arte, pero hay otros que no tienen de otra.

"Si tienes deudas que no alcanzas a cubrir y tienes obra, como decían los abuelos, los bienes son para remediar los males y el arte tiene una liquidez extraordinaria", explica Fuentes, quien recuerda que en la crisis de 2008 hubo oportunidad de hacerse de piezas a precios bastante accesibles.

La empresaria está casi segura de que en la última crisis  salieron obras de los grandes a buen precio. "Mínimo una o más obras de Picasso o Richard Prince", estima.

Guía para invertir en arte

Si aún no eres un coleccionista pero deseas invertir en arte, lo mejor es comenzar de la mano de un asesor, visitar museos y galerías, y leer sobre el arte que te interese.

"Lo ideal es que un coleccionista vaya de la mano del artista, que crezcan juntos, para que el primero entienda el proceso y transformación de su obra", recomienda el galerista Enrique Guerrero.

En México, hay una oferta increíble. Los expertos coinciden en que no es necesario salir del país para adquirir obras de arte de gran calidad, pero si buscas una oferta trasnacional, las ciudades por excelencia son Nueva York, Barcelona, Roma, Madrid, Bogotá, Buenos Aires, Santiago, Shanghai, Milán, Tokio, Los Ángeles, Londres, Basilea, Toronto, Tel Aviv o Nueva Delhi.

Para invertir en arte, sigue estos 10 pasos: 

1. Visita museos y galerías e infórmate sobre el arte que más te gusta. Familiarízate con la escena del arte antes de tomar una decisión de compra. Recurre a internet para leer los comentarios y artículos sobre los artistas que te interesan.

2. Acepta las recomendaciones de un asesor. Las galerías tienen una larga lista de ellos.

3. Cuida tu cartera. Antes de invertir en arte, revisa que el gasto no implique un hoyo en tus finanzas.

4. No te dejes llevar por modas pasajeras.

5. Verifica qué tan famoso es el artista. Investiga en cuánto se han vendido sus obras. Es importante saber cuántas exposiciones ha hecho el artista y en qué países, así como los reconocimientos ha recibido en su carrera.

6. No confíes con los ojos cerrados en una casa de subastas o en un intermediario. Debes verificar lo que estás comprando. No temas hacer preguntas sobre el vendedor y sobre la obra.

7. Revisa las bases de datos de obras robadas. Una base de confianza es la de Art Loss Register en www.artloss.com para asegurarte de que las compras potenciales no han sido sustraídas.

8. Cuidado con las obras producto de saqueos de guerra. Muchas piezas de arte fueron robadas durante guerras mundiales. Realiza las averiguaciones pertinentes.

9. Obtén un certificado de autenticidad. De preferencia, un certificado firmado por el propio artista.

10. No olvides pagar tus impuestos.

Los favoritos

En México, los artistas mexicanos visuales y contemporáneos que más venden en el extranjero son el veracruzano Gabriel Orozco y el oaxaqueño Francisco Toledo. Algunas piezas de Orozco han llegado a 1 millón de dólares en el mercado internacional, asegura José Kuri, director de la Galería Kurimanzutto y representante del artista.

La producción artística de Toledo, que abarca cerámica, acuarelas y óleos, no se queda atrás, pues una pieza de 50 centímetros llega a 60,000 dólares.

Luis Adelantado, propietario de la galería que lleva su nombre en México, comenta que  en el país existe una cantidad importante de artistas de origen mexicano que tienen obras de gran nivel y que se encuentran en colecciones prestigiosas como la de Patricia Sanrreto, la colección Lagaya, el MoMA, el Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles, la Galería Tate de Londres y el Centro Pompidou de París.

Para Adelantado, el arte no distingue países y pese a que en México hay una cultura limitada para impulsar el arte, la sorpresa es que hay artistas que gozan de un gran nivel , incluso por arriba de países como Brasil, Colombia y Chile.

La obra de otro artista reconocido, Damián Ortega, se puede vender hasta en 100,000 dólares por pieza en galerías, señala Kuri. Datos del sitio electrónico Artnet señalan que entre 2004 y 2009 se subastaron cuatro obras del artista en Sotheby's, Christie's, Phillips de Pury y Rago Auctions de Nueva York y Londres. La más cara alcanzó 26,000 dólares. Además, en octubre de 2007, una obra del Dr. Lakra se vendió en 49,908 dólares.

Arte en la sangre

El coleccionista mexicano también tiene ciertas particularidades y es un comprador potencial fuera del país porque tiene un impulso por adquirir obras de arte. "El coleccionista mexicano se deja llevar un poco más por su instinto, por lo que su reacción es más sincera", dice Adelantado.

Los más interesados en comprar arte son empresarios, médicos, abogados, ingenieros o personas que no tienen que ver con el arte. Adelantado advierte que muy pocos atienden las recomendaciones de un experto "porque se llevan lo que les gusta o les hace vibrar", aunque no sea lo más recomendable si se está adquiriendo la obra a modo de inversión.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Desde su experiencia, el consumidor mexicano no es de tendencias, valora más la calidad y la obra del artista. "Por cultura, el coleccionista mexicano siempre pide tener interacción con el artista, por lo que se genera una sincronización entre ambas personas", dice Adelantado. Para invertir en arte, lo más importante es cultivar una relación cercana con amantes de este nuevo commodity.

(Con información de Viridiana Mendoza)

Los más cotizados
Las obras de 20 artistas mexicanos son las más demandadas tanto en México como en el extranjero.
ARTISTAS VISUALES ARTISTAS ELECTRÓNICOS
Gabriel Orozco Rafael Lozano-Hemmer
Francisco Toledo
Pablo Helguera PINTORES
Jesica López Pedro Varela
Daniel Lezama
ARTISTAS PLÁSTICOS
Carlos Amorales ESCULTORES
Teresa Margolles Abraham Cruzvillegas
Manuel Cerda Fernanda Brunet
Héctor Falcón
Miguel Ángel Madrigal FOTÓGRAFOS
Quirarte + Ornelas Damián Ortega
Dr. Lakra Adela Goldbard
Beatriz Zamora Tony Solis
FUENTES: Kurimanzzutto y Enrique Guerrero.
Ahora ve
Los hechos económicos que marcaron a México durante el 2017
No te pierdas
×