Piezas del año

El SIAR reunió una amplia gama de interesantes piezas de alta relojería. Es la regla en un evento que celebra su 5º aniversario.

Del 4 al 6 de octubre pasado, el hotel Four Seasons de la Ciudad de México se engalanó con la asistencia de 46 marcas de alta relojería durante el Salón Internacional Alta Relojería (SIAR). Una presencia tan importante es inédita en este evento, que se repite año con año desde 2007. Con marcas respaldadas por gigantes como Grupo Richemont o LVMH (y la ausencia de otro grande del lujo, Grupo Swatch), así como algunas independientes que siguen marcando pauta por sus innovaciones técnicas, como mb&f, los asistentes pudieron atestiguar algunos de sus más llamativos e interesantes ejemplares de este año. En esta ocasión, hemos seleccionado algunas de las piezas más atractivas desde un punto de vista de la relojería tradicional; es decir, aquellos modelos que, al ostentar un claro apego a las raíces históricas y a las técnicas relojeras que han caracterizado esta industria por siglos, siguen dando de qué hablar con el uso de materiales innovadores o sistemas mecánicamente revolucionarios. Desde la alemana A. Lange & Söhne hasta la independiente Christophe Claret, éstos son algunos de los ejemplares que recibieron la ovación general de los asistentes.

A. Lange & Söhne Richard Lange Tourbillon

Uno de los ejemplos maestros de la relojería alemana, se trata de la cuarta pieza dentro de la categoría "Pour le Mérite" que entrega la marca, una distinción a lo más excelso en el arte relojero. No sólo integra tourbillon, complicación diseñada para corregir las imprecisiones en la marcha del reloj derivadas de la fuerza de gravedad, sino también un sistema de cadena en miniatura (tal como la que integran las bicicletas) utilizada para transmitir la energía del muelle principal al movimiento.

Zenith Christophe Colomb

Existen pocas soluciones alternativas al dilema de la gravedad. Una de ellas la tiene Zenith. La apariencia sobria y clásica de este ejemplar, con las horas y los minutos descentrados, los segundos a las 9 horas y la reserva de marcha a las 3, integra un sistema inspirado en los antiguos cronómetros marinos, que mantiene la rueda de balance siempre en un plano horizontal, independientemente del movimiento natural del brazo de su usuario. Una pieza que, sin duda, marca un parteaguas en la manera de cronometrar el tiempo.

Cartier Rotonde Astrorégulateur

La gran inventiva de la casa parisina no tiene comparativo con este ejemplar. Carole Forestier-Kasapi, jefa de Desarrollo de Movimientos de la firma, ha ideado un sistema único para combatir el problema de la gravedad mediante un sistema que integra el escape del reloj directamente sobre el rotor, sistema que coloca, invariablemente, el escape en la misma posición, haciendo las veces de un tourbillon. El rotor, por añadidura, está colocado expresamente sobre la carátula, una solución también poco usual.

MB&F Legacy Machine Nº 1

Alejándose de las piezas vanguardistas y con diseños imposibles, Maximilian Büsser explora una nueva colección cuya finalidad es explorar un camino clásico, pero a la vez innovador, inspirándose en los relojes de bolsillo del siglo xix. Este modelo destaca por traer el escape en el centro, en una configuración tridimensional. Además, incluye dos husos horarios en dos subesferas independientes. Finalmente, a las 6 horas se puede ver un indicador de reserva de marcha vertical, una solución inédita en el mundo de la alta relojería.

Christophe Claret Blackjack 21

Uno de los grandes genios de la relojería, Christophe Claret, ha creado bajo el sello de su marca homónima, una obra maestra para los amantes del juego. Se trata de una pieza que, para empezar, integra dos dados miniatura en un costado de la caja. El fondo del reloj cuenta, además, con un rotor que funciona como ruleta y, finalmente, en la carátula se puede jugar un Blackjack 21 en toda su complejidad, donde las cartas del jugador están ubicadas en la posición de las 3 a las 9 y las cartas del banco, entre las 11 y la 1.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Harry Winston Opus 11

Pocas firmas han logrado un movimiento tan armónico y complejo a la vez para mostrar la hora, como Harry Winston con esta pieza. Fiel a la tradición de lograr, año con año, obras maestras de la relojería, Denis Guiguet ha diseñado para este ejemplar un sistema de aspas y discos que se combinan al centro, en un movimiento coreográfico, para mostrar las horas, en tanto que los minutos se aprecian en el costado superior derecho. Por debajo de los minutos, se puede observar el latir incesante de la rueda de balance, hecha de titanio.

Ahora ve
México y EU avanzan en combatir al crimen organizado, afirma Osorio Chong
No te pierdas
×