Diccionario mínimo para 2012

Son varios los temas en los que habrá que poner atención el próximo año. Aquí algunos de los conceptos con los que más nos relacionaremos.
Luis Miguel González

Alemania. País más rico de Europa que juega el papel de Hamlet. To be or not to be. No decide si será el Salvador o el Ángel Exterminador de la moneda única europea.

Barack Obama. Genio de la retórica que busca la reelección en 2012. Es el hombre más poderoso del mundo y, al mismo tiempo, uno de los mandatarios más impotentes del planeta.

Calificadoras. Entes financieros cuyo dictamen es inapelable. No tienen relación con los poderes divinos, pero sus veredictos pueden hacer más daño que el martillo de Thor o sonar más dulces que el caracol de Quetzalcóatl.

Deuda soberana. Instrumento que solía tener un valor garantizado y cobranza segura. Virus que amenaza a quien lo emite y a quien lo compra. Para manejarlo se recomienda un equipo que combine expertos financieros e infectólogos.

Elecciones. Concurso salvaje en el que a veces gana el que menos manchas de lodo recibe. Alambique que convierte miles de millones de pesos en (tiempo) aire.

FMI. Ave de mal agüero que se vuelve imprescindible cada vez que las cosas alcanzan su máximo grado de deterioro. Médico cuyas recetas económicas tienen un extraño parecido con las curas de sanguijuelas de las terapias medievales.

Grafeno. Material derivado del grafito que promete ser la próxima Gran Cosa, como lo fueron el plástico, los transistores e internet. Es más ligero y resistente que el acero y tiene características de superconductividad. Recomendable leer sobre él: revolucionará las industrias de la construcción y la automotriz.

Humo. Saldo final de las inversiones realizadas en deuda griega, inmobiliarias españolas o acciones de fabricantes de tabletas cuyo nombre no empieza con A.

Italia. País en forma de bota cuya creatividad no tiene límites: ha dado al mundo el Renacimiento, el método científico, las letras de crédito, el neorrealismo cinematográfico y las fiestas Bunga Bunga. Leonardo da Vinci, Galileo Galilei, Lorenzo de Médici, Federico Fellini y Silvio Berlusconi.

Judicial. Poder al que le damos cacahuates y del que esperamos que nos entregue una legión de reyes Salomones.

Legislativo. Tumba donde se entierran las reformas estructurales.

Mexicana. Aerolínea que alcanzó su máxima importancia el día que dejó de volar. Alma en pena que recorre los medios de comunicación en espera de volver al mundo de los vivos.

Nacionalismo. Fenómeno social que toma fuerza en tiempos en los que las tendencias globalizadoras entran en crisis. Es necesario en dosis homeopáticas. Su ingestión en grandes cantidades produce ceguera y alucinaciones colectivas.

Oro. Metal precioso y escaso cuya producción se usa 10% en la industria, 20% en la joyería y 70% en forma de refugio para corazones rotos por el mal desempeño de las Bolsas y los bonos soberanos.

Pemex. Empresa estratégica que se mueve a la velocidad de los tiempos geológicos.

Querétaro. Recordatorio palpable de que el futuro de México está en las ciudades medias.

Remesas. Prueba no aceptada por El Vaticano de que los milagros existen. Principal factor de abandono de extrema pobreza en regiones donde la política social no alcanza. Segunda fuente de divisas para México y el principal ingreso para Zacatecas y Michoacán.

Seguridad. Animal mitológico que hace algún tiempo se encontraba con facilidad en nuestro país. Criatura esquiva cuya búsqueda nos cuesta miles de millones de pesos al año.

Twitter. Universo paralelo en el que los personajes públicos vuelven a la adolescencia. Mundo bizarro donde el acontecimiento más importante de 2011 fue el embarazo de la cantante Beyoncé. Dicha noticia fue tuiteada 8,500 veces por segundo, 60% más que la ejecución de Osama bin Laden.

Venezuela. Distopía política. País petrolero gobernado por un caudillo, al que no debemos parecernos.

WTF. Expresión estadounidense intraducible por razones de decoro. Elocuente manifestación de que vivimos tiempos en los que casi nadie entiende un pepino lo que está pasando.

Yen. Divisa que tiene una tendencia a sobrevalorarse a pesar de que el país que la emite es sinónimo de estancamiento económico por dos décadas y cuyo gobierno es el segundo más endeudado del orbe. Candidato a protagonizar una guerra de divisas, en caso de que ésta ocurra.

Zetas. Organización criminal que no se puede tomar a broma. Nuevo gran villano de la vida nacional. Sus fechorías incluyen varios delitos de gran impacto en la vida de las empresas y los empresarios: extorsión de los negocios, secuestros y ordeña de ductos de Pemex, entre otras.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El autor es director editorial del periódico El Economista.

Comentarios: opinion@expansion.com.mx

Ahora ve
EU está dispuesto a dialogar con Corea del Norte “sin condiciones previas”
No te pierdas
×