“Hay que poner reglas claras”

La favorita de los empresarios entre los candidatos del pan propone hacer cumplir las reglas en los mercados sin importar de quien se trate.
1080 picf031a  (Foto: Carlos Aranda/Monda Photo)
Regina Moctezuma

La campaña dentro del PAN para designar a su candidato para la elección presidencial de 2012 ha sido tan desafiante como una presidencial, confiesa Josefina Vázquez Mota, quien hace tres meses pidió licencia como diputada para competir con Ernesto Cordero, ex secretario de Hacienda, y Santiago Creel, senador con licencia. Hoy ya es la favorita  de los panistas.

Experta en llegar primero, fue la primera mujer al frente de las Secretarías de Educación y de Desarrollo Social (Sedesol), ahora está convencida de que será la primera presidenta de México. "Esta elección no está definida", dice.

En entrevista con Expansión, la panista explicó por qué sería el mejor puente entre el gobierno y la empresa, cómo convertiría a los más de 100 millones de mexicanos en consumidores y que equilibraría la competencia en mercados como el de las telecomunicaciones, sin pensar a título personal.

Según una encuesta realizada por CNNExpansión, ocho de cada 10 directores de las 500 empresas más importantes de México la prefieren como candidata del PAN, ¿por qué cree ser la favorita del empresariado?

Porque llegué al mundo de la política después de haber participado en organismos intermedios, como Coparmex y Concanaco, cuando la economía no tenía la estabilidad de ahora. Teníamos hiperinflaciones, devaluaciones y controles de precios. Además, vengo de una familia de comerciantes. Conozco el mundo de la empresa, sé lo que significa el mostrador, el valor de un cliente y del mercado, lo que exige una inversión, el cumplimiento de contratos, el poder del mercado interno y el de la apertura.

¿Por qué sería usted el mejor puente entre la industria privada y el gobierno?

Cuando dirigí Sedesol, activamos el programa Oportunidades para bancarizar a las mujeres más pobres y abrimos cuentas bancarias para darle certeza a las transferencias. Entonces negocié con los bancos que al principio nos decían que cómo iban a abrir cuentas para los más pobres. Este programa después fue el referente del programa Escuela para Brasil.

Mi otra experiencia fue con remesas comunitarias. Hace 20 años, los zacatecanos inventaron el programa Tres por Uno con el que por cada dólar que aportaban, el municipio ponía otro y el gobierno federal, otro. Cuando conocí a las comunidades mexicanas en Estados Unidos en 2000-2001, reclamaban que su dinero no siempre tenía correspondencia o el destino correcto, así que abrimos cuentas bancarias en toda la República.

Éstos son sólo dos ejemplos de cómo se pueden construir puentes entre la política pública y las iniciativas emprendedoras.

Sin privilegios

Es la favorita de la mayoría de los empresarios, pero si llega a Los Pinos, Vázquez Mota no hará favoritismos. Para que los sectores industriales sean más parejos y competidos, la panista asegura que es necesario tener reglas claras y no pensar en los actores individuales. El sector telecomunicaciones sirve de ejemplo para aterrizar sus propuestas.

Si fuera presidenta, ¿le daría televisión a Carlos Slim?

No pensaría a título personal. Ha llegado el México de las instituciones, el México de las reglas claras, y de un gobierno que tenga la capacidad de hacer cumplir esas reglas más que darle algo o no a una persona. Poner a las personas por encima de las instituciones le ha hecho un enorme daño a la economía. No hay nada más costoso que cuando las reglas van cambiando de manera coyuntural o en cada sexenio, dependiendo de cada secretario. Tenemos que despersonalizar las instituciones y fortalecerlas. Si hay reglas claras, entonces tendrían que cumplirse, independientemente de quien se trate. Por eso mi apuesta es hacia un Estado fuerte y democrático donde todos seamos iguales frente a la ley y ésta se cumpla.

¿Promovería la creación de una tercera cadena de televisión abierta?

Insisto, tendríamos reglas claras en cada sector y lo que me parece fundamental promover es una participación ciudadana fuerte en la creación y diseño propio de políticas públicas. Si seguimos tomando decisiones coyunturales para tal o cual persona, por conveniencias a cambio de otra decisión, la base del país no tendrá la profundidad que requiere. Ha llegado el momento en que se necesitan decisiones de mediano y largo plazo.

¿Hay que quitar las barreras a la inversión extranjera para mejorar el crecimiento de México?

En muchos sectores tenemos que dar la bienvenida a la inversión extranjera con fuerza y sin temor. Pero, al mismo tiempo tenemos que dar certeza a la inversión nacional. Una no puede ir en detrimento de la otra. No coincidiría con un modelo proteccionista como el que tuvimos en la década de los 50, pero insisto en que tenemos que lograr un sano equilibrio entre el desarrollo de la industria nacional, y el abrir candados para competir con equidad y reglas claras para todos. Esto aplica para todas las industrias y para todos los sectores, no sólo para el mundo empresarial.

El presidente Barack Obama propone aumentar los impuestos a los que más ingresos perciben en Estados Unidos, ¿sería posible hacer lo mismo en México?

Aquí está pendiente una reforma integral que revisemos desde la Ley de Coordinación Fiscal, hasta una serie de decisiones que se han dado, año con año, ante la ausencia de esta reforma hacendaria integral. Tenemos que modernizar nuestro sistema recaudatorio, mejorar nuestra asignación de gasto. Tenemos que reconocer que el petróleo ya no es ni será la fuente de financiamiento más importante, y que hay una hacienda pública vulnerable, insuficiente.

Al próximo nivel

Llevar a México a una siguiente fase donde la constante sea el crecimiento, es un eje clave en el gobierno que propone encabezar Vázquez Mota. La precandidata cree que fortalecer el mercado interno es la clave para que México crezca, se imagina un Pemex muy al estilo de Petrobras, y tiene muy claras las cuatro prioridades que seguiría su gobierno.

Muchos opinan que el crecimiento para México está en detonar el mercado interno, sin embargo, algunos expertos aseguran que el mercado interno no es suficiente para compensar el crecimiento que no provenga de las exportaciones. Esto ya está sucediendo en China. ¿Qué opina?

Me parece que no son excluyentes. Como presidenta de México voy a ser la gran impulsora del mercado interno. El tratado de libre comercio le significó a México uno de los momentos más importantes de competitividad y esta mirada al exterior tiene que fortalecerse, pero tenemos más de 100 millones de mexicanos, y un gran sector que tiene el anhelo de ser parte de la clase media, la cual tenemos que fortalecer con acceso a crédito, derechos de propiedad, generación de empleo y los incentivos correctos.

Yo prefiero a millones de mexicanos siendo consumidores, demandando bienes y servicios, y teniendo este ingreso producto de su talento y su esfuerzo, que en la asistencia social. El gran acierto de Lula fue convertir a millones de brasileños en consumidores.

Y en México el gran reto se llama productividad. Tenemos un país muy trabajador, la OCDE acaba de dar a conocer un dato: los mexicanos estamos entre los más trabajadores del mundo, trabajamos 10 horas diarias en promedio, mientras que en Irlanda, por ejemplo, con dos horas de trabajo tienen la misma productividad que un mexicano con 10. Tenemos un momento histórico para incentivar la industrialización, el turismo y fortalecer los servicios.

Y hacia el exterior, ¿cree que las empresas mexicanas deben ser primero multilatinas y luego multinacionales?

Afortunadamente, el origen de nuestras empresas permite una gran diversidad. Tenemos sectores muy fuertes que pueden ir directamente a Asia y que ya están trabajando allí, y hay otros más identificados con Latinoamérica. Lo que es fundamental es entender que la economía de los países ya no es individual, sino regional. Lo estamos viendo hoy con la crisis en las economías europeas. Si van a salvar a Grecia es porque se ligan como una región y no como un país individual.

¿Hace falta una política pública para promover esta expansión?

Hay dos continentes que advierten crecimiento económico: Asia y Latinoamérica. Tenemos que vivir nuestra relación comercial con Estados Unidos y Canadá sin tanta contrariedad. Tenemos que fortalecer esta región del mundo y tener la fortaleza de construir un puente más cercano con Asia y con el resto de Latinoamérica.

Tenemos una gran oportunidad si nos planteamos como una región económica y no sólo como una economía. Si vemos hacia el norte, pero también hacia el sur y hacia adentro. También si miramos a Asia como un mercado mucho más cercano y natural.

¿Qué tipo de Pemex quiere ver?

Quiero ver un Pemex en donde realmente los dueños puedan ser los más de 100 millones de mexicanos y no unos cuantos. Quiero ver que, sin renunciar a lo que significa para México, Pemex se modernice, que tenga capacidad de inversión, que ya no importe gasolinas, que haga apuestas al futuro, algo muy parecido a lo que sucedió en Brasil con Petrobras. Quiero un Pemex de los mexicanos fuera de mitos y tabúes. Reconociendo lo que Pemex significa para México, con su calidad mundial.

Si fuera presidenta, ¿qué haría en los primeros 100 días de su gobierno?

Tengo cuatro prioridades muy claras. Una es incentivar e ir consolidando un Estado fuerte y democrático. Dos, prender los motores del mercado interno y llevarlos al máximo nivel de aceleración. Tres, tomar decisiones claras en materia educativa, como despolitizar la educación. Y cuatro, la agenda de seguridad y justicia tiene que transitar a una segunda fase en donde podamos fortalecer los gobiernos locales, sobre todo en decisiones sobre los cuerpos policiacos, los ministerios públicos, la aplicación de la ley, la puerta de la corrupción y la impunidad. Jamás negociaría o daría tregua alguna al crimen organizado.

¿Seguiría con la estrategia de Felipe Calderón contra el narcotráfico?

No. Creo que gracias a lo que el presidente ha construido, ahora podemos pasar a esta segunda fase en donde es fundamental que a una red como la de lavado de dinero no se le permita tocar las ganancias del narcotráfico. Si no tocamos las ganancias del crimen organizado, no estamos tocando su principal incentivo. Colombia ha sido un buen referente, donde los principales capos enfrentaron la ley, pero también los diputados, y los senadores y los jueces involucrados. Álvaro Uribe, presidente de Colombia, comentó que los colombianos vieron que la estrategia era seria cuando encarcelaron a más de 80 diputados vinculados al crimen organizado. Yo no quiero una cacería de brujas, lo que quiero es que no haya impunidad ni corrupción. Debemos acelerar el paso de la reforma de justicia, y fortalecer a la sociedad y a la comunidad.

Si fuera presidenta...

Vázquez Mota está convencida de que México está listo para una presidenta mujer y ue ella va a ser la primera.

¿Está preparado México para una mujer presidenta?

No tengo ninguna duda. México esta preparado para tener una mujer en la presidencia y no por el hecho del género. Yo quiero ser presidenta de México por mi experiencia, por mi propuesta y porque las mujeres, como lo dijo Laura Chinchilla, presidenta de Costa Rica, en su visita a México, hemos sido formadas para el diálogo, para crear empleos, para una visión mucho más comunitaria, pero al mismo tiempo tenemos la fuerza y el carácter. En México, siete millones de hogares son sostenidos por mujeres y nadie les pregunta si están preparadas para ser jefas de familia.

PRIORIDADES
Su gobierno tendría cuatro ejes:
Consolidar un Estado fuerte y democrático.
Activar el mercado interno.
Reformar la educación.
Segunda fase en seguridad.
Ahora ve
Los datos más curiosos sobre Netflix en México durante 2017
No te pierdas
×