La salud se transforma

Digitalizar los expedientes clínicos permitirá a los proveedores de TI acceder a una bolsa de 2,000 mdd.
salud expedientes digitales  (Foto: Simon Barber)
Ximena Cassab

Hace un año, cuando un paciente ingresaba al hospital San José, en Monterrey, era necesario transcribir su información manualmente a un expediente y luego archivarlo; invertían 38 días anuales. Hoy, si esa misma persona regresara, se podría acceder a su información y registrar datos nuevos en minutos gracias al expediente clínico electrónico (ECE).

Una de las instituciones que ya aprovechan las TI es el hospital San José de Monterrey, donde actualmente están más interesados en la implementación de su última adquisición, el ECE. Su interés por el uso de software especializado surgió hace ocho años cuando digitalizaron sus sistemas administrativos, de recursos humanos, e informática. Ahí decidieron que cuando surgiera alguna nueva tecnología aplicada al ámbito de los expedientes clínicos la adquirirían, recuerda Ernesto Dieck Assad, director general del hospital regiomontano.

El expediente es el registro de todas las actividades existentes entre el médico y el paciente: antecedentes médicos, estudios de laboratorio, comentarios del médico y diagnósticos. Al ser electrónico, se puede compartir en otras áreas del hospital, como laboratorio o administración, y con otros médicos. El personal del hospital lo puede consultar directamente desde cualquier computadora o plataforma móvil. Esto quiere decir que, sin importar dónde sea atendido el paciente, mientras exista acceso al expediente clínico electrónico, cualquier doctor en cualquier lugar tendrá acceso a la misma información de manera inmediata; esto beneficia al médico y al paciente porque se ahorran estudios y se logra hacer un diagnóstico más pronto y más atinado.

Uno de los principales beneficios de la digitalización del expediente clínico es el ahorro de tiempo y de dinero, considera Rogelio Garza, director nacional de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CANIETI). "Lo más importante va orientado hacia la prevención, si se descubren los problemas a tiempo, tratarlos se vuelve mucho más barato", asegura. Según su análisis de efectos a largo plazo (de 10 a 20 años), si se aplica esta tecnología, se puede llegar a ahorrar cerca de 30% en lo que se refiere a gastos directos en la atención a la salud de los pacientes, lo cual podría generar un sobrante para reinvertirlo en el sistema de prevención.

Estudios internacionales han demostrado que por una hora invertida en un paciente de emergencias, se requerirá otra hora sólo para el papeleo, comenta Yunkap Kwankam, CEO de la International Society for Telemedicine and eHealth (ISfTeH), institución dedicada al fomento y apoyo de la telemedicina a nivel mundial. Por su lado, Amado Espinoza, director general de Medisist, empresa especializada en tecnología médica, calcula que el personal invierte entre 20 y 22% de su tiempo en llenar y enviar formularios; con el sistema electrónico podría reducirse a sólo 5%. Esto significa ahorrar más de un mes al año que podría utilizarse para atender pacientes. "El mayor beneficio para los hospitales es poder contar con un mecanismo eficiente de registro de información en el momento que se genera, de tal manera que no haya repeticiones en el registro. Ahorran tiempo", concluye.

En el hospital San José tomaron en cuenta todos estos beneficios e invirtieron casi 4 millones de dólares (MDD) con miras a recuperarlos en los próximos seis u ocho años. Se dieron cuenta de que no invertir en tecnología aplicada a la salud resultaría más caro a largo plazo.

En el ámbito macro, sirve también para generar estudios y estadísticas, por ejemplo, sobre el número de transfusiones de sangre que se hacen al año y qué tipo se utilizó más. También es posible notificar a las autoridades cuando surjan eventos epidemiológicos desde el inicio del brote. Igor Rosette, jefe de asesores de la Secretaría de Salud, identifica como un gran beneficio la posibilidad de que la información capturada pueda ser administrada y transformada para dar inteligencia al sistema público.

Sí hay oportunidad

El ECE genera a Medisist 1.5 MDD al año con un crecimiento de entre 15 y 18% anual, señala Amado Espinoza, CEO de esta empresa. Actualmente tienen 13% de participación en el sector privado con miras a duplicar las cifra en los siguientes dos o tres años. En el sector público apenas comienzan a incursionar, con casi 2% de participación.

Otra empresa que ha puesto atención en este sector es Siemens. En Alemania se han establecido como la número uno en TI aplicadas a la salud y decidieron incursionar en México como país piloto para su expansión en América Latina. Actualmente tienen una participación de casi 20% en el sector público mexicano.

El mayor ejemplo a seguir es, sin duda, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que desde 2002, en colaboración con la Universidad Autónoma de México (UNAM), comenzó su propio proyecto de ECE. Desde entonces han almacenado la información de los pacientes de manera electrónica y hoy cuentan con 32 millones de registros digitales.

"Aquí en México apenas comienza a haber este tipo de tecnologías. La Secretaría de Salud acaba de sacar la norma 024 para que haya una estandarización oficial del ECE porque se busca que, a futuro, haya interconexión entre todos los hospitales, públicos y privados", dice Alberto Villazón, vicepresidente de Cuidado para la Salud de Siemens.

Al estar normado, da certidumbre a todas las partes que pueden hacer uso de él: a los proveedores, para desarrollar un producto que saben que cumple con los estándares necesarios y se les va a comprar; a los compradores, porque sabrán qué exigir con menos riesgo de equivocarse; a las autoridades les da la tranquilidad de que al surgir las nuevas tecnologías todas podrán converger; y al paciente, quien sabe que su información será completamente confidencial.

Al existir esta norma, llegarán más empresas a competir porque hay un mercado potencial en desarrollo, considera el ejecutivo de Siemens. "Como siempre, cuando hay un mercado emergente, primero hay muchas empresas disponibles y después se va demostrando cuáles tienen procesos más funcionales y cuáles no, así se van eliminando hasta sólo quedar las más fuertes", menciona.

En México hay aproximadamente una docena de proveedores entre los que se encuentran E-Soft, Alert, Siemens, Philips, Timsa, IBM, Oracle, y HP.

"Cada vez hay más competencia y participación, sobre todo de países extranjeros como Alemania, Estados Unidos, España y Portugal. Es un mercado competido porque la demanda aún no es tan grande como para rebasar la capacidad de nadie y todos quieren participar", explica Amado Espinoza, de Medisist.

En las instituciones privadas hay mayor oportunidad, ya que la minoría cuenta con expediente clínico electrónico, como el hospital San José, Médica Sur, Ángeles y el ABC, que apenas comienza a implementarlo. En el sector público, las instituciones que pertenecen al IMSS, al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), al Seguro Popular y a Pemex ya están implementando el ECE, obtenido a través de firmas proveedoras o gestionado por ellos mismos.

Obtienen atención

Ante una industria emergente donde los proveedores quieren ocupar los primeros puestos en el mercado, las empresas están buscando tácticas para sobresalir. Siemens fundamenta su estrategia al utilizar las cuatro instituciones en México, entre ellas, el Hospital Naval, donde ya tienen instalado alguno de sus sistemas como punto de referencia para demostrar que ya cuentan con tecnología funcional; así, quienes quieran invertir pueden ver con un ejemplo real de lo que son capaces. "Esto es una ventaja competitiva en comparación con quienes aún no tienen clientes", dice Villazón, vicepresidente de Cuidado para la Salud de la empresa .

En Medisist buscan la parte de la innovación, por lo que han ampliado su cartera de servicios, no sólo tienen el ECE sino que trabajan también en soluciones de tipo departamental, que son las que atienden necesidades concretas, como sistemas de información para imagenología o para laboratorio, por ejemplo. Por otro lado, en algunos servicios dan la oportunidad de que sean rentados en vez de que se compren licencias, en beneficio de los hospitales que no cuentan con suficiente capital.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Las instituciones mexicanas de salud se encuentran actualmente en una transición hacia la digitalización. Algunas ya cuentan con el software necesario para operar el ECE y otras comienzan a buscar proveedores. El gobierno plantea una implementación del ECE nacional para 2012.

La carrera hacia la digitalización ya empezó. Yunkap Kwankam tiene razones claras por las que afirma que "la implementación de la telemedicina genera un crecimiento exponencial de la industria mayor a 15% anual y el verdadero crecimiento surge conforme se van acumulando instituciones".

Ahora ve
Este panda disfruta de la nieve en Washington como pocos
No te pierdas
×