México prueba los días de rebajas

Cerca de 180,000 comercios participaron en la versión mexicana del ‘Black Friday’, un fin de semana de descuentos y promociones. Cuál fue el saldo.
el buen fin  (Foto: Alex H.O.)
Ximena Soto Meléndez e Isabel Mayoral

Los comerciales recitaban que ése era el mejor momento para comprar "lo que siempre quisiste o necesitas cambiar". Es decir, artículos que no son de primera necesidad y que para adquirirlos normalmente se tiene que ahorrar. Eran los anuncios de ‘El buen fin' (por fin de semana), una iniciativa de organizaciones empresariales y el gobierno federal para reactivar el mercado interno.

Del 18 al 21 de noviembre, comercios de todo el país tuvieron ofertas especiales. Aunque hay quienes aseguraban que también los abarrotes tendrían descuentos, en realidad las compañías se enfocaron en ropa, calzado, películas, electrodomésticos e, incluso, los automóviles tuvieron rebajas.

"Nosotros empezamos desde el miércoles, pero toda la semana vinieron a pedirnos presupuestos y ahora que empezaron las ofertas, regresan a comprar", aseguraba una vendedora de la tienda de muebles Dico el sábado de ese fin de semana. Y es que tan sólo en el primer día incrementaron su tráfico de clientes hasta un 50%.

Tiendas departamentales, como Liverpool y Sears, utilizaron su sistema de meses sin intereses y porcentajes de descuento, tanto directo como depósito al monedero electrónico.

Las hermanas Arcos se dieron a la tarea de adelantarse a todos y desde el primer día salieron a hacer las compras. "Yo necesitaba hacer un regalo y me esperé hasta hoy para comprarlo, porque pensé que iba a ahorrar", señaló Yolanda. Y para obtener los mejores beneficios, visitaron varias tiendas y compararon precios.

Miriam salió a ver qué ofertas encontraba sin un presupuesto y sin una necesidad específica, al contrario de su hermana Danin, que resaltó la importancia de saber usar las tarjetas bancarias, para no endeudarse de más.

Mientras tanto, los pasillos de todas las tiendas estaban abarrotados de potenciales clientes.

Algunos consideran que no hubo descuentos considerables. "La promoción otorgó ligeros descuentos, se utilizó el crédito, meses sin intereses, gente que se endeudó para tratar de aumentar el volumen (de ventas), sin sacrificar demasiado el margen de ganancia de las empresas", dice José Luis de la Cruz, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey.

"Ni las propias empresas lo tenían contemplado meses antes y no pudieron hacer una planeación financiera adecuada para aplicar promociones de mucho mayor magnitud, además que en México aún no se tiene la cultura de tener altos volúmenes de ventas con bajos márgenes de ganancias". 

Las más de 220 cámaras de comercio participantes en la iniciativa reportaron el lunes que las ventas se incrementaron de 30 a 35%, según Jorge Dávila Flores, presidente de la Concanaco Servytur. En el programa participaron 180,000 empresas y se recibieron más de 4.5 millones de visitas en el portal elbuenfin.org

"La gente salió endeudada este fin de semana, lo cual puede contener un crecimiento de las ventas en diciembre", agrega Gabriel Pérez del Peral, director de la escuela de Economía de la Universidad Panamericana. Según una encuesta de la Profeco, 20% de los consumidores hicieron sus compras con tarjeta de crédito, durante ‘El buen fin'.

Pérez del Peral asegura que "fueron más promociones que rebajas. Los comerciantes estuvieron sacando los saldos acumulados en el año, y el efecto en el crecimiento económico será marginal; quizás el próximo año, con una mejor planeación, pueda tener impacto".

Para los funcionarios públicos, el fin de año se adelantó, dado que como parte de la iniciativa, el gobierno federal pagó una parte del aguinaldo por anticipado (por ley, el aguinaldo se puede entregar hasta el 20 de diciembre de cada año). Erica Lara, una maestra jubilada, recibió su aguinaldo el viernes y lo aprovechó para adelantar sus compras decembrinas. "Hice una lista de mis gastos, los regalos que quiero comprar, cuánto pienso gastar en cada uno y puedo comprar con efectivo, así aprovecho las ofertas y no le cargo a las tarjetas".

El caso de Laura Méndez fue parecido. En cuanto se enteró de las ofertas se dedicó a averiguar qué tiendas participarían y las ofertas que tendrían. "Me iban a entregar mi tanda y decidí utilizarla para comprar un colchón nuevo y utilizar mi crédito en una pantalla plana, que quiero desde hace mucho y está muy barata".

Los reyes del fin de semana fueron los electrónicos, que tenían descuentos sobre el precio normal y pagos divididos en meses sin intereses. Juan Carlos Monzón, vendedor de la tienda de videojuegos Gamers, afirma que las ventas se elevaron tanto que para el sábado en la noche se había quedado sin consolas, mientras que los accesorios y juegos se estaban acabando rápidamente.

La encuesta de la Profeco reveló que 48% de los consumidores buscaban ropa y calzado y 14%, electrodomésticos y aparatos electrónicos (el resto, alimentos y bebidas).

Hubo quien se sintió decepcionado. "Las filas son larguísimas y las ofertas son exactamente las mismas que siempre tienen en esta tienda", se quejó Ivonne Sosa durante el último día de compras en Suburbia.

En cuanto a la cuesta de enero, hay quienes piensan que ahora será cuesta de diciembre. Aún falta por ver cómo reaccionarán los mexicanos ante el endeudamiento prematuro y qué tanto ayudó el adelanto de aguinaldos.

Si la gente fue a comprar artículos que ya tenía planeado adquirir y decidió hacerlo en este momento porque estaban en oferta, "no se genera mayor demanda, simplemente se redistribuye. En vez de concentrarse todo en diciembre se compensa con noviembre", destaca Raúl Feliz, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Feliz agrega que "el punto es saber si como consecuencia del ‘Buen Fin' hubo compras que no se hubiesen hecho de ninguna otra manera, y, en mi opinión, no hubo muchas".

Ahora ve
Sobrinos de la primera dama venezolana son sentenciados a 18 años de prisión
No te pierdas
×