Mujer de poder

En su primera visita a México como directora gerente del FMI se reunió con algunas de las 50 Mujeres más Poderosas de México.
Christine Lagarde  (Foto: Alex H.O.)
Regina Moctezuma

CHRISTINE LAGARDE

Cuando era presidenta de Baker & McKenzie, una de las firmas de abogados más grandes del mundo, Christine Lagarde viajaba con frecuencia a México.

Desde 1999, cuando asumió el cargo, hasta que lo dejó, en 2005, una de sus principales tareas consistía en visitar las 65 oficinas que tenía el despacho en 32 países. Sin embargo, su meta personal era conseguir que cada oficina tuviera al menos a una mujer como socio, pero no lo logró.

"Tuve dos grandes fracasos. Uno en Suiza, específicamente en Zurich, que es la Suiza alemana, y el otro en México", dijo Lagarde, hoy directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), en una cena organizada por Grupo Expansión y el Banco de México, el pasado 29 de noviembre, con las 50 Mujeres más Poderosas de México, y Agustín Carstens, gobernador del organismo financiero.

La única mujer que ha dirigido el despacho con sede en Chicago recordó a una asociada senior en México que tenía mucho talento y a quien animaba para que fuera socia. "Pero un día que fui de visita a México me enteré de que la abogada quería dejar la firma", relató. Le preguntó por qué se iba y ella le contestó que porque nunca iba a llegar a ser socia. "En ese entonces eso era un hecho", dijo Lagarde.

Irina Maslennikova, CEO de Xerox Mexicana, quien estaba sentada frente a Lagarde en el comedor para 50 personas del Banco de México, le comentó que el despacho ya tiene una socia en México. "¡Eso ya es muy bueno!", contestó Lagarde, emocionada de que su esfuerzo se haya concretado.

En 2005, el mismo año en que Lagarde dejó el timón de Baker & McKenzie para ser ministra de Comercio Internacional de Francia, el despacho nombró a su primera socia en México. Sin embargo, seis años después sigue siendo la única entre 25 socios en todo el país.

Pero Lagarde le encontró el lado positivo. "El que finalmente una mujer haya sido designada como socia es una señal de que siempre hay esperanza y de que nunca debemos darnos por vencidas", les dijo a las mujeres que la acompañaban en la mesa.

Tomadoras de decisiones

Las mujeres más influyentes de los negocios en México recibieron información clave para guiar sus empresas a través de la actual tormenta económica.

"Supongo que como directoras generales, directoras de finanzas, de desarrollo estratégico, de ventas, de mercadotecnia y emprendedoras, quieren saber lo que está sucediendo en la economía mundial y les puedo dar una idea general de cómo se van a comportar las distintas regiones", les dijo la directora gerente del FMI.

A cambio les pidió que ellas le compartieran una perspectiva de sus empresas: de dónde vendrán las ventas, en qué están invirtiendo, cómo están planeando su presupuesto para 2012, qué programas de investigación y desarrollo están implementando y cómo ven el futuro.

"La situación de la economía global no es una foto agradable", continuó Lagarde, y reconoció que Europa está causando mucha preocupación en otras regiones. "Es un círculo vicioso de falta de confianza", advirtió.

Pero destacó que México tiene políticas fiscales y monetarias sólidas que lo han convertido en un ejemplo para la región y para el mundo, sobre todo porque es un país que está en transición, que está emergiendo, y que ha vivido muchas crisis. Y destacó a Carstens como uno de los responsables de dicha solidez. "Agustín es un tesoro para su país", dijo.

Lagarde recomendó que México se enfoque en desarrollar el mercado interno para depender menos de las exportaciones, lo que para Sandra Sánchez, directora de la farmacéutica Amgen en México, y otra de las invitadas a la cena, es clave, pues opina que la estrategia sugerida para México debe aterrizarse en las empresas para que la confianza se restablezca en todos los niveles.

Por su parte, Gabriela Hernández, CEO de General Electric México, se quedó con la confianza de que las cosas se van a resolver. "Es un entorno difícil pero hay señales claras de que tiene solución, una de ellas es el cambio en el liderazgo en los países europeos con problemas económicos serios", comentó. Mientras que Nicole Reich, presidenta de Scotiabank, prefiere ahorrar para los días lluviosos, pues se quedó con la impresión de que la crisis aún va a durar.

En el mismo camino

"Me tienen impresionada", les dijo Christine Lagarde a las mujeres sentadas a su alrededor, entre quienes también se encontraban Marisela Morales, procuradora general de la República, e Irene Espinosa, tesorera de la Federación.

Antes de la cena, Lagarde había leído los perfiles de las asistentes y se sintió identificada. "Siempre es una lección de humildad estar frente a un grupo de mujeres que han tenido momentos difíciles para crecer profesionalmente, que han mostrado determinación, sin sentirse apenadas por su ambición, y que tienen la autoestima para hacerlo", les confesó.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero la labor de las mujeres en la carrera profesional  no termina cuando llegan a la cima, al contrario, lo importante es que apoyen a las que están a su alrededor y abajo.

Así lo ha hecho Lagarde y lo mismo le pidió a sus escuchas. "Recuerden que Madeleine Albright, ex secretaria de Estado de EU, decía que hay un lugar especial en el infierno para las mujeres que no ayudan a las demás mujeres. Y tenía mucha razón", concluyó la primera mujer que dirige el FMI.

Ahora ve
Colombia captura a Juan Carlos Mesa, uno de los narcotraficantes más buscados
No te pierdas
×