Cambio de chip

Telecomm comenzó con la implementación de telefonía celular en comunidades con menos de 5,000 habitantes. La idea es que funcionen como monederos electrónicos.
1083 picf019a  (Foto: Adán Gutiérrez)
Didier Ramírez

Casi al finalizar 2011, Natalia, encargada de la oficina de Telecomunicaciones de México (Telecomm Telégrafos) en Santiago Nuyoo a 240 kilómetros de  Oaxaca capital, recibió las primeras llamadas en su teléfono móvil, servicio que no provee ninguna de las compañías comerciales de telefonía celular, sino el gobierno federal en su calidad de operador de redes de telecomunicaciones, facultad que le fue concedida por el Ejecutivo el año pasado.

Santiago Nuyoo, fue el punto de arranque de la estrategia de Telecomm Telégrafos para cubrir con telefonía móvil las localidades con menos de 5,000 habitantes, que en México suman 30,000, constituyendo una población aproximada de 30 millones de personas.

Pero el objetivo de la dependencia no radica sólo en ser un operador telefónico. La meta de esta iniciativa se centra en implementar un esquema de pagos móviles en estas comunidades aisladas, que haga accesibles las operaciones financieras.  "Queremos apostar a la inclusión al sector financiero a 30 millones de personas", asevera Hernán Garza Villarreal, director Comercial del organismo.

Los poblados con menos de 5,000 habitantes en el país, mantienen una constante de estar alejados y ser de difícil acceso. Bajo esta perspectiva, los pobladores de las comunidades tienen que trasladarse largas distancias para obtener esquemas financieros básicos, como pagos de remesas o servicios y el cobro de programas sociales; todas, operaciones que pueden ejecutarse bajo el esquema de pagos móviles.

Larga distancia

En abril del 2011, por medio de un decreto, el Ejecutivo dio la facultad a Telecomunicaciones de México de convertirse en operador de telefonía móvil. Para dar certeza, en noviembre la Cámara de Diputados aprobó de manera unánime la modificación al artículo 4º de la Ley de Telecomunicaciones, que dejaría asentada esta facultad y no depender de decisiones de gobierno. Está pendiente su ratificación en el Senado.

"Los grandes operadores de telecomunicaciones, no muestran ningún interés en ingresar (a las comunidades rurales) pues no es comercialmente rentable", refiere la diputada Sofía Castro, titular de la iniciativa en referencia, por lo que se justifica la viabilidad para que lo haga Telecomm.

En tanto, el plan de Oaxaca se comenzó a implementar con 100 familias a las que se entregaron 100 teléfonos celulares operados por Telecomm, asociados a las cuentas bancarias MiFon de Banorte, a través de las cuales se puede ejecutar el programa de pagos móviles. El proyecto contempla 400 equipos en un programa que se evaluará al final de abril, para extenderlo a un mayor número de comunidades, por definir.

Cuestión de convergencia

Familiarizado con los celulares, pero no como dispositivo de pago, Carlos Ortiz, de Santiago Nuyoo, se convirtió en el primer usuario de los pagos móviles implementados por Telecomm en este poblado, al realizar una transferencia por 200 pesos y consultar su saldo, a través del envío de un mensaje de texto.

A partir de la señal de telefonía satelital que genera Telecomm, ésta llega a las comunidades rurales y se convierte  en telefonía celular local. El número de teléfono se asocia a un número de cuenta bancario, y en ese momento está en capacidad de operar como medio de pago.

Las operaciones iniciales son transferencias entre cuentas MiFon y consulta de saldo; lo siguiente a integrar son el pago de servicios y las recargas de saldos para celulares. "Hay un mercado de millones de mexicanos que no tiene servicios financieros que por sus características pueden ser atendidos", describe Héctor Ábrego, director general adjunto de Canales Alternos de Banorte.

En la primera etapa se entregaron para el proyecto de Telecomm 100 teléfonos celulares y 100 cuentas asociadas. El objetivo en el primer trimestre es complementar 400 equipos y cuentas, en una población de 1,100 personas. De acuerdo con Hernán Garza, estos gastos corresponden al presupuesto de la dependencia y a un acuerdo con proveedores para proporcionar los equipos al plan piloto.

Jorge Monge, director de Banca Corresponsal de BBVA Bancomer, comenta que el proyecto de Telecomm será una vía para afianzar el esquema de corresponsalías que mantienen el sistema de comunidades rurales. "La importancia del esquema lo visualizamos en que actualmente tenemos 7,000 puntos con corresponsales y para 2015 estimamos alcanzar 30,000".

Mensaje correcto

Después de desembolsar poco más de 1,200 chelines kenianos (unos 15 dólares) para obtener un teléfono móvil como monedero electrónico, y cargar 3,500 chelines (40 dólares) de crédito, Hernán Garza se dirigió a la primer tienda de la calle para adquirir, a través de este dispositivo, una coca-cola, por la cual le restaron 100 chelines por el costo de producto y 15 de comisión. En Kenia los pagos móviles tienen una experiencia de cuatro años.

Ese modelo es el que persigue el proyecto de Telecomm en Santiago Nuyoo y después extenderlo a otras comunidades con menos de 5,000 habitantes. "Aplicar dinero móvil a la base de la pirámide es participar de la economía de la comunidad. Queremos estar en donde hay una falla de mercado; las telefónicas no están en esos poblados a menos de que se encuentre a pie de carretera", agrega Garza.

El potencial de negocio es evidente, ya que son comunidades a donde llegan recursos. Bimestralmente el programa Oportunidades de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) entrega 7,587 millones de pesos (MDP) en ciudades con menos de 5,000 habitantes, 658 MDP en poblaciones con 5,000 a 10,000, y 3,000 MDP en comunidades con más de 10,000 pobladores.

El 30% de las operaciones efectuadas por Telecomm corresponden al pago de aportaciones sociales, principalmente Oportunidades. Salvador Escobedo, coordinador nacional de este programa, comenta que cuando se buscó bancarizar 6.5 millones de usuarios de este esquema, se evaluó el modelo de pagos móviles para entregar los apoyos, pero debido a que 60% de la población no tiene cobertura de telefonía celular, no resultó ser una opción válida por el momento, pero conforme madure se podría incorporar.

El rubro principal al que se destinan los apoyos del pago de Oportunidades está relacionado con temas de alimentación. "(Las personas de las comunidades rurales) ya no tendrían que trasladarse horas para realizar el retiro de sus cuentas en cajeros automáticos, dice Garza". En este esquema no sería necesario realizar retiros de efectivo, ya que a través de los celulares podrían disponerse de los recursos para el pago de bienes y servicios.

Para David Pons, director de Servicios y Ecosistemas de Nokia México, es complejo definir si este esquema detonaría la venta de equipos celulares en el país. Lo que se tiene identificado es que la mayor parte de los equipos están en posibilidad de soportar este tipo de transacciones; "basta con que pueda enviar mensajes de texto".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Para Hernán Garza, la implementación de pagos móviles   permitirá realizar la transacción de cualquier producto o servicio, como los microseguros o ventas de boletos de avión, operaciones que ya se generan en sus oficinas.

En abril, Iké Asistencia comenzó con un programa de microseguros en este tipo de comunidades, en los primeros meses promedió 3,500 pólizas mensuales y en diciembre alcanzó 7,000. "La implementación de pagos móviles permitirá reducir las barreras de acceso que se tiene en esas comunidades; para adquirir este tipo de productos", comenta Yolanda Ortiz, directora comercial de la aseguradora.

Ahora ve
La Cumbre de la OMC terminó prácticamente sin acuerdos en Buenos Aires
No te pierdas
×