El CEO que 'cumple sueños' en Microsoft

Para tener ventas por 1,000 mdd en 2014, Juan González impulsa el plan de vida de sus directivos.

Receta para ser un líder en equilibrio

1
Según Juan González los 4 pilares del éxito de una empresa son: su gente, sus clientes y socios, crecimiento y productividad, impacto e inversión y un modelo de excelencia operacional. (Foto: Ramón Sánchez Belmont)
microsoft  (Foto: Ramón Sánchez Belmont)

Juan Alberto González Esparza, CEO de Microsoft México, asegura a la revista ExpansiónCEO de marzo-abril de 2012 que el secreto de su desempeño óptimo se debe a cuatro pilares en los que basa su vida:

4 pilares para la vida exitosa 

  • El personal. Sin importar lo ocupado que esté, siempre procura tomarse tiempo para sí mismo y está comprometido en darse una hora diaria para pensar y reflexionar.
  • El profesional. Aprecia estar en foros donde puede aprender cosas nuevas que le agreguen diversidad y contextos diferentes. Para desarrollarse profesionalmente suele estudiar dos veces al año.
  • El familiar. Procura mantener un equilibrio entre trabajo y vida personal, una tarea difícil considerando lo mucho que viaja a lo largo del año y el trabajo fuera de casa cuando está en el país.
  • El espiritual. Lo desarrolla todo el tiempo, aun cuando no le dedica un espacio particular en su vida diaria.

El CEO también menciona para la revista los cinco ejes bajo los cuales se debe regir una firma exitosa, cada uno de los cuales funciona como resultado del anterior, formando una cadena:  

4 pilares para la empresa exitosa

  • La gente. Debes aspirar a tener un ambiente de diversidad e inclusión para innovar, atender mejor a tus clientes y tener una representatividad del mercado.
  • Clientes y socios.  Sólo con clientes de calidad y satisfechos puedes aspirar y avanzar al tercer pilar.
  • Crecimiento y productividad. Si tus socios de negocios y clientes consumen mucho tus productos y te recomiendan, puedes desarrollar crecimiento y aumento de productividad estable.
  • Impacto e inversión. Así, puedes hacer otras inversiones, pensar en cómo impactar el país, en el desarrollo social, traer tecnologías, hacer inversiones.
  • Modelo de excelencia operacional. Es la base para poder desarrollar y aprovechar a los demás.

Más que un trabajo, un plan de vida

2
El CEO Juan González Esparza, pide a los miembros de su equipo identificar sus propósitos, de vida y en la empresa, y tienen que entregarle un plan de desarrollo profesional en el que establecen sus metas. (Foto: Duilio Rodríguez)
duilio  El CEO Juan González Esparza, pide a los miembros de su equipo identificar sus propósitos, de vida y en la empresa, y tienen que entregarle un plan de desarrollo profesional en el que establecen sus metas. ✓  (Foto: Duilio Rodríguez)

Juan Alberto González Esparza, director general de Microsoft México, tiene como desafío hacer que su empresa venda 1,000 millones de dólares en 2014, y su estrategia es rodearse de un equipo de directivos productivos, con planes profesionales y personales claros y alineados con la firma.

El CEO, de 44 años, pide a los miembros de su equipo identificar sus propósitos, de vida y en la empresa, según un artículo de la revista ExpansiónCEO, en su edición marzo-abril de 2012. Todos le entregan un plan de desarrollo profesional en el que establecen sus metas.

Para Katia Villafuerte, directora de la licenciatura en Psicología Organizacional del Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe, este tipo de práctica empresarial es parte de una tendencia que ve a los empleados como humanos.

Microsoft también utiliza otros programas de formación. Con estas prácticas ha logrado que sus directivos obtengan el 70% de su aprendizaje por medio de su trabajo, 20% a través de mentores y coaches, y 10%, vía cursos.  

Con ‘Leadership Program' (Programa de liderazgo) la firma entrena a sus dirigentes en otros países y los prepara para mayores responsabilidades. La idea es exponerlos a distintas realidades.

Hay dos rutas de desarrollo: una tecnológica, que consiste en asignarle temporalmente al director algún producto para que se familiarice con él y luego haga una propuesta creativa para mejorarlo; y una de negocios, basada en la capacitación del líder mediante su transferencia a subsidiarias en otros países. Éste último fue el caso de González Esparza, quien antes de ser CEO de Microsoft México en 2007, dirigió las oficinas en Perú y Colombia, así como la región andina.

"La forma de crecer es haciendo crecer a su gente y la manera de hacerlo es darte más responsabilidad", dice Joel Cano, ex director de Mercadotecnia para el Caribe y América Latina de Microsoft.

Los directores también pueden colaborar fuera de su área laboral para tener otras experiencias dentro de la firma y cuentan con la opción de realizar un programa corporativo de coaches para conseguir desarrollarse más rápidamente.

Un director que conoce el cambio

3
En el último reporte fiscal de 2012, Microsoft registró utilidades por 6,400 millones de dólares. (Foto: Reuters)
microsoft-RT.jpg  (Foto: CNN, )

Juan Alberto González Esparza, director de Microsoft México desde julio de 2007, sabe que para ser un empresario exitoso debe ser capaz de adaptarse a todo tipo de contextos, de acuerdo con la revista ExpansiónCEO de marzo-abril de 2012.
Graduado de la licenciatura de Ingeniería Cibernética y Ciencias Informáticas de la Universidad La Salle de México, comenzó su carrera siendo gerente de ventas para el sector financiero de Microsoft México en 1994.

Posteriormente, como parte de la estrategia de Microsoft de enviar a sus directivos a vivir experiencias en el extranjero, fue asignado para dirigir la oficina de Perú y luego la de Colombia. Más tarde estuvo a cargo de la dirección de la región andina compuesta por Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.

Mauricio Santillán, ex vicepresidente de Microsoft México, explica que los estímulos que reciben los directivos de la firma para ser atosuficientes, generan en ellos habilidades como: adaptabilidad, empatía, así como la capacidad para integrar equipos de alto desempeño, para integrarse a otras culturas y a otras formas de hecer negocios.

González Esparza ha aprendido que mientras se está en otro país, el directivo debe adoptar las metas de la subsidiaria local y de la comunidad en general. Además, debe sincronizarse con las iniciativas de la sociedad y apoyarlas en foros, discursos y presentaciones.

Mientras estuvo en Colombia, que en ese entonces padecía la violencia de la guerrilla, se esforzó en cambiar la imagen del país frente al mundo, participando en causas sociales. Asegura que obtuvo lecciones valiosas que ahora aplica para promover a México, en el contexto de la inseguridad.

Resalta que siempre se pueden encontrar las fortalezas de negocio de cada país, y el empresario debe conocerlas para exponerlas ante los inverisionistas. 

Afirma que México ofrece oportunidad de crecimiento, pues aunque la población suma 112 millones de personas, existen 34.9 millones de usuarios de internet, según el estudio 'AMIPCI 2010 de Hábitos de los usuarios de internet en México'. Además el país tiene un bono demográfico: el promedio de edad de la población es una ventaja competitiva.