La guerra del pollo

La modesta compra de una productora en Arkansas abre la posibilidad de que Bachoco tenga una mayor participación en el mercado de EU. Sus competidores se ponen en guardia.
Marco Núñez

En la última noche de 2011 un suceso ocurrido en Arkansas daba la vuelta al mundo: la muerte de 3,000 mirlos de alas rojas que habían caído, inexplicablemente, del cielo. Allí, mientras expertos en la vida silvestre trataban de entender la tragedia aviar, Bachoco, la empresa líder en la producción de pollo en México, iniciaba operaciones para atacar un mercado que hoy es controlado por dos gigantes: Tyson Foods y Pilgrim's Pride.

Al tiempo que las autoridades de esta región ubicada en el sur de Estados Unidos tratan de resolver el misterio -que, según las investigaciones, pudo ser provocado por un rayo de gran magnitud-, Bachoco arranca en esta misma zona su plan para atacar un mercado valuado en 12,300 millones de dólares (MDD), que va en ascenso y que le podría abrir brecha para aumentar sus exportaciones.

El 2 de noviembre de 2011, Bachoco concretó la adquisición por 95 MDD de OK Industries, una empresa familiar que procesa 2.5 millones de pollos por semana (de un mercado de 150 millones), y que registra ventas anuales promedio por 600 MDD. Con sede en la ciudad de Fort Smith, cuenta con instalaciones en River Valley, Arkansas, y también en Oklahoma.

OK Industries no aparece en el Top Ten de las empresas productoras de pollo en Estados Unidos, pero quienes siguen el comportamiento de esta industria sostienen que esta adquisición, por muy pequeña que parezca, es el preludio de la guerra por el pollo en ese país, ya que Bachoco desplegará toda su experiencia cultivada desde hace más de casi 60 años (fue fundada en 1952, en Ciudad Obregón, Sonora), para arrebatar mercado.

"(Esta operación) la tenemos que ver desde el contexto que México, Estados Unidos y Canadá están avanzado en un proceso de integración. Las buenas empresas están concibiendo el negocio como un mercado regional. Bimbo, Cemex, Vitro y otras ya lo hicieron. Bachoco lo está entendiendo", expresa Ernesto Cervera, director general de Grupo de Economistas Asociados.

Bachoco entra a la pelea en Estados Unidos, el segundo mercado más importante en la producción y venta de pollo, detrás de Brasil. De acuerdo con datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, su consumo per cápita es de 43.3 kilos por persona (cuando en México es de 29.4); de 1997 a 2008, sus consumidores incrementaron su gasto en pollo de 109 dólares por persona a 147.29, y se espera que este gasto pueda aumentar 22.8% hacia 2020.

Después de varios intentos para incursionar en este mercado, la familia Bours, dueña de Bachoco, pone el pie en Arkansas para que, a partir de ahí, inicie su plan de conquista de un mercado encabezado por Pilgrim's Pride y Tyson Foods, que poseen 25 y 20% del mercado, y alberga a 40 millones de hispanos, de los cuales 66% es de origen mexicano y que no le hace el feo al pollo. "El mercado hispano demanda productos mexicanos", dice Chris Wright, editor de elsitioavicola.com.

El objetivo

Arkansas, al margen del funesto evento en el que miles de aves se desplomaron en un área de aproximadamente kilómetro y medio, es tierra amable para la producción de pollo. El 40% de su territorio es ocupado por granjas, y es el mayor productor de soya, trigo y sorgo (este último, uno de los principales alimentos del pollo, junto al maíz amarillo). Además, los vientos del sur impiden los inviernos excesivamente fríos; en verano registra temperaturas de hasta 27 °C. Las lluvias se concentran entre mayo y diciembre y el otoño es generalmente seco. Todo ello beneficia las actividades agrícolas.

Víctor Valdés, investigador en Avicultura de la Universidad de Chapingo, considera que estas características incidieron en la compra de OK Industries por parte de Bachoco, ya que el clima y la geografía favorecen la producción de pollo; junto con el hecho de tener una planta en Estados Unidos, para contrarrestar los ‘latigazos' del tipo de cambio y el alza de las materias primas, como el maíz amarillo, que México tiene que exportar desde Estados Unidos. "La apuesta, por lo visto, es abaratar los costos de producción para que Bachoco sea más competitiva", afirma.

En su opinión, si se toma en cuenta que la alimentación representa 60% del costo de producción, Estados Unidos tiene más ventajas que México en sus procesos de producción, lo cual hace que el costo sea entre 8 y 10% más elevado en México por el precio de los insumos. "Mientras los estadounidenses requieren menos de dos kilos de alimento para producir un kilo de carne, en México se requieren 2.5". En contraste, la única ventaja competitiva de México es el costo de su mano de obra.

Expansión buscó a Bachoco, pero no fue posible conocer su postura. Sin embargo, sus intenciones de incursionar en Estados Unidos datan de 2008, cuando en las carreteras de Houston se observaban anuncios con huevos usando sombreros y cananas con un mensaje en inglés que traducido decía: "Huevos a la mexicana". En ese entonces, firmó un convenio con Cal Maine Foods, el mayor productor de huevo de Estados Unidos, para distribuir su producto en las 50 tiendas Fiesta en Houston, Dallas, Austin y San Antonio.

Después, la crisis financiera de finales de la década pasada cobró una víctima en la industria: Pilgrim's Pride, una compañía que empleaba a 48,000 trabajadores en 35 plantas procesadoras de pollo y 11 instalaciones más de preparación de alimentos. Los altos costos de los insumos y su deuda generada luego de adquirir la compañía Gold Kist, una productora de pollo ubicada en Atlanta, Georgia, la llevó a la bancarrota.

En ese momento, Bachoco vio la oportunidad que esperaba para ingresar a las grandes ligas del mercado estadounidense, pero no contaba con que JBS, de Brasil, el mayor productor de carne de res del mundo, también se interesaba por Pilgrim's Pride, y antes de que Bachoco pudiera hacer algo desembolsó 800 MDD por sus activos y 1,500 MDD adicionales en deudas.

Wright sostiene que este evento, lejos de desmotivar a Bachoco, alimentó más sus deseos de llegar a Estados Unidos. "La empresa mexicana se dio cuenta de que, más allá del grosor de su cartera, tenía la experiencia para competir en uno de los mercados más grandes del mundo".

OK Industries apostará a mejorar su proceso de producción y, a largo plazo, a exportar a otros mercados, sobre todo a Asia. Wright afirma que Bachoco producirá "pollo a la estadounidense", lo que implicará reducir los costos de producción de un pollo, que actualmente lleva 12 semanas; así como tener a la mano el maíz y el sorgo (60% de la base de alimentación de las aves), que en 2011 alcanzaron un precio de 3,500 pesos por tonelada de sorgo y de 4,200 de maíz, lo que disparó los costos de producción.

El efecto México

Al sur, la pelea por el mercado también ha tomado otro cariz. La Secretaría de Economía (SE) trabaja un caso de antidumping por ‘discriminación de precios' en contra de Tyson Foods y Pilgrim's Pride, presentado por 45 productoras de pollo en México, encabezadas por Bachoco. La acusación central radica en la supuesta importación de pollo a un precio más bajo de lo estipulado, con base, justamente, en el costo de producción. "La disputa es por un dumping de margen mayor a 2%", informa un funcionario involucrado en el caso.

Aunque en México no existen mediciones oficiales sobre la distribución del mercado, se estima que Bachoco es el líder, con 30% del mercado, Tyson Foods y Pilgrim's Pride suman 50%, mientras que el resto está pulverizado en productores del sureste del país: Jalisco, Puebla y Veracruz, principalmente.

En medio de esta demanda antidumping, los productores nacionales impulsan, con el apoyo del gobierno federal, un proyecto exportador que planea llevar piernas y muslos a Japón; pollos y gallinas enteras a Congo, Hong, Kong y Angola; así como preparaciones alimenticias de pollo a Estados Unidos, Guatemala, El Salvador y Cuba. En 2010 (según cifras disponibles), México exportó 1.4 millones de toneladas de pollo, principalmente a Rusia y China, lo que representa 19% de las exportaciones avícolas (como carne de gallina, huevo y ovoproductos).

El reto de toda la industria será contrarrestar los "momentos críticos" derivados del incremento de los granos,  dice José Manuel Arana, director general de Tyson México. "Por eso es que las diferentes empresas están buscando formas de bajar costos para generar flujo y, aunque las perspectivas de la industria son buenas, todo dependerá de la presión de la demanda".

En el fondo, los expertos refieren que esta historia representa una lucha de vencidas entre los grandes competidores, donde la industria mexicana está a la zaga en cuanto a su tecnificación. Un dato se pone sobre la mesa: los productores nacionales no generan alimentos procesados del pollo, sino simplemente se dedican a la producción avícola. "En ellos nos llevan una gran ventaja", dice un consultor de Bachoco, que pide no ser identificado.

En conclusión, se dice que estos movimientos responden a los efectos de la competencia, que obligarán a los contendientes a ser más eficientes en sus procesos de gestión. "La guerra está en su apogeo y quien no sea eficiente, estará en serios problemas", concluye Valdés, de Chapingo.

VICTORIAS Y PÉRDIDAS
Desde hace cuatro años, Bachoco ha intentado incursionar de algún modo en Estados Unidos.
2008 Abril. Bachoco anuncia su ingreso a Estados Unidos mediante la venta de huevo producido en Texas por parte de Kal Maine Foods, para ser distribuido en 50 tiendas de Fiesta Mart.
2009 Septiembre. Bachoco pierde ante JBS de Brasil la compra de 64% de la empresa en quiebra Pilgrim’s Pride. El monto de la operación es por 800 millones de dólares, más deuda.
2010 Julio. Bachoco encabeza una denuncia, aún sin resolver, por prácticas desleales de antidumping en contra de importadores de pierna y muslo de pollo de Estados Unidos.
2011 Noviembre. Bachoco adquiere la empresa familiar OK Industries, radicada en Arkansas, por 95 millones de dólares. Con ella, ingresa de lleno al mercado estadounidense.

Ahora ve
México es la cuna de la nochebuena, la flor de la Navidad
No te pierdas
×