Crecer para innovar

La inventiva parece estar en las grandes empresas, y no en las pequeñas como muchos creen.
The Economist

Hay quienes dicen que beber no es algo ni inteligente ni grande. Viz, una revista británica de historietas, resolvió ese debate con una carta de un lector  que decía: "Bebo 15 pintas de cerveza por día, mido 1.92 centímetros y soy profesor de física teórica". Sin embargo, hay otra pregunta sobre el tamaño y la inteligencia que necesita resolverse. ¿Las grandes empresas son los mejores catalizadores de la innovación o las empresas pequeñas son mejores?

Joseph Schumpeter, a quien rendimos homenaje con este texto, argumentaba a favor de ambos aspectos de este debate. En 1909 dijo que las empresas pequeñas eran más creativas. En 1942 se retractó.  Las grandes empresas tienen mayores incentivos para invertir en productos nuevos, explicó, porque pueden venderlos a más personas y obtener mayores recompensas más rápidamente. En un mercado competitivo, las invenciones se imitan rápidamente, por lo tanto, a menudo la inversión de un inventor pequeño no logra cosechar sus frutos.

En la actualidad0, el segundo argumento de Schumpeter parece anticuado: las personas suponen que los pequeños emprendimientos son creativos y que las grandes empresas son lentas y burocráticas. Pero esto es una simplificación extrema, dice Michael Mandel, del think tank Progressive Policy Institute.  En un nuevo reporte sobre "escala e innovación", concluye que la economía actual favorece las grandes empresas sobre las pequeñas. Hay una vuelta a lo grande, tal como ha argumentado esta publicación. Y lo grande es inteligente por tres razones.

En primer lugar, sostiene Mandel, el crecimiento económico está cada vez más impulsado por los grandes ecosistemas tales como los que rodean el iPhone de Apple o el sistema operativo Android, de Google. Estos ecosistemas necesitan ser manejados por una empresa central que tiene la escala y las habilidades para brindar liderazgo tecnológico.

Segundo, con la globalización, el tamaño tiene más valor que nunca antes. Para recoger los frutos de la innovación, ya no es suficiente ser una empresa grande para los estándares estadounidenses. Se necesita ser capaz de estar a la altura de los gigantes del mundo emergente, muchos de los cuales están respaldados por algo más grande aún: el Estado.

Tercero, muchos de los desafíos más importantes para los innovadores incluyen  amplios sistemas, tales como el de educación y del cuidado de la salud, o problemas gigantes, como el calentamiento global. Para hacer un cambio relevante en un sistema complejo, generalmente se necesita ser grande.

Si este argumento es verdadero, tiene profundas implicaciones para los responsables de la elaboración de políticas (si bien Mandel no lo explica en detalle). Los gobiernos de Occidente están obsesionados por promover a las pequeñas empresas y por impulsar los ecosistemas creativos. Pero si la clave para la innovación está en las grandes empresas, ¿por qué no nos concentramos más bien en la creación de líderes nacionales? Los entes reguladores antimonopolio han hecho su mayor esfuerzo por desbaratar la creación de monopolios (por ejemplo, evitando que la empresa de telecomunicaciones AT&T asumiera el control del brazo estadounidense de T-Mobile). Pero si un gigante tiene más probabilidades de ser innovador que dos compañías más pequeñas, ¿por qué no permitir que se produzca la fusión?

¿Qué deberíamos tomar del argumento de Mandel? Tiene razón de que el viejo argumento de "lo pequeño es innovador" parece anticuado. Muchos de los ganadores en la nueva economía son empresas que alguna vez fueron consideradas como pequeños emprendimientos audaces, pero desde entonces crecieron para convertirse en gigantes, como es el caso de Apple, Google y Facebook (hace unos meses, Apple era la empresa más grande del mundo que cotiza en la Bolsa en términos de capitalización bursátil). Las empresas estadounidenses con 5,000 empleados o más gastan dos veces más por trabajador en investigación y desarrollo que las que cuentan con 100-500 empleados, lo cual demuestra que posiblemente Google y Facebook cosecharon ganancias colosales por ser creadores de mercados en vez de tomadores de mercados ya creados.

Dejen crecer

Las grandes empresas tienen una ventaja significativa al momento de reclutar el recurso más valioso en la actualidad: el talento. (Los recién graduados tienen deudas, y muchos prefieren la certeza de un sueldo a la lotería de embarcarse en un emprendimiento.) Las grandes firmas están mejorando su habilidad para evitar el estancamiento burocrático: están igualando sus jerarquías y abriéndose a las ideas que provienen de todas partes. La mayoría de las ideas del gigante de productos para el consumidor Procter & Gamble provienen de fuera de sus oficinas. Sir George Buckley, director de 3M, una gran empresa con 109 años de historia de innovación, sostiene que firmas como la suya pueden combinar las virtudes de la creatividad y de la escala. 3M suele realizar muchos experimentos pequeños, como si fueran emprendimientos. Pero también pueden combinar las tecnologías de una amplia gama de áreas y, si la idea se propaga, se pueden reunir vastos recursos para alimentar las llamas de la innovación.

Sin embargo, hay dos objeciones al argumento de Mandel: La primera es que si bien las grandes compañías a menudo sobresalen en la innovación incremental (esto es, en el agregado de detalles a los productos existentes), se sienten menos  cómodas con la innovación  disruptiva, el tipo de innovación que cambia las reglas del juego. Las grandes empresas celebradas por Schumpeter en su primera etapa a menudo desechaban las nuevas ideas que amenazaban las líneas de negocios ya establecidas, como hizo AT&T con el marcado automático. Mandel dice que las grandes organizaciones serán las encargadas de resolver los problemas más acuciantes de Estados Unidos: el cuidado de la salud y la educación.

Pero a veces las mejores ideas surgen como pequeñas ideas, se expanden ampliamente y luego se transforman en sistemas completos. Facebook se inició como un medio para que los estudiantes de una sola universidad se mantuvieran comunicados. Actualmente tiene más de 800 millones de usuarios.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La segunda es que no es importante si una empresa es grande o pequeña, sino su crecimiento. El progreso tiende a surgir de las organizaciones con alto nivel de crecimiento. Las mejores pueden adoptar una buena idea y usarla para transformarse de embriones en gigantes en unos pocos años, como lo han hecho Amazon y Google. Este tipo de empresas de alto crecimiento genera muchos empleos: en Estados Unidos, sólo 1% de las compañías genera aproximadamente 40% de los nuevos empleos.

Los políticos deberían dejar de satanizar las grandes empresas y de tener una visión sentimental sobre las pequeñas: la economía necesita de ambas. Pero no deberían permitir que su nueva apreciación de las grandes compañías degenere en una tendencia a inclinarse por las empresas nacionales líderes. Son este tipo de organizaciones las que generalmente absorben los subsidios y desplazan a las empresas más pequeñas y creativas.  Tampoco deberían comenzar a tolerar los monopolios. La clave para promover la innovación (y la productividad en general) se basa en permitir que las nuevas compañías vigorosas crezcan para pasar a ser grandes empresas, y que las ineficientes desaparezcan. Schumpeter nunca tuvo dudas con respecto a este punto.

OPORTUNIDADES PARA INNOVAR
Tanto las grandes como las pequeñas empresas cuentan con ventajas para innovar, propias de su tamaño.
Ventajas de las grandes organizaciones
● El crecimiento económico está impulsado por los grandes ecosistemas.
● Con la globalización el tamaño tiene más valor.
● Para hacer un cambio relevante en un sistema complejo, generalmente se necesita ser grande.
Ventajas de las pequeñas compañías
● La innovación es disruptiva. A veces las mejores ideas surgen como pequeñas ideas, se expanden ampliamente y luego se transforman en sistemas completos.
● No es importante si una empresa es grande o pequeña, sino su crecimiento.
Ahora ve
Barack Obama sorprende a niños con una bolsa gigante de regalos
No te pierdas
×