A prueba de balas

Ludwig Hochstrasse encontró su nicho en la especialización del transporte de carga con tractocamiones blindados y dio el salto a 50 unidades.
1086 picf019  (Foto: Ramón Sánchez Belmont)
Regina Reyes-Heroles C.

Ludwig y su familia tuvieron por años una empresa de transporte de personas que vendieron en 2007. Fue entonces cuando Ludwig pensó incursionar en la carga, aunque no conociera bien el negocio.

A inicios del año 2008, Ludwig Hochstrasse decidió, con ayuda de su padre, Fred A. Hochstrasse, emprender Tractocarga, una empresa de transporte de carga.

Con una inversión inicial de 8 millones de pesos adquirieron a crédito 14 unidades.

"Compramos las unidades, las pintamos, conseguimos operadores y abrimos la empresa. El problema fue que no teníamos un solo cliente, lo más importante", dice Ludwig, director general de Tractocarga.

La compañía transportó productos de siembra de clientes pequeños y con comisionistas. Pero al analizar el contexto de inseguridad que iniciaba en México encontraron su nicho: tractocamiones blindados. 

En 2009 blindaron sus vehículos y buscaron clientes dispuestos a pagar el sobrecosto de una unidad blindada y con monitoreo constante.

Un tractocamión de Tractocarga puede viajar de la Ciudad de México a Tijuana sin necesidad de pararse -tienen cuatro tanques de gasolina-, y cuentan con dos operadores y baño.

Uno de los beneficios de este nicho es que "eran muy pocos los que proveían un servicio con unidades blindadas", explica Hochstrasse. Aun así, compiten con firmas gigantes, como Transportistas Unidos Mexicanos (TUM), que cuenta con unas 2,000 unidades, o Logis, de tamaño similar al de Tractocarga.

En 2010, Hochstrasse firmó un primer contrato con un cliente grande, una empresa de telefonía. 

Hoy sus principales cargas son de cigarreras y electrónicos.

En cuatro años, Tractocarga se ha consolidado al pasar de una empresa de 20 empleados a una de 120. Actualmente cuentan con 50 unidades y tendrán 30 más a finales de 2012.

Su meta final es contar con 250 unidades en unos tres a cinco años. "No queremos crecer más porque así podremos mantener el trato personal a nuestros clientes", dice Fred A. Hochstrasse, presidente del consejo.

Ludwig Hochstrasse Lic. en Mercadotecnia, Universidad Anáhuac.

Edad: 34 años.

Inicio de la empresa: 2008

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Número de empleados: 120

Crecimiento en 2012: 30 camiones. Ir a CNNExpansion.com/emprendedores para conocer otros casos.

LOS TOPES EN EL CAMINO
1. Conseguir clientes. Contrataron intermediarios y contactos familiares. Ludwig Hochstrasse explica que los clientes son celosos y si deciden cambiar de empresa de transporte, cambian todos sus viajes. El reto es convencerlos la primera vez. “Lo logramos por medio de un trato personal”.
2. Capacitar operadores. No es lo mismo manejar un tractocamión blindado. Se les capacita para reaccionar en caso de algún incidente con violencia.
3. Estabilidad financiera. El servicio es financiado de 30 a 60 días. “Hay que asegurarse de que la cadena de pagos vaya a tiempo”, dice Hochstrasse. Esto se controló con procesos internos y sistemas informáticos.
4. Reglas familiares. Para evitar conflictos, se establecieron pautas de cómo pueden distribuir el trabajo entre los familiares.
Ahora ve
Google lanza tres nuevas apps gratuitas de fotografía
No te pierdas
×