Señor Q (1087)

Un padre mandón y unos enamorados de oficina.

ESTIMADO SEÑOR Q:

Soy un joven de 26 años. He trabajado con mi padre desde los 16 y lo he hecho con mucho gusto. Trabajamos en el mercado de repuestos de piezas automotrices para vehículos y camionetas ligeros. A mí me encanta. El pequeño gran INMENSO detalle es que siento que entre más pasa el tiempo, mi padre -patriarca del negocio, primera generación- ha estado tomando cada vez peores decisiones. Lo peor es que me ha hecho sentir a mí como que yo tomo esas decisiones. A veces pienso que me cree estúpido. Por ejemplo: ante una situación determinada me dice que yo tomaré la decisión y, sí, me sube el autoestima. Pero después, como por arte de magia y por alguna razón que ignoro, sin avisarme ni nada, él toma la decisión que supuestamente yo iba a tomar, y mi autoestima cae varios metros abajo de la tierra. Algunas veces mi padre, que tiene 56 años, dice que ya está a gusto con el dinero que ha hecho. Yo le contesto entonces que por qué sigue ahí, que nos dé la oportunidad a quienes queremos seguir con esto. En esos momentos, él calla. Yo siento que hay mucho por hacer, que el mercado se ha diversificado muchísimo y está pidiendo a gritos inversión. Pero él cada vez está más renuente. Estamos ahora a punto de abrir una sucursal en Sonora (nosotros somos de Sinaloa) y mi hermano menor se hará cargo de ella. Cada vez me convenzo más de que por mi bienestar y mi salud (y la de mis padres) me debería ir con él y empezar allá desde cero. Joven Emprendedor

Querido Joven Emprendedor:

Nunca digas que te has quedado sin opciones. No es de buen emprendedor. En tu caso, presentas todos los síntomas de una enfermedad bastante común, conocida como: "Hijo mayor de emprendedor exitoso que se niega a entregar las riendas". No eres el primero ni el último hijo con energía y determinación que se ha quejado de la supuesta lentitud o renuencia de su padre y jefe. En la mayoría de los casos, la solución más sensata es evitar las medidas drásticas e intentar solucionar los problemas dentro de la familia, conversando. En tu caso es difícil, porque es tu jefe y también tu padre, con todas las consecuencias psicológicas que tiene la relación. Por eso cuéntale honestamente cómo te sientes. Pídele, por ejemplo, que si te permite tomar una decisión, no la cambie después. Que confíe en ti. Debes ganarte su confianza, y eso es un trabajo diario: una parte de él todavía te ve como un niño de cinco años. Muéstrale que eres un hombre, o que estás a punto de convertirte en un hombre. Porque todavía eres joven: ten más paciencia. Soluciona primero este nivel de desconfianza y después, cuando lo tengan más claro, pídele dibujar una hoja de ruta para el futuro. Seguramente te dirá que sí. Autopartido, Q

ESTIMADO SEÑOR Q:

Soy jefe de Contabilidad de una empresa farmacéutica y tengo cinco personas a cargo. Trato de llevarme bien con mi gente y ganarme su confianza, pero una de ellas ha iniciado un romance con el Director General. Ella misma me lo contó. Me siento un poco abrumada, no sé cómo manejar la situación. La relación que llevo con los dos es buena, pero mi jefe de repente critica mi trabajo y a veces tengo miedo de que mi subordinada, gracias a la relación con mi jefe, tome mi puesto. Creo que mi desempeño es bueno, pero a veces me distraigo mucho pensando en ellos y su relación. Por favor, ¿me podría decir qué debo hacer? Favor de no publicar mi correo electrónico. Abrumada

Querida Abrumada:

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Deja de distraerte y vuelve a concentrarte en tu trabajo. ¡No les des argumentos a tus enemigos! Recupera la iniciativa y la vitalidad: si haces bien tus tareas y mantienes un buen clima, les será difícil quitarte de tu puesto. Otro aspecto importante es la cuestión legal: algunas compañías grandes tienen reglas claras sobre romances entre empleados. Averigua si no estás incluso obligada a reportarlo. O a sugerirle a tu subordinada que lo reporte ella misma. Si nada de esto funciona y ves que la situación empeora (que tu jefe es arbitrariamente negativo con tu trabajo) entonces quizás debas presentar tu caso en Recursos Humanos. Romántico, Q

SEÑOR Q encuentra solución a los problemas que rodean la vida profesional. Si él no tiene la respuesta, seguramente nadie la tendrá. ¿Alguna pregunta? Escribe a: senorq@expansion.com.mx

Ahora ve
Estados Unidos revoca el marco normativo de la “neutralidad” de internet
No te pierdas
×