Industria en transformación

La evolución que muestra el negocio del entretenimiento más cercano a los mexicanos no pone en riesgo a los participantes.

YouTube es la televisión de tercera generación, nos dijo el mes pasado un ejecutivo regional de Google a un grupo de periodistas en un encuentro en la Ciudad de México. "La primera generación es la televisión abierta, que tiene 10 canales; la segunda es la televisión restringida, que tiene 300 canales; la tercera es YouTube, que tiene tres millones de canales".

Esta definición, por lo que contiene y por quien la dio, muestra parte del gran cambio que está viviendo el negocio de la televisión, nuestra historia de portada. Este texto nació con la primera intención de explicar a los lectores (y a nosotros mismos) la serie de noticias que estaban apareciendo en los diarios y las agencias en torno a nuevos competidores de televisión por internet, encabezados por el mismo Carlos Slim, con Ora.TV, pero pronto nos dimos cuenta de que estábamos frente a algo más grande. Incluso para elaborar este artículo tuvimos que retomar el significado original de la palabra ‘televisión' (visión a distancia) y olvidarnos de los límites que una definición tradicional fijaba en la transmisión de imágenes a través de las ondas electromagnéticas.

Lo que encontramos es que se está redefiniendo la industria del entretenimiento más cercana a los consumidores mexicanos, y que el impacto de esta transformación está dando lugar a que entre a este mundo un grupo de competidores de gran calado, como Slim, Google y Amazon. Internet y los dispositivos móviles están redefiniendo el negocio de la televisión.

Un hallazgo interesante es que la televisión abierta, tal y como la conocemos, está muy lejos de morir. La lógica bajo la cual ha funcionado para los anunciantes y los hábitos de los consumidores le garantizan una larga vida. En todo caso, quizá tenga que convivir más coordinadamente con otras plataformas. Además, es previsible que el avance tecnológico no altere en el corto plazo la función de cohesión familiar que el aparato televisivo ha tenido tradicionalmente dentro de los hogares mexicanos.

Un segundo descubrimiento es que, lejos de lo que muchos puedan pensar, empresas como Televisa y TV Azteca, los grandes participantes en esta industria, seguirán teniendo una fuente segura de ingresos. Si bien no verán crecimientos espectaculares, la nueva generación de productores de contenido y los avances tecnológicos podrían tener como consecuencia un aumento en los márgenes del negocio por conducto de una caída en  algunos de sus costos.

Como tercer fenómeno están los nuevos competidores de todos los tamaños que están incursionando en este negocio. Lo mismo vemos con gigantes como Google, que invierten 100 MDD para producir contenidos para su canal YouTube.

En México, sin embargo, este nuevo entorno y las consecuencias positivas que puede traer una mayor oferta de espacios y de contenidos a los anunciantes y a los consumidores no terminan de sacudirse el impacto de la regulación. Ni todos los que quieren pueden estar en esta industria (Slim y su prohibición de dar servicios de video) ni todos los que participan en este ámbito pueden estar en todas las plataformas (Televisa y su prohibición de comprar 50% de Iusacell).

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El año electoral, que tradicionalmente congela las decisiones importantes en el aspecto regulatorio, y el tiempo que le llevará al nuevo gobierno asentarse en el puesto, nos hacen pensar que no está cerca la fecha en que ambos pendientes se resuelvan. Nos parece relevante que el candidato o la candidata ganadora de los comicios de julio llegue a la presidencia con una idea más concreta para regular una industria que cada vez se sofistica más y que converge con otras actividades económicas, de manera que los consumidores no padezcamos más rezagos en la oferta de televisión y telecomunicaciones.

Comentarios: cartas @expansion.com.mx

Ahora ve
¿La ciencia puede responder si la homosexualidad tiene razones biológicas?
No te pierdas
×