Dulce complicidad

El chocolate gourmet es una apuesta segura para festejar a mamá. Aquí, opciones para regalar el azucarado amargor de piezas únicas.
Fernanda Cervantes

Capacillos rellenos. Esta mezcla de chocolate criollo con relleno de licor es una bomba de sabor. Están disponibles en Fuga Chocology, considerada como la mejor boutique de chocolates de México, por Martha Stewart, la popular empresaria estadounidense de estilo de vida y cocina. La casa tiene disponibles distintas colecciones de trufas y bombones.

www.fugachocology.com.mx; Emilio Castelar 135, Col. Polanco.

Florentinas. Curiosos medallones con crocante de almendra horneada y cubierta de chocolate amargo, semiamargo o de leche. L' Atelier du chocolat.

www.latelierduchocolat.com.mx; Altavista 131, San. Ángel.

Chocolate maracuyá. Elaborado con la pulpa del maracuyá, esta combinación del sabor cítrico de la fruta y el dulce del chocolate regala una experiencia novedosa al paladar. La casa Chocolates Laurent ha creado regalos de chocolate para Felipe Calderón y empresarios como Carlos Slim.

www.laboutiquepolanco.com; Julio Verne 102, Col. Polanco.

Chocolate relleno. La producción artesanal y original que antecede a este chocolate relleno hace que cada pieza sea única.  Con corazón de almendra, nuez, whisky, café o arroz, es una joya única en su categoría. Disponible en Chocolai.

www.chocolai.com; Periférico Sur 4020 Local 27-A, Col. Jardines del Pedregal.

Chabacano con chocolate. El placer compartido con la naturaleza del chabacano glaseado y la cubierta de chocolate hacen de esta original mezcla una delicia de mieles para el paladar. Es una de las especialidades de Le Chocolat.

www.lechocolat.com.mx;  Prado Norte 543, Col. Lomas de Chapultepec.

Chocolate con limón. La peculiar mezcla del ácido del limón provoca que las papilas gustativas se activen a la máxima potencia. La chocolatería Dulces Besos, de la chef Paulina Abascal, los hace también con tamarindo, lichi, guayaba o plátano, con decorados únicos y brillantina comestible.

Bosque de Minas 3, Local 7-A, Huixquilucan.

Oro comestible. La chocolatería suiza Delafée hace chocolates de una manera singular: con una fina cubierta de oro comestible de 23 quilates. La estética de estos productos los muestra como el regalo lujoso perfecto. Se pueden ordenar desde México.

www.delafee.com.

VER, OLER Y PROBAR

Con España como puerta de entrada al mundo, el cacao se incorporó sin titubeos a la repostería europea cuando se le combinó con azúcar, en vez de chile y flores amargas, como se hacía en los rituales aztecas. El Museo Mundo de Chocolate -MUCHO, por unas sugerentes siglas que animan a comerlo- promueve el origen mexicano del cacao. La iniciativa es de Ana Rita García Lascuráin. Su madre, Ana Rita Valero, es quien dirige este recinto donde las gotas de chocolate parecen escurrir de los techos. Al visitar esta casona de la colonia Juárez, los sentidos se saturan por los 400 kilos de cacao que ahí se albergan e impregnan cada rincón con el aroma de este curioso manjar.

Ahora ve
Oficialismo se queda con más de 300 de los 335 municipios venezolanos en disputa
No te pierdas
×