Escuderías mexicanas

Hay empresas que ya actúan con la lógica de un auto Fórmula 1, pero la regulación apenas está para los go-karts.
Los editores

Hasta la década pasada, la lista de firmas mexicanas multinacionales empezaba y terminaba con Cemex. Varias compañías se subieron en una primera instancia a la ola del TLCAN, pero pronto quedaron fuera.

Las cosas han cambiado desde entonces. Cada vez es más común que empresas nacionales se animen a explorar nuevos mercados. Mexicanos que trabajan en esas compañías fuera de México suelen fijar un día a la semana para reunirse en algún bar o restaurante con otros ‘expats', como se dicen a sí mismos, a intercambiar anécdotas o tips para entender mejor la cultura local, o simplemente a dar rienda suelta a la inevitable nostalgia.

Una de las empresas que hoy encabeza esta tendencia es América Móvil. Ya está en 18 países y muy pronto el tamaño de sus operaciones en Brasil podrían superar a las que tiene en México.

Por eso tiene mucho sentido la estrategia que esta firma tiene en Fórmula 1 y que nos contó Carlos Slim Domit en una entrevista sostenida a finales de marzo. El pódium que consiguió Sergio ‘Checo' Pérez no es casual. Slim Domit y el ex piloto Jimmy Morales tienen más de una década sembrando lo que acaban de cosechar.

Lo que sucedió con Checo es sólo el principio. La afición por las carreras de Slim Domit y la oportunidad de hacer negocios a través de esta actividad nos hacen suponer que en los próximos años veremos un esfuerzo sostenido para fomentarla.

Por la naturaleza de su negocio, marcas como Telmex y Claro, subsidiarias de América Móvil, se cuentan entre los principales anunciantes del automovilismo en los mercados donde operan. Pero Slim ha demostrado que también es capaz de atraer a otros anunciantes, como Casa Cuervo e Interprotección. Aquí es donde se abre una ventana de oportunidad para otras compañías que, como las empresas de Slim, buscan estar presentes en otros mercados.

Slim Domit no sólo habla de carreras de autos. Según algunas fuentes, entre los hijos de Carlos Slim Helú, él es quien mejor conoce los negocios de la familia. Quizá por eso, en la entrevista se animó a tratar otros temas. Y uno de los más interesantes es el pleito que desde hace más de un año tiene Telmex con Televisa, luego de que la convergencia de la tecnología (con un empujón de las políticas públicas) enfrentó a ambas empresas.

Telmex y Televisa gritan a los cuatro vientos que están listos para competir, pero se amparan ante decisiones de reguladores y competidores que pueden afectar su negocio.

También está la autoridad, en este caso de la Cofetel y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). Ambas entidades hablan de que mantendrán las reglas del juego parejas para que no haya favoritismos, pero las decisiones de política pública que podrían ajustar el entorno brillan por su ausencia.

¿Cómo nos explicamos que dos empresas digan públicamente que quieren competir, pero que no lo hagan? ¿Que compitan estas dos empresas es garantía de que habrá mejores servicios y precios para los consumidores o nos estamos condenando a un nuevo duopolio todo poderoso?

Necesitamos conocer los planteamientos del gobierno federal, y ahora de los candidatos a la presidencia, en temas como telecomunicaciones. Por ejemplo, cuál es su plan para ampliar la cobertura de la telefonía móvil. O que expliquen si apoyan o no la inversión extranjera ilimitada en telecomunicaciones. ¿Aprobarían una tercera cadena de televisión abierta? ¿Le cambiarían el título de concesión a Telmex para que pudiera ofrecer televisión?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El gobierno actual y el siguiente deben aclarar toda esta confusión. En todo caso, el hecho de que muchas empresas mexicanas ya compitan en otras economías debería acercarnos a un entorno en donde la regla sea precisamente la competencia.

Comentarios: cartas @expansion.com.mx

Ahora ve
Blue Origin, de Jeff Bezos, prueba con éxito una nave para el turismo espacial
No te pierdas
×