El juez que devolvió 'alas' a Mexicana

Felipe Consuelo estiró el concurso mercantil más allá del plazo; defiende su sensibilidad social.

En Mexicana pesan más los empleados

1
El juez civil Felipe Consuelo asegura que en sus decisiones en el caso Méxicana de Aviación pesaron más 8,000 empleos y la relevancia de la empresa en el sector turístico, que cuestiones legales. (Foto: Proceso foto)
mexicana  (Foto: Proceso foto)

Con el paso del tiempo los trabajadores de Mexicana, que se habían mantenido movilizados con protestas en el aeropuerto capitalino, el Palacio de Justicia y en la sede de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, empezaron a percibir al juez civil Felipe Consuelo como un aliado. Lizette Clavel, ex secretaria general de la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación, cuenta que el juez al principio parecía hosco, pero poco a poco mostró su confianza a los trabajadores.

Antes de Mexicana, Consuelo no había enseñado esa sensibilidad ante empresas moribundas. En sus casos de concurso mercantil predominan las quiebras. Singer, Cremi y Banco Interestatal fueron a liquidación, sólo Miditel fue declarada viable.

Además, pese a lo álgida que pudo ser la discusión sobre el concurso, Consuelo no perdió la calma. "Felipe Consuelo Soto es un hombre paciente, muy tranquilo y, sobre todo, capaz de desmenuzar los temas de interés en forma concienzuda y clara", cuenta Noemí Juárez, ex alumna suya en la materia de Amparo.

Hoy, Soto niega que lo haya movido la ambición y dice que pretende dedicarse a la academia cuando deje la magistratura.

"Éste es el caso más importante no sólo en mi trayectoria como juez, sino de toda mi carrera", dice el abogado de la UNAM. "Es un caso especial, algo diferente a lo que había enfrentado hasta ahora".

Además afirma que el caso de la aerolínea fue algo "atípico" y que lo impulsaron sentimientos que le despertó una gran empresa mexicana y sus trabajadores.

"Conociendo a Mexicana uno se sensibiliza y entiende la importancia que tiene una firma de este tipo, con más de 90 años de existencia. Hay cuestiones que quizá no cuentan a nivel jurídico o político pero sí en lo social", afirma.

"Para mí, pesaron más cuestiones como los 8,000 empleos, la relevancia en el sector turístico y las empresas que dependen de la operación de la aerolínea que cuestiones legales", subraya el juez.

Más allá de la ley

2
El banco dijo que la demora en el proceso deteriora los activos de la aerolínea. (Foto: Ramón Sánchez Belmont)
felipe consuelo  (Foto: Ramón Sánchez Belmont)

Felipe Consuelo Soto, juez Décimo Primero de Distrito en Materia Civil en el Distrito Federal y rector del concurso mercantil de Mexicana de Aviación, consiguió darle vida a la aerolínea al estirar el concurso 254 días más allá del plazo que dicta la ley.  Desde que el concurso mercantil de Mexicana comenzó, el 10 de septiembre de 2010, Consuelo tuvo la tarea de decidir sobre el futuro de una empresa que generaba 8,000 empleos, con una gran relevancia para el sector turístico y de la que dependían varías firmas.

El 28 de agosto de 2010, Nuevo Grupo Aeronáutico (NGA), dueño de las tres aerolíneas de Grupo Mexicana (Mexicana de Aviación, Mexicana Click y Mexicana Link) se declaró incapaz para cumplir con el pago de sus deudas y entró en un proceso legal de reestructuración de deuda, conocido como Concurso Mercantil.

Consuelo Soto mantuvo con vida a Mexicana más allá del plazo de la ley, las críticas de expertos y las quejas de los acreedores.

La ley de Concursos Mercantiles dice que una empresa puede estar 180 días en proceso de concurso y autoriza dos prórrogas si se alcanza un acuerdo con la mayoría de los acreedores. El periodo máximo es de 365 días, que el proceso de Mexicana rebasó en 254 días.

"El artículo 7 habla de que el juez debe regular el procedimiento, habla de que se debe salvar la empresa si es viable", dice Antonio Silva, titular del Instituto Iberoamericano de Concursos Mercantiles en México. "Aquí la pregunta era justo ésa: ¿Mexicana es viable? El juez llevó el proceso fuera de los tiempos establecidos y ninguna autoridad reaccionó".

Consuelo usó esa autonomía más allá del plazo legal y gracias a la prórroga se logró el traspaso de las acciones a un nuevo dueño, Med Atlántica, luego de que decenas de empresas interesadas no acreditaran su capacidad financiera.

Sin embargo, el juez dejó varios inconformes y hoy espera la resolución de las quejas en su contra ante el Consejo de la Judicatura Federal.