Hacienda: última palabra en TV abierta

En la próxima licitación, además del 'sí' de la Cofetel, la contraprestación será pieza clave.

A la TV le espera una ardua ruta

1
Mony de Swaan, presidente de la Cofetel, estima que la inversión necesaria para montar una nueva cadena de televisión en México sería de 1,000 mdd. (Foto: Ramón Sánchez Belmont)
mony de swaan  (Foto: Ramón Sánchez Belmont)

La empresa que quiera entrar al negocio de la televisión en México tendrá que lidiar en un mercado muy concentrado, donde Televisa y TV Azteca acaparan 94% del mercado publicitario y donde hacen falta altos niveles de inversión. La inversión necesaria para montar una cadena de televisión con cobertura nacional sería de 1,000 millones de dólares (mdd), según estima Mony de Swaan, comisionado presidente de la Cofetel.

Eso representaría casi 95% más del dinero que recibió este año Canal Once del gobierno federal para sus operaciones de transmisión en 42% del país.

Un estudio del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) para la Cofetel estima que quien quiera montar un canal nacional de televisión tendrá que desembolsar 350 mdd sólo en infraestructura, más otros 300 mdd en costos de programación para poder competir en forma pareja con Televisa y TV Azteca.

Eso, sin contar el costo de la contraprestación y de otros gastos como la logística y los servicios de mantenimiento.

"Quien se quede con la licitación tiene que pensar en el costo, contenido e infraestructura necesarios para poder subir su señal", dice Jana Palacios, directora de Proyectos de Competencia y Buen Gobierno del Instituto Mexicano para la Competitividad.

Aunque la aprobación del programa para la licitación de los dos canales de televisión digital generó mucha expectativa entre los que buscan una mayor pluralidad en los contenidos televisivos, De Swaan advierte que el proceso apenas comienza.

"Me gustaría moderar las expectativas allá afuera. A esto le falta todavía un rato", subraya el comisionado.

Una decisión del próximo secretario

2
Televisa aceptó desistirse de cualquier recurso legal para obstaculizar la licitación de una tercera cadena de TV. (Foto: Archivo)
televisión  (Foto: Archivo)

En junio de 2012 la Cofetel anunció la próxima licitación de más de 300 frecuencias de television digital, con lo que podría haber nuevos canales de televisión abierta; sin embargo, esta posibilidad dependerá en realidad de un personaje del nuevo gobierno federal que asumirá funciones el 1 de diciembre: el Secretario de Hacienda.

Y es que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público tiene la última palabra en cuanto al monto que se cobrará por las frecuencias.

Desde que la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) anunció el 6 de junio de 2012 la licitación de más de 300 frecuencias de televisión digital, lo que podría generar la llegada de una tercera o cuarta cadena de televisión en el país, se han creado muchas expectativas en los medios y la ciudanía. Sin embargo, la aprobación de la Cofetel fue sólo el primer filtro en el proceso de consolidación de una nueva cadena de televisión. El nuevo reto que tendrán las empresas interesadas es saber si podrán cumplir con el monto que fije el gobierno por las licitaciones.

"La contraprestación ciertamente es una pieza clave del proceso", dice Mony de Swaan, comisionado presidente de Cofetel.

En el pasado reciente, el monto que el gobierno fijó a este tipo de derechos ha tenido impacto en el desarrollo del sector.

El actual gobierno, por ejemplo, decidió no refrendar las concesiones que tenía MVS Comunicaciones en la banda de 2.5 Gigahertz (Ghz) al no llegar a un acuerdo con la empresa, que sólo estaba dispuesta a pagar 40% de lo que pedía Hacienda.

"Este afán por buscar contraprestaciones altas al corto plazo termina lastimando el desarrollo de las telecomunicaciones", dice De Swaan. "En lo personal, yo soy partidario de establecer la contraprestación más baja posible".

Se espera que la Cofetel defina las bases de la licitación en los próximos meses y que el anuncio de los ganadores se conozca a finales de 2013.