Atún a EU y precios al cielo

Luego de que la OMC ordenó a EU eliminar el bloqueo al atún nacional, México podría exportar 50,000 toneladas a mercados más rentables.
Mario Maldonado

Un fallo de la Organización Mundial de Comercio (OMC) que permitirá a los productores mexicanos exportar atún a Estados Unidos e implícitamente a Europa significó un festejo de manteles largos para el gobierno e industriales del sector. Sin embargo, es una victoria que no todos van a saborear de la misma forma, porque los pescadores ahora elegirán esos mercados, donde el producto se vende a varias veces el precio nacional.

El trago amargo será para los consumidores mexicanos, que tendrán que pagar más por cada lata si un aumento de la exportación lleva a un menor abasto en el mercado local.

Especialistas del sector consultados por Expansión coinciden en que el embargo a las exportaciones de atún mexicano a EU en 1991 -objeto del fallo de la OMC- mantuvo el precio deprimido en México. El mercado nacional fue la única válvula para comerciar toda la producción durante más de dos décadas.

EU cerró su mercado alegando que los métodos de pesca de atún en México violaban las normas de etiquetado "dolphin safe" (seguro para los delfines). En mayo, el Órgano de Apelaciones de la OMC determinó  que ese criterio era inconsistente con las reglas del organismo internacional.

En México, 95% del atún que se consume es a través del producto enlatado. La Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), con base en un informe de la Profeco, señala que el consumo en las familias mexicanas es de siete latas al año. En 2011, se enlataron 145,000 toneladas del producto.

Hoy, una lata de 170 gramos se vende al público entre 9 y 10 pesos, mientras que en algunos supermercados en EU ronda los 50 pesos y en Europa, cuesta unos 20 pesos (de acuerdo con sus respectivos tipos de cambio a fines de mayo). Esos mayores precios de venta son lo que reorientará el destino final del producto mexicano. El mercado nacional podría sufrir un desabasto en caso de que no aumente el número de barcos de la flota pesquera.

Precios deprimidos

Las empresas del sector ya ven en su radar una mayor rentabilidad. "A la industria le ha costado mucho trabajo subir los precios porque no hay salida del producto (...). La apertura paulatina del mercado de Estados Unidos va a tener un beneficio en el valor de las ventas", dice en forma enfática Andrea Amozurrutia, gerente de Relación con Inversionistas de Grupo Herdez, una de las principales productoras de alimentos en México.

Fue tal la magnitud de los embargos al atún mexicano por parte de EU que en el bloqueo de 1985, el ahora desaparecido Grupo Visa (origen del conglomerado industrial Alfa y la gigante embotelladora FEMSA) se salió del negocio cuando decidió vender su flotilla atunera al que actualmente es líder del mercado, Grupo Pinsa.

En la industria nacional, hay unas 20 empresas productoras de atún. Pinsa tiene las marcas Dolores, Mazatún y El Dorado, con casi la mitad del mercado, mientras que Herdez y Grupo Mar (Tuny) tienen alrededor de una quinta parte cada uno.

El especialista en comercio exterior Julio A. Millán asegura que el incentivo para que los productores prefieran exportar podría generar "especulación" y "desabasto" en el mercado local, aunque también dice que la adquisición de más barcos por parte de los empresarios mitigará la falta de producto.

Sin embargo, la inversión en barcos especializados es costosa. En 2011, Herdez desembolsó 7.5 millones de dólares para comprar un barco atunero.

Fernando Medrano, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Pesquera, dice que sus agremiados han enfrentado un alza acelerada de sus insumos, hasta ahora con precios deprimidos al consumidor.

Mercados rentables

El año pasado, la producción de atún en México, por captura y acuacultura, fue de 136,000 toneladas. Se exportaron 33,400 toneladas y se importaron casi 42,000, por lo que hubo un déficit comercial de poco más de 8,000 toneladas. Visto de otra forma, por cada 100 toneladas pescadas en el país, se exportaron casi 25 y se importaron poco más de 30.

EU, a pesar de que México es su socio comercial y vecino, importa más de 1,000 millones de dólares en atún al año de otros países. Tailandia abastece alrededor de dos quintas partes de ese producto.

Los productores nacionales buscarán cubrir 50% de ese mercado de importación, dice Millán. EU tiene un plazo de 15 meses para abrir sus fronteras al pescado mexicano, que dejó de comercializarse desde 1991 por las restricciones en defensa de los delfines. En caso de no hacerlo, México podría tomar represalias comerciales.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La Conapesca estima que, en el mediano plazo, México exportará 50,000 toneladas de atún a Estados Unidos y Europa. En el viejo continente, los mercados objetivo serán España e Italia, donde el atún se consume al estilo gourmet y no tanto como alimentación básica. Esto representa precios a más del doble de los que la industria consigue en México.

Ahora ve
Universidad de Texas digitaliza y publica los secretos de Gabriel García Márquez
No te pierdas
×