El futuro es incierto

Nada asegura que los países emergentes que vienen creciendo sean los salvadores de la economía mundial. Los desarrollados, ni considerarlos.
Luis Miguel González

Los equivocamos con los BRIC. Brasil, Rusia, India y China no están listos para convertirse en las grandes potencias mundiales de 2050. "El fracaso en mantener altas tasas de crecimiento es una regla que casi siempre se cumple", dice Ruchir Sharma, experto en naciones emergentes de Morgan Stanley y autor de Breakout Nations.

Los economistas hablan de rendimientos marginales decrecientes. En lenguaje coloquial, esto quiere decir que en la medida en que un país se vuelve más rico, le resulta más complicado  crecer a gran ritmo. Sólo seis países en la historia han podido crecer más de 5% por cuatro décadas seguidas: Malasia, Singapur, Corea del Sur, Taiwán, Tailandia y Hong Kong. En ellos el denominador común es haber comenzado de una base económica muy pobre. Se apoyaron en inversión extranjera y han tenido liderazgos políticos capaces de imponer una visión de largo plazo sobre el proyecto económico.

El futuro no es lo que era para Brasil, Rusia, India y China. Los mejores años de crecimiento para este grupo de países han estado apoyados por dos factores que ya forman parte del pasado reciente: la existencia de una confianza generalizada que se tradujo en grandes flujos de inversión internacional y un mercado creciente para sus productos en el mundo desarrollado. Los BRIC siguen teniendo un enorme potencial, pero deberán superar sus enormes limitaciones estructurales para alcanzar el destino maravilloso que se ha augurado para ellos. Las mayores dudas sobre los BRIC tienen que ver con la calidad de sus instituciones. Una cosa es pasar de la segunda división a la primera, otra es estar listo para ser campeón.

En ¿Por qué las naciones fracasan?, Daron Acemoglu y James Robinson bordan sobre este asunto de las instituciones. En el largo plazo, dicen, la economía requiere instituciones de calidad para pasar a estadios más complejos. Esto va mucho más allá del dilema sobre la democracia. Se requieren tribunales, educación de calidad, conciencia del valor del patrimonio natural, entre otras cosas.

Si Brasil, Rusia, India y China no la tienen segura, entonces ¿quién? "Por más que nos fascine asomarnos al futuro, nadie puede atreverse a pronosticar el próximo siglo sin correr riesgos", dice Ruchir Sharma. En este sentido, Jim O Neill, de Goldman Sachs, se ha curado en salud de su profecía de los BRIC y ahora apuesta por otra categoría, los next eleven. Ahí están otros países que más de una vez han sido llamados a ser las próximas estrellas económicas: Indonesia, Nigeria, Turquía, Corea del Sur, México y Filipinas, además se incluyen algunas apuestas de alto riesgo como Irán, Egipto, Bangladesh y Vietnam.

Robert Ward, director de pronósticos de the Economist Inteligence Unit, habla de los Civets (civetas). Allí está Colombia y Sudáfrica, además de Indonesia, Vietnam, Egipto y Turquía. Su atractivo está en la diversificación de su economía y en el tamaño de su población joven. Las civetas son mamíferos parecidos al gato que secretan un olor muy valorado por la industria de perfumería.

No es una casualidad que haya esta fiebre de búsqueda en torno a las próximas superestrellas de la economía. Hay 35 países desarrollados y un poco más de 180 naciones corresponden a la categoría de ‘en vías de desarrollo'. Los BRIC se han puesto muy caros, respecto a lo que eran hace una década. Los países desarrollados han entrado en una fase en la que es difícil apostar por ellos.

Algunas naciones aparecen en todas las listas del futuro. Otras no figuran, a pesar de su excelente desempeño reciente. Llama la atención la ausencia de Perú, el latinoamericano que ha tenido el mayor crecimiento sostenido en la última década.

México está bien situado en las listas de los que se asoman al futuro, aunque la calidad de nuestras instituciones y algunas cosas más sean una limitación.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El autor es director editorial del periódico El Economista.

Comentarios: opinion@expansion.com.mx

Ahora ve
Estados Unidos revoca el marco normativo de la “neutralidad” de internet
No te pierdas
×