India baja un cambio

Tras el baño de humildad de la crisis global, India se consolida para volver a crecer a más de 7%.
Ana Gabriela Rojas, desde Nueva Delhi

En las calles de las ciudades de India ya no se ven los grandes anuncios que fanfarroneaban con ser "la próxima gran superpotencia". Tampoco se oyen ya esas rimbombantes palabras en los discursos de los políticos. Antes de la crisis financiera global de 2008, el país asiático crecía entre 8 y 9% anuales y los sueños eran grandes. Aunque al principio de la crisis se confiaba que India -por su fuerte consumo interno- no se vería afectada, el crecimiento bajó a menos de 7% en los años siguientes.

Este año se proyecta que el crecimiento recupere el rumbo y al menos rebase el 7%. "Nos hemos dado cuenta de que India está mucho más integrada a la economía mundial de lo que pensábamos", reconoce el analista económico Swaminathan Aiyar.

Aunque el consumo interno sigue siendo el principal motor de la economía, qué tanto crezca arriba de sus metas en los próximos años también dependerá, en alguna medida, de los precios del petróleo, de las balanzas de exportación e importación, de la crisis en la eurozona o de la inversión externa, asegura Aiyar.

Los más liberales critican que el gobierno "no ha tenido el valor" de implementar medidas por su debilidad política y su imagen dañada por escándalos de corrupción. La entrada de distribuidores minoristas internacionales como Walmart fue obstruida por la oposición. Incluso el antes intocable primer ministro Manmohan Singh, reconocido por abrir la economía a principios de los 90 cuando era ministro, sufrió abucheos hace poco por el aumento de los combustibles. Analistas como T K Arun dicen que la política está empantanando el crecimiento de India.

Otros ven con más optimismo la situación nacional luego del impacto de la crisis global.

"Aunque ya se acabaron los sueños locos de superpotencia, ahora somos más realistas. India se ha consolidado como una economía estable en medio de la crisis mundial y cuando incluso China proyecta sólo un 7.5% de crecimiento", dice el reconocido académico Abdul Nafey. En su opinión, es precisamente el debate democrático -que a muchos les parece anárquico- lo que llevó al país por el camino de un crecimiento con sentido. También ayudó a que la apertura del mercado nacional se diera a un paso moderado que permitiera un buen balance con el exterior.

Los analistas coinciden en que, para seguir creciendo, India tiene que impulsar áreas clave como su deficiente infraestructura y la todavía incipiente industria de manufactura. También consideran central el comercio y las alianzas con otros países en desarrollo, como México.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El comercio bilateral entre India y México fue de 4,000 millones de dólares en 2011, pero se piensa que tiene un fuerte potencial. México exporta a India crudo, minerales, autopartes y químicos.

Los analistas creen que México tiene una gran ventana de posibilidad para colaborar con India por su experiencia en alimentos procesados. Los dos países podrían colaborar también en áreas como agricultura, tecnología de la información, manufactura y farmacéutica. En el área de alianzas estratégicas, dice TK Arun, "dependerá de países como India y México y su habilidad para cooperar, que se logre una mejor regulación en la arquitectura financiera global".

Ahora ve
Las razones que hacen del aguacate el “oro verde” de Michoacán y de México
No te pierdas
×