Señor Q (1093)

Una empresa sorda, un empleo aburrido y el interés de los empleados en los juegos olímpicos.

ESTIMADO SEÑOR Q:

¿Cómo es posible que una empresa que ya cotiza en Bolsa, lleva más de 20 años en el mercado y es líder en su industria siga teniendo entre sus filas a gente que no escucha y no acepta opiniones de sus subordinados, quienes al final siempre somos los que hacemos el trabajo? El Necio

Querido Necio:

El problema de tu empresa es mucho más habitual de lo que crees. Tan habitual que tiene un nombre. Se llama ‘Principio de Peter', en honor del académico estadounidense Laurence Peter, y dice: "En una organización, todo empleado tiende a subir hasta su máximo nivel de incompetencia". Es decir, que todos los empleados que hacen bien su trabajo trepan la escalera corporativa hasta depositarse exactamente en el puesto para el cual ya no están capacitados. No todos tenemos talento para ser jefes. Esto provoca dos corolarios inevitables al principio de Peter: el primero es que, con el tiempo, "todo puesto tiende a ser ocupado por un empleado incompetente para desempeñar sus obligaciones". El segundo, en el que probablemente te verás reflejado, dice: "El trabajo es realizado por aquellos empleados que no han alcanzado todavía su nivel de incompetencia". O sea: ¡Felicitaciones! Todavía eres competente para realizar tu trabajo. En el futuro, cuando te asciendan, serás incapaz de hacerlo. Y habrá un jovencito quejándose igual que tú ahora. Incompetente, Q

ESTIMADO SEÑOR Q:

Tengo un empleo razonablemente bien pagado pero increíblemente aburrido.  Trabajo en una empresa importante, que me da un buen nombre para mi currículum pero no me da nada más: me siento frente a mi computadora por la mañana y me convierto en un androide -peor, en un robot- hasta las seis de la tarde. Androide

Querido Androide:

Cada vez que le preguntan si la culpa de un problema la tiene A o B, o si el mayor responsable de una catástrofe es el motivo A o el motivo B, el Señor Q responde: "Los dos". En una dinámica donde hay varios factores involucrados, es inevitable que cada uno de esos factores contribuya (algunos más, otros menos) al resultado final. Por eso, fíjate qué hay dentro de ti que te impide soportar un trabajo insoportable. Cuando logres soportarlo, podrás ver qué atajos o escapatorias encuentras, quizá dentro de la propia empresa. Los androides casi nunca consiguen la ayuda que necesitan. A y B, Q

ESTIMADO SEÑOR Q:

Hace dos años, nuestros jefes instalaron televisiones en las áreas comunes para que veamos los partidos de México -y otros juegos importantes- durante el Mundial de Sudáfrica. Fue una experiencia exitosa: creó espíritu de grupo, celebramos los goles del Tri, sufrimos juntos el error de Osorio y el gol de Tévez y aprovechamos la ocasión para unir a distintos departamentos y jerarquías. Ahora queremos hacer lo mismo con los Juegos Olímpicos de Londres, que se aproximan, pero uno de los gerentes dice que los Juegos Olímpicos no tienen la entidad del Mundial de futbol y que no habrá televisiones: sólo trabajo. Olímpico

Querido Olímpico:

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Una cosa es "comparable", y otra cosa es "similar". Los juegos olímpicos son populares en México, pero el Mundial de Futbol está en su propia galaxia de popularidad. No derrotarás a tus jefes con ese argumento. Recuérdales el éxito de la estrategia y muéstrales qué pueden ganar ellos con la exhibición pública de las pruebas de atletismo y natación. Atleta, Q

SEÑOR Q encuentra solución a los problemas que rodean la vida profesional. Si él no tiene la respuesta, seguramente nadie la tendrá. ¿Alguna pregunta? Escribe a: senorq@expansion.com.mx

Ahora ve
En 2018, los smartphones serán 10% más caros en México y te decimos por qué
No te pierdas
×