La encrucijada de Petrobras

La petrolera brasileña tiene dos caminos: ser una moderna empresa pública o un ente burocrático. Su CEO resolverá el dilema.

Cuando Maria das Graças Silva Foster asumió como directora ejecutiva de Petroleo Brasileiro SA (Petrobras), no pudo evitar recordar las dos fuerzas que han impulsado su vida: Petrobras, la mayor productora de petróleo del mundo, en cuyas oficinas de Río de Janeiro estaba el 13 de febrero para asumir como CEO; y su madre, que impulsó en ella una ética del trabajo que la llevó de una zona pobre de la ciudad a la cumbre de su profesión.

"El gafete y yo llevamos casi 30 años juntos", dijo Foster a los cientos de empleados mientras que José Sergio Gabrielli, el CEO saliente, le entregaba una tarjeta simbólica de identificación de Petrobras.

Foster, ingeniera de 58 años, está al frente de la empresa más grande de América Latina en términos de valor de mercado, justo cuando la economía de Brasil se enfría. Durante la década del auge, al menos 30 millones de brasileños emergieron de la pobreza y el país tiene ahora cerca de 100,000 millonarios. Pero en 2011, el crecimiento se desaceleró a 2.7%, luego de un promedio anual de 4.6% durante los cuatro años anteriores.

Brasil depende de Petrobras para ser autosuficiente energéticamente y así abordar las demandas de una economía en crecimiento. La empresa, controlada en un 51% por el gobierno, produce 91% del petróleo de Brasil y 90% de su gas natural. Está luchando por incrementar la producción y el desarrollo de reservas, luego de que los nuevos pozos de ultramar hallados no lograron compensar una caída en la producción de los campos más antiguos.

Petrobras aportará aproximadamente 40% de los 922,000 millones de reales (474,000 millones de dólares) del gasto en energía e infraestructura de Brasil entre 2010 y 2015, aun cuando el país derroche en aeropuertos y estadios para la Copa Mundial 2014 y los Juegos Olímpicos 2016. "El petróleo y el gas son sectores cada vez más importantes de la economía y sólo crecerán en tamaño e importaciones", dice Christopher Garman, analista que cubre temas de América Latina para Eurasia Group en Nueva York. "La capacidad de Petrobras para ofrecer resultados es tremendamente importante".

Los inversionistas están apostando a que Foster, una ingeniera con 31 años de experiencia en Petrobras, que pasó de las plataformas de perforación a la sala de juntas, sea la persona indicada para este trabajo. Las acciones de Petrobras, afectadas por la desaceleración del crecimiento de la producción, subieron 3.8% el 23 de enero, cuando fue designada como la primera mujer directora general de Petrobras, registrando el mayor aumento en ocho meses. Nick Robinson, gerente de portafolio de Aberdeen Asset Management, en São Paulo, dice que Foster es una directora técnica capacitada que puede abordar las fallas técnicas que han obligado a clausurar sitios de perforación que no estaba planeado cerrar.

Foster está intentando que Petrobras sortee los obstáculos que tiene. En mayo, creó un cargo de gestión para supervisar las compras y la instalación de plataformas y ductos. La división intentará evitar el exceso de gastos y los retrasos en las construcciones de las plantas locales que han desacelerado el progreso de una empresa con 80,000 empleados.

Manuel Fernandes, titular de la división de gas y petróleo de KPMG Internacional en Río, conoció a Foster cuando ella dirigía el negocio de gas natural de Petrobras y KPMG era su auditor. Dice que ella conoce los detalles de la empresa y de la industria. "No esperaría que alguien en su posición se encargue de tantos detalles, pero ella lo hace", comenta. "Así es ella".

Los pasos de la hazaña

La presidenta brasileña Dilma Rousseff es otra fan de Foster. Las dos mujeres, ahora entre las líderes mundiales más poderosas del mundo, comenzaron a trabajar juntas en 2003. Rousseff era la ministra de Energía del presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Foster, quien es ingeniera química egresada de la Universidad Federal Fluminense de Niterói, en Río de Janeiro, era secretaria de Rousseff de Petróleo, Gas y Combustibles Renovables. Foster volvió a Petrobras en 2005, mientras Rousseff se desempeñaba como presidenta del consejo de la empresa de 2003 a 2010. Al igual que Rousseff, Foster es miembro del gobernante Partido del Trabajo.

"Con Graças al frente, Petrobras estará en buenas manos", dijo Rousseff en el evento de febrero. "Sé de la competencia y seriedad con la que Graças se dedica al trabajo, no sólo en esta empresa sino en todo lo que emprende".

Para los inversionistas, la primera tarea de Foster es impulsar la producción que aumentó 1.5% el año pasado a un promedio de 2.6 millones de barriles de petróleo por día o el equivalente. Fue el ritmo más lento desde 2007 y muy por debajo de la meta de la empresa, de 7.7% de alza.

La nueva CEO está limitada por algunas leyes promulgadas por Lula. Petrobras debe comprar 70% de su equipamiento (desde plataformas gigantes de ultramar hasta las cuerdas de poliéster para las anclas) a proveedores locales. El ex presidente estableció las regulaciones para ayudar a la industria de servicios petroleros de Brasil y redujo la dependencia de las importaciones. En diciembre, Petrobras canceló sus planes de arrendar 21 plataformas de perforación porque las ofertas de los proveedores locales resultaron ser sumamente costosas. Uno de los licitadores, Sete Brasil Participaçoes, es una empresa de construcción de barcos formada por Petrobras y el Banco Brasileño de Desarrollo.

En un esfuerzo por controlar la inflación, que alcanzó 5.2% en marzo, el gobierno también limita el precio que Petrobras puede cobrar por la gasolina. El valor del combustible a principios de mayo era de 4.38 reales por galón en la refinería, 21% menor al precio en los mercados internacionales. Los conductores pagan más en las gasolineras que los estadounidenses debido a los impuestos. Con los precios nacionales bajos, Petrobras pierde dinero con cada litro de gasolina o diesel importado que vende en Brasil.

Foster debe guiar la empresa en la concreción de algunas de las hazañas de ingeniería petrolera más desafiantes del mundo. Conoce el terreno, al ser la primera mujer en Petrobras que llegó a una plataforma petrolera en el océano Atlántico para instalar un equipo de perforación. Desde marzo, 90% de la producción de Petrobras provino de campos de ultramar, la mayoría de los pozos a más de 300 metros de profundidad. Como estos pozos están envejeciendo, la compañía está apostando a los llamados campos presal (regiones a más de 7,000 metros de profundidad y a 300 kilómetros de la costa). El mar agitado, la geografía difícil y la distancia que deben viajar los trabajadores hacen que las labores de perforación sean más complejas que en Campos Basin, en el mar al sureste de Brasil, donde Petrobras adquirió gran parte de su experiencia.

Petrobras emprenderá solo el trabajo en estos pozos profundos. Una ley aprobada en 2010 requiere que la empresa sea el único operador de los nuevos desarrollos presal. Las compañías extranjeras sólo pueden tener una participación, pero no pueden estar a cargo de los sitios. "Esto es un problema", dice Scott Black, presidente de Delphi Management, una empresa de gestión de inversiones con sede en Boston, quien señala que Petrobras es una buena inversión que sería más atractiva aún si la industria del petróleo de Brasil fuera un mercado libre.

Meta: la autosuficiencia

Foster también tiene que atender los problemas ambientales de las perforaciones en aguas profundas. Chevron, la segunda empresa petrolera más grande de Estados Unidos, derramó 3,000 barriles en noviembre en el Frade Field, donde Petrobras es su socia. Era la octava área más productiva de Brasil hasta que Chevron suspendió las perforaciones. Hay acciones legales contra esta compañía por 40,000 millones de reales en daños, y los legisladores han pedido que se investigue el incidente.

El 30 de marzo, Petrobras dijo en una presentación ante la Comisión de Bolsa y Valores de EU que es responsable de 30% del derrame. La empresa brasileña anticipa una pérdida de hasta 527 millones de dólares por otras demandas ambientales. Entre ellas está la del derrame en julio de 2000 en la refinería Presidente Getulio Vargas en Araucaria, estado de Paraná, y el pago a los pescadores por un derrame en Río de Janeiro el mismo año.

Finalmente, será Foster, con los lineamientos del gobierno de Rousseff, quien tenga que decidir si Petrobras va a ser dirigida como una empresa burocrática propiedad del Estado, generadora de empleos, o como una moderna empresa pública. Hoy, el gobierno designa a siete de los 10 miembros de la junta, y los accionistas carecen de poder real. Los trabajadores de Petrobras dicen que la empresa debe favorecer las industrias locales y los intereses de Brasil. "Petrobras no puede producir petróleo de acuerdo con lo que necesitan los otros", señala Silvio Sinedino, quien representa a los empleados en la junta de la empresa. "No puede ser una empresa que se preocupa de sus ingresos por los ingresos mismos".  

Si Foster logra superar los obstáculos de Petrobras para realizar perforaciones, calmar a los accionistas, satisfacer a los empleados e impulsar la producción de acuerdo con sus planes, Brasil podría pasar de ser casi autosuficiente en petróleo a ser una gran fuente de petróleo para EU y otros consumidores.

"Si Petrobras no ayuda a Brasil incrementando su producción, existe la posibilidad real de que el país retroceda y tenga que volver a importar petróleo, perdiendo su condición de productor autosuficiente", dice el analista de la industria energética Gustavo Gattass, del Banco BTG Pactual, de Río.

T.J. Conway, investigador y gerente asesor de Energy Intelligence Group con sede en Nueva York, considera que Petrobras debe mantener el equilibrio entre la demanda local y las exportaciones. "Brasil puede, sin duda, ser un colaborador para los mercados globales y un jugador importante, y quizás eclipse al resto de la región en su condición de exportador neto", dice.

Foster, a quienes sus colegas conocen como "Caveirao" en referencia a los vehículos blindados que la policía despliega en los vecindarios peligrosos, está acostumbrada a prosperar en medio de las dificultades. Su madre la crió en el Morro do Adeus, una zona pobre de Río que con los años se convirtió en una favela. Su madre trabajó, pues su padre era alcohólico. Maria das Graças juntaba latas y papeles para tener dinero hasta que la familia se mudó con una tía a Niterói. Foster se graduó de la Universidad Federal Fluminense en 1978, y luego obtuvo una maestría en Ingeniería Nuclear en la Universidad de Río de Janeiro y una maestría en Administración de Negocios en la Fundación Getulio Vargas, también en Río.

En 1979 se unió a la división de exploración y producción de Petrobras como pasante. Dos años después, abordó una plataforma petrolífera en ultramar para instalar los equipos; posteriormente dirigió la división de perforaciones. Fue la primera mujer en dirigir la ingeniería de un campo de petróleo, liderando la unidad de distribución y la división de químicos y petroquímicos, Petroquisa. En septiembre de 2007, Gabrielli la nombró  como la primera directora mujer de Petrobras, el segundo cargo directivo más alto de la empresa, cuando asumió la dirección de la división de Gas y Energía. Hoy, de los aproximadamente 12,200 ingenieros de Petrobras, 1,400 son mujeres.

Foster se casó y tuvo una hija. Luego se divorció, se casó nuevamente y tuvo un hijo. Su segundo matrimonió generó controversias luego de que los periódicos brasileños dieran a conocer que su marido, Colin Foster, era dueño de una empresa de ingeniería que desde 2007 a 2010 había abastecido de equipos a Petrobras. La petrolera respondió en 2010 diciendo que la división que dirigía Foster no hacía negocios con la empresa de Colin Foster, según la página web de Petrobras.

Un año antes de ser designada CEO, Foster, vestida con un traje rosa y camisa de satín en las oficinas centrales de Petrobras, aseguraba que tenía que estar cien por ciento disponible para su trabajo. "Tengo dos hijos", decía en una entrevista realizada en enero de 2011, en su oficina del piso 23 con vista a la bahía de Guanabara."Dejé de lado muchas cosas por mi carrera, pero estoy feliz de haberlo hecho. Hice lo que siempre pensé que era lo mejor para mí y para mi familia".

Foster espera la misma dedicación de sus empleados. Dice que quiere que su personal trabaje un día por semana (bromeando que el día empieza el lunes y termina el sábado).

Marcio Mello, CEO de la empresa brasileña de exploraciones petroleras HRT Participaçoes em Petroleo, trabajó 18 años con Foster y recuerda cuando trabajaban juntos en la división de investigaciones, Cenpes, que desarrolló tecnologías para la exploración de la región presal. "Ella es el tipo de persona a quien usted le asigna una misión y brinda resultados superando las expectativas", comenta Mello. "Graças hará un trabajo fantástico en Petrobras. Es justa, trabajadora, enfocada en su tarea. Mi sueño es tener a alguien como ella en HRT".

Al mismo tiempo, los empleados están pidiendo a Foster que los proteja. Sinedino, ingeniero del departamento sísmico, considera que Petrobras debe mejorar la seguridad de sus trabajadores. Espera que la ejecutiva siga siendo una aliada. "Es una de nosotros", dice. "Pasó toda su vida en la empresa, ha trabajado en todas las divisiones; sabe exactamente qué está sucediendo y qué se necesita hacer".

Foster, en su discurso de aceptación del cargo, reconoció el esfuerzo que le esperaba: "Es un gran desafío asumir la dirección de esta empresa, es un desafío aún más grande que el conjunto de retos que he enfrentado hasta este día".

Luego se tocó el corazón en un gesto para con sus colegas de Petrobras. "Les debo este momento", dijo. "Finalmente, quiero agradecer al Señor por este momento, a mis hijos, por aceptarme como soy, y a mi madre, doña Terezinha".

PETRO POWER
Petrobras es la N° 1 en perforaciones en aguas profundas en América Latina.
• Es el mayor productor mundial de petróleo por debajo de los 1,000 pies.
• Su producción diaria alcanza los 2.6 millones de barriles.
• Es el productor mundial N° 7 que opera en Bolsa.
• Cuenta con 12,178 ingenieros; de esta cifra, 1,410 son mujeres.
FUENTE: Bloomberg.
Ahora ve
“Los países nos dan a las peores personas”, dice Donald Trump sobre migrantes
No te pierdas
×