Las calles del dinero

Su vocación original fue albergar oficinas, pero los distritos financieros se renuevan para ofrecer mejores servicios a empresas, empleados y clientes.
José Luis Tapia

En tres décadas, la periferia parisina albergará modernos distritos financieros, pues cada polo urbano tendrá barrios con despachos corporativos y servicios para sus usuarios. Desde 2007, el gobierno francés echó a andar la iniciativa Le Grand Paris que incluye vías para conectar estos nodos con La Défense, una zona que nació hace 30 años para instalar oficinas, rascacielos e, incluso, vivienda.

La Défense es, junto con La City de Londres, uno de los distritos financieros más importantes de Europa, pero para mantener vigencia será punta de lanza del nuevo proyecto parisino.

La gestación de nuevos distritos financieros pasa por la construcción de nuevas zonas y por la modernización de los antiguos barrios que comenzaron a ser inadecuados para las compañías como consecuencia del crecimiento económico, la saturación de espacios o la obsolescencia tecnológica, dice Manuel Perló, experto en planeación urbano-territorial en la UNAM.

El Distrito Central de Negocios por excelencia es Lower Manhattan en Nueva York: la Bolsa de Valores, las sedes de las grandes multinacionales, hoteles, restaurantes, que dan vida a una zona en horario laboral. Sin embargo, con el tiempo, el modelo original se transformó, dice Perló.

"El mismo Wall Street ha cambiado profundamente, luego de que había perdido población, pero en las últimas dos décadas, la duplicó. Actualmente, 40% de la gente que trabaja ahí se va caminando de su casa a su trabajo", comenta el experto. Ésa es una tendencia importante para la renovación de los viejos distritos: vivir y trabajar en la zona o en actividades ligadas a ella.

En ciudades como Chicago también se presenta el mismo fenómeno. Aunque el Loop es el distrito tradicional para hacer negocios, en los años 70, River North atrajo a artistas alternativos que rehabilitaron antiguos almacenes industriales contruidos entre 1890 y 1920 para usarlos como estudios. Ahora esas bodegas remodeladas son oficinas ocupadas por firmas de abogados, arquitectos, agencias de publicidad y diseño.

El atractivo de instalarse al norte del río Chicago implica estar inmerso en un ambiente cosmopolita de galerías, restaurantes y cerca del Loop, que aún mantiene su encanto. Motorola, United Airlines y Google conservan oficinas en el viejo distrito.

"La imagen exterior es muy importante, por eso a las grandes empresas les gusta mantener una sede en el centro tradicional de negocios, pero gracias a las nuevas tecnologías pueden trasladar funciones a otros lugares u otros países", dice Carlos Pérez Mejías, geógrafo de la Universidad de Alicante, España, y autor del ensayo Características de los distritos financieros en el espacio urbano.

Son dos las características principales que acompañan el surgimiento de los nuevos barrios: la sustentabilidad (edificios verdes de bajo consumo energético) y el uso mixto para tener hotel, vivienda, oficina, centro comercial, entretenimiento y otros servicios básicos en un mismo complejo.

Todo ello implica ventajas competitivas para reclutar o retener empleados. "Las empresas ya no pueden seguir contratando con sueldos cada vez más altos. Necesitan otras estrategias y las oficinas son una herramienta contundente", explica Juan Carlos Baumgartner, socio fundador de la firma internacional de arquitectura Space.

En México, el fenómeno del nuevo barrio financiero se da incipientemente con el rescate de colonias tradicionales que optan por adaptar inmuebles viejos. "Así sucede con la colonia Roma, que atrajo a muchas empresas jóvenes", explica José Lew, arquitecto socio de ArCo Arquitectura Contemporánea. En otras ciudades, como Nueva York, las empresas que buscan lugares menos costosos y con alto potencial de desarrollo encontraron alternativas en Brooklyn.

"(En la Roma) podemos ver una mezcla ecléctica, donde se combina el uso de propiedades, en su mayoría catalogadas, y la introducción de mobiliario más moderno, fusionado con vintage, acompañado por una forma de trabajo más nueva, no tan jerárquica, no piramidal, pero sí mucho más colaborativa en espacios de trabajo que fomentan este tipo de relaciones", dice Lew.

Estas colonias para ejecutivos, explica Lew, resultan estratégicas para las empresas, sus clientes y sus empleados. Ésa es la vocación con la que surgió Santa Fe, en los años 90, como una alternativa en el poniente del DF para albergar corporativos transnacionales, universidades y conjuntos habitacionales.

Aunque también hay otras zonas que resurgen como distritos de negocios, como Reforma Centro, cerca de la Bolsa Mexicana de Valores, con nuevos edificios corporativos, hoteles, y complejos, como Reforma 222, que cuenta con viviendas, oficinas, un centro comercial, restaurantes, cines y un centro de acondicionamiento físico.

"El valor de un barrio financiero para las empresas es el prestigio de estar ahí", lanza Perló. "El constante contacto con otros ejecutivos, el cara a cara que permite compartir información, hacer negocios".

1. Potsdamer Platz En Berlín

Flanqueada por el Sony Center y el Quartier Daimler Chrysler, esta plaza representa un sitio ideal para abrir o cerrar negocios. La modernidad no sepultó del todo el espíritu de un sitio histórico, destruido en la Segunda Guerra Mundial y dividido por el Muro de Berlín. Hoy, reconstruido y modernizado, alberga diariamente a 10,000 trabajadores y 100,000 visitantes.

2. London Bridge Quarter

Es entrada a la ciudad y uno de los nodos de transporte más importantes. Es un sitio de moda para hacer negocios, pues reúne edificios corporativos e históricos, mercados, restaurantes, cafeterías y galerías de arte. En 2012, se inaugura el rascacielos The Shard, el centro comercial The Place y una estación de tren.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

3. Soho Pekín

Ubicado en el este de la ciudad, también conocido como ‘New Town', alberga 48 tiendas, 283 oficinas y 1,897 apartamentos de vivienda, todo bajo el concepto inglés de Small Office, Home Office, que rápidamente atrajo a pequeñas y medianas compañías necesitadas de infraestructura que combinara los espacios de vivienda con los del trabajo.

Ahora ve
Científicos crean la primera prótesis para tortuga impresa en 3D
No te pierdas
×