Por una nueva etapa, ¡salud!

La venta de Modelo provocará grandes cambios en la industria cervecera. El desafío es que generen beneficios al consumidor.

Hay pocas noticias de negocios con tanto impacto en el país como la compra que hizo AB InBev del capital que aún no poseía de Grupo Modelo. Algunos medios reportaron la operación desde una perspectiva nacionalista, al destacar que una empresa controlada por mexicanos (con una participación minoritaria) vendía sus acciones a un extranjero, entregando de esa forma el control.

Una operación así, por su magnitud (la más grande de su tipo en la historia del país), por la industria a la cual pertenece (las cervecerías fueron artífices de la industrialización en México), y por quienes participan en ella (la cervecera más grande del país y la cervecera más grande del mundo), merece ser analizada detenidamente. Y no sólo por la prensa especializada, sino también por académicos e historiadores, por ejemplo.

Con esta operación se cierra un ciclo que comenzó hace 20 años, a inicios del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con la primera inversión de la cervecera que entonces era la más grande del mundo, Anheuser Busch (AB), fabricante de Budweiser, en la empresa mexicana.

Dos décadas de encuentros y desencuentros entre las familias (muy disímbolas entre sí) que controlaban ambas empresas. Dos décadas de acuerdos que difícilmente dejaban claro quién había sacado mayor ventaja. Dos décadas en las que la industria global cervecera cambió para siempre, ya fuera a través de compras hostiles o de amistosos intercambios de acciones.

En este reportaje, los editores descubrimos que la industria cervecera mexicana está frente al cambio más importante en los 130 años que tiene de historia. Por primera vez, el mercado local será la arena donde dos gigantes globales se enfrentarán por el consumidor mexicano. ¿Cuántas marcas nuevas veremos en los próximos años? ¿Las cerveceras seguirán usando las exclusividades para evitar enfrentarse entre sí en un restaurante o una tienda de abarrotes o de conveniencia? ¿Hasta dónde llegará la guerra de la mercadotecnia, en especial, la de los patrocinios deportivos? ¿Grupo Modelo producirá la cerveza Corona, por primera vez, fuera de México, así como ahora se produce en el país la marca Heineken?

Algunas de estas preguntas las respondemos en nuestro reportaje. Algunas otras, ni siquiera Carlos Fernández, actual CEO de Grupo Modelo y uno de los artífices de esta operación, se atreve a predecir en la entrevista que nos concedió.

La experiencia nos ha demostrado que la nacionalidad de los inversionistas no es garantía de éxito o fracaso. Basta recordar lo que pasó con los bancos cuando eran de accionistas mexicanos (un fracaso que nos sigue costando miles de millones de dólares) y lo que sucede hoy que están mayoritariamente en manos de extranjeros (otro fracaso con un costo de oportunidad altísimo por la baja penetración bancaria).

Para nosotros, es más relevante la actuación de quienes tienen a su cargo velar por los intereses de los consumidores. Ellos son quienes pueden hacer la diferencia en la actuación de una compañía. Por eso, queremos llamar la atención de dos agencias gubernamentales.

La primera es la Comisión Federal de Competencia, que tiene a su cargo una investigación por prácticas anticompetitivas de algunas empresas cerveceras. La CFC es la que debe verificar que la cancha de juego esté pareja, tanto para los grandes jugadores, como AB InBev y Heineken, como para los pequeños, como son las cervecerías artesanales o el mismo SAB Miller, que no ha podido penetrar al mercado mexicano a pesar de ser el competidor número dos a nivel global.

La otra es la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, que aún no se pronuncia respecto del incremento sustancial que tuvo el precio de la acción de Grupo Modelo, previo al anuncio del acuerdo, lo cual hace suponer que alguien usó información privilegiada. Esperaremos atentos las siguientes decisiones de estos árbitros.

Los Editores

Comentarios: opinion@expansion.com.mx

Ahora ve
Ricardo Anaya explica por qué rechaza la Ley de Seguridad Interior
No te pierdas
×