Dilma saca los flotadores

Crece la preocupación por el paso errático de la economía brasileña.
The Economist Intelligence Unit

La incertidumbre generada por las perspectivas económicas y por la falta de dinamismo de la economía ha frenado la inversión privada en Brasil. A pesar de los esfuerzos para aumentar la disponibilidad de créditos y los ciclos de alivio monetario promovidos por el Banco Central, la reacción del sector corporativo ha sido mínima, en particular en el segmento de la manufactura, que está en problemas por la competencia de las importaciones.

El gobierno promueve la agenda de inversión pública con el Programa de Aceleración de Crecimiento (PAC) iniciado en 2007. Hasta ahora, sólo ha lanzado "PAC Equipamentos", que consiste en la adquisición de maquinaria y equipo para proyectos de inversión publica. Las compras ascienden a 4,127 millones de dólares (mdd), de los cuales 3,243 no son parte del presupuesto de este año.

La presidenta Dilma Rousseff afirmó que estas compras buscan impulsar la actividad económica y rechazó la idea de que tendrían consecuencias adversas en las metas fiscales del gobierno, principalmente el superávit de 53,516 mdd.

El objetivo del superávit primario ahora se establece en términos nominales en lugar de un porcentaje del PIB. De acuerdo con estimaciones del Ministerio de Finanzas, la meta para el sector público total (incluye gobiernos locales y estatales) seguiría siendo constante con un superávit de 3.1% del PIB.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los más recientes resultados fiscales no fueron lo esperado, lo cual complica llegar a las metas del superávit primario. Incluso si el gobierno mantiene su estricta política de gasto corriente es posible que el superávit primario caiga a 2.5% del PIB. El gobierno podría recurrir a algunos trucos contables para ocultar esta caída, lo que pondría una mayor presión sobre la meta fiscal para 2013 (3.1% del PIB).

Simon Rabinovitch y Leslie Hook

Ahora ve
En el metro de Tokio, las embarazadas pueden conseguir asiento con una app
No te pierdas
×