El joven Carlos que llegó antes que Slim

Fue el primer mexicano en comprar un equipo español de futbol. Sus traspiés lo han hecho polémico.

El hombre que se queda en el camino

1
Carlos Padilla representó a Nery Castillo, intentó la venta de Guillermo Ochoa al Fulham y en 2010 promovió al sueco Sven Goran Eriksson como director de la selección mexicana. Sus proyectos han sido polémicos. (Foto: Iván Rendón)
Juan Carlos Padilla Salgado  (Foto: Iván Rendón)

Juan Carlos Padilla Salgado se convirtió en febrero de 2012 en el primer mexicano dueño de un club español, nueve meses antes de que el empresario Carlos Slim Helú adquiriera al Real Oviedo. Sin embargo, no sólo perdió al equipo sino que éste descendió a tercera división de Liga Española de Futbol y no por razones deportivas sino por dinero.

Ese traspié aunado a otros negocios que no han llegado a buen puerto, han hecho de Padilla una figura controvertida y hasta criticada en el medio. No obstante, confía en su modelo para transformar jugadores amateurs en cracks. Ahora lo ha llevado a Alicante, España, de acuerdo con la revista Expansión del 10 de diciembre.

"(Padilla Salgado) prometió cosas que luego no cumplió, dinero que no pagó, y el Dénia bajó a tercera", dijo Antonio Roselló, entonces presidente del club ibérico cuando se dio el descenso, en entrevista con Expansión. "Es un cuentista".

De 30 años de edad, Carlos es hijo de Juan Carlos Padilla Aguirre, ex vicepresidente del Club Toluca, y dice ser sobrino del actual presidente Fernando Corona Álvarez. Desde los 26 años representa futbolistas. Lo hizo en 2005 con el ecuatoriano Johnny Baldeón y en 2008 con el mexicano, Nery Castillo.

También en 2008 convenció a la Federación Mexicana de Futbol de que el sueco Sven Goran Eriksson, era la mejor alternativa para suceder como entrenador de la selección nacional a Hugo Sánchez.

Dos años después intentó negociar la venta del portero mexicano Guillermo Ochoa al club inglés Fulham. Ninguno de estos proyectos prosperó como debía.

Con el club Dénia intentó hacer una incubadora de talento futbolístico mexicano. Su sueño era hacer del equipo una sucursal de la selección nacional y vender jugadores a equipos europeos. "Dado el nivel del futbol español, su paso (de los jugadores) por un club de segunda o tercera división los revaloriza", dice Padilla.

Pero el promotor únicamente aportó 150,000 euros, de los 400,000 que debía pagar para tener el 51% del equipo. En abril de 2012 dejó de hacer los pagos.

El 1 de julio terminaba el plazo para que el club presentara los avales por 200,000 euros para garantizar la deuda que tenía con sus jugadores. No pudo hacerlo. Al día siguiente la Real Federación Española de Futbol anunció el descenso a tercera división del Dénia.

El rescate fallido

2
En junio de 2012, la asamblea de socios del club Dénia rompieron la relación contractual de el equipo con Juan Carlos Padilla, luego de que éste no completara el pago de 400,000 euros para adquirirlo. (Foto: Getty Images)
pelota, futbol  En junio de 2012, la asamblea de socios del club Dénia rompieron la relación contractual de el equipo con Juan Carlos Padilla, luego de que éste no completara el pago de 400,000 euros para adquirirlo. /  (Foto: Getty, )

Cuando Antonio Roselló asumió la presidencia del club español Dénia en 2011, el equipo era el octavo, de 20, en la tabla de la segunda división B de la Liga Española. Sin embargo descubrió que el Club no tenía dinero ni para pagar a los jugadores.

Convenció a Balearia, una empresa de barcos turísticos, de patrocinar al Dénia con 100,000 euros para pagar el salario de los jugadores, sin embargo, le faltaban 300,000 más.

El expresidente del Denia, Pepe Baño, lo puso en contacto con el ex entrenador del Real Madrid, Benito Floro, para que le presentara a su hijo Vicente, quien le habló de un joven mexicano que fue su socio y podía salvar al equipo. Este joven era Padilla Salgado y esta versión es de él mismo.

La urgencia financiera del Dénia encajó con los planes de Padilla; quería llevar a jóvenes futbolistas a estudiar y jugar en España, invertir 3,100 dólares al mes en su manutención y venderlos a otros clubes europeos.

El promotor también firmó una alianza para la formación de los futbolistas con Sportiv8, una firma dedicada a identificar y potenciar el talento de deportistas para varios equipos, entre ellos, el británico Leicester City.

"(Así) evitamos que los clubes inviertan grandes sumas de dinero en jugadores que luego no son tan buenos", explicó Philippa Grocott, una británica que representa a Sportiv8 en España en una entrevista realizada en noviembre para la revista Expansión.

Los directivos del Dénia le propusieron a Juan Carlos Padilla Salgado crear una Sociedad Anónima Deportiva con 51% de capital para el mexicano. A cambio, él aportaría 400,000 euros. "Pero a las arcas del Dénia sólo ingresaron 150,000 euros", dice Roselló.

En la última semana de junio 2012, la asamblea de socios del Club Dénia se reunió para definir el futuro del equipo. El club no tenía los 200,000 euros que necesitaba para cubrir el aval que exigía la Federación y los integrantes de la asamblea votaron a favor de romper el contrato con Padilla con el argumento de que el mexicano no pagó el dinero que prometió.

A diferencia de Padilla, Carlos Slim Helú pagó 2.5 millones de dólares por el 51% del Real Oviedo en noviembre de 2012.

“Yo salvé al Dénia”

3
Colgarse del mundial solo requiere de creatividad y de ofrecer promociones en el momento preciso.(Foto: Getty Images)
futbol, negocios  (Foto: Getty, )

Carlos Padilla Salgado se defiende de quienes lo acusan de ser culpable del descenso del Club Deportivo Dénia a la tercera división de la Liga Española.

"Bajaron (de categoría) porque el Ayuntamiento no puso lo que debía", asegura. Se refiere al subsidio de 60,000 euros que el gobierno local le daba al equipo anualmente y que no llegó en 2012.

Pero Juan Carlos Signes, concejal de deporte del Ayuntamiento de Dénia, opinaba diferente en una entrevista con Expansión en noviembre.

"(Padilla Salgado) ni sufragaba a los jugadores ni pagaba el aval, así es que decidimos no pagar el adelanto de la subvención, que aportábamos un año antes de lo que nos correspondía"

En la versión de Padilla Salgado, el club le debe a él su supervivencia. "Yo les salvé y gracias a eso el Dénia todavía existe hoy", dice.

Cuando el equipo descendió, Antonio Roselló renunció a la presidencia del Club, dice que estaba desgastado física y emocionalmente. Su lugar lo ocupó Gema Estrela, que estaba a cargo de la cantera del equipo. Estrela y Padilla Salgado sólo se reunieron en una ocasión. El motivo era negociar que jugadores del Dénia fueran a jugar al club inglés Leicester City.

En esa reunión estuvieron presentes Padilla Salgado, Gema Estrela y representantes del equipo inglés. "Les dije que cualquier cosa que viniera de Padilla no la iba a aceptar. No me fiaba de él. Después de la reunión se levantó, y se fue", narra Estrela.

Hay una persona que guarda buenos recuerdos del joven promotor mexicano: Pepe Carpi, el secretario técnico del Dénia. "No era un mal tipo, tenía buenas ideas pero no le salieron". Los jugadores que llevó al equipo eran muy buenos, asegura.

El sueño de incubar talentos

4
Juan Carlos Padilla Salgado confía en su modelo de llevar talentos del futbol mexicano y extranjero a España para formarlos y luego venderlos a equipos europeos, obteniendo la comisión respectiva. (Foto: Getty Images)
pelota, futbol, porteria  Juan Carlos Padilla Salgado confía en su modelo de llevar talentos del futbol mexicano y extranjero a España para formarlos y luego venderlos a equipos europeos, obteniendo la comisión respectiva. /  (Foto: Getty, )

El plan original del promotor mexicano era comprar un equipo en España para usarlo como una incubadora de talento.

El proyecto también contemplaba a jugadores de otros países con la idea de que conozcan y se adapten al estilo de futbol europeo para que crezca su valor como deportistas y entonces pueda venderlos a otros equipos.

Los ingresos que esperaba Padilla Salgado podían generarse por la plusvalía que ganaban los futbolistas que él representaba y por el pago que los padres de los aspirantes a profesionales le hicieran a cambio de que sus hijos entrenaran y estudiaran en España.

El comentarista deportivo, José Ramón Fernández, cree que Padilla tiene pocas posibilidades de éxito con este modelo. Para que el talento extranjero sea atractivo en Europa, dice, tiene que ser mejor que el talento local.

Fermín de la Calle, un periodista español especializado en deportes, considera que formar talento extranjero para luego venderlo a clubes europeos es difícil, ya que muchos equipos tienen canteras muy eficientes para formar talento.

"Ahora están en auge los ojeadores (scouters) de gente joven, de unos 15 años, que juegan en las categorías inferiores o juveniles", señala.

Juan Carlos Padilla Salgado confía en su modelo. "La mayoría de esas canteras hacen scouting en torneos como los que nosotros jugamos", dice.

Tras la ruptura con el Dénia, el proyecto de Padilla Salgado se mudó a San Vicente del Raspeig. Los 20 jóvenes que antes tenía en Dénia, todos menores de edad, viven ahora en la residencia de estudiantes de la Universidad de Alicante, estudian en el colegio San Raimundo de Penanfort y entrenan en el club local, el Jove Español.

Este equipo juega en la misma categoría a la cual descendió Dénia. El promotor mexicano no compró el equipo, sólo renta sus instalaciones.

Sus controvertidas ‘jugadas’

5
La arrogancia, la frialdad y una actitud fatalista son algunos síntomas del mal liderazgo.  (Foto: Getty Images)
tarjeta roja  (Foto: Getty, )

En 2005 Juan Carlos Padilla representó al delantero ecuatoriano Johnny Baldeón 'El rayo'. Gestionó el préstamo para llevarlo del Deportivo Quito al equipo argentino Talleres de Córdoba. Pero el jugador se regresó a Ecuador. 

Padilla afirma que un día Baldeón desapareció. Sin embargo, el delantero recuerda una versión diferente. "Padilla fue quien se desapareció, lastimosamente, como representante no supo cómo hacerlo", señala.

El jugador dice que el club le debía tres meses de sueldo y que no cumplieron con ciertas obligaciones que decía su contrato. Cuando reclamó, el club cumplió lo prometido. "Pero yo ya estaba convencido de irme. Firmé la rescisión del contrato, no me pagaron nada y me regresé a Ecuador".

En junio de 2008 Sven Goran Eriksson fue nombrado director técnico de la Selección Mexicana. El responsable de su llegada fue Padilla Salgado, quien convenció a la Federación Mexicana de Futbol de que el sueco era la mejor alternativa para suceder como entrenador a Hugo Sánchez.

Luego de 13 partidos, Eriksson fue destituido debido a los mediocres resultados del Tri en la eliminatoria a Sudáfrica 2010. Padilla Salgado asegura detrás de la salida del entrenador hubo una lucha de poderes en el futbol mexicano.

También ese año fue el promotor del delantero mexicano Nery Castillo y estaba negociando su venta para llevarlo del Shakhtar Donetsk de Ucrania, al Club Guadalajara.

En noviembre el Guadalajara anunció que el jugador no se integraría con ellos, debido a que no existía el acuerdo que Padilla Salgado dijo negociar con el club ucraniano.

Padilla rechazó la versión en el programa 'Futbol picante', de la cadena ESPN, y mostró un mail para demostrar que había hecho la petición de documentos para el traspaso del futbolista. En 2009, dejó de representar a Nery Castillo.

En 2010 intentó comprar el club de futbol Cádiz, pero la operación fue imposible debido a la falta de capital. También concluyeron fallidamente las negociaciones para traspasar al portero americanista Guillermo Ochoa al equipo Fullham de Inglaterra.

Padilla Salgado asegura que Mark Hughes, entrenador del equipo inglés, tomó la decisión de no integrar a Ochoa. Pero Jorge Berlanga, representante del portero, dice que la negociación fracasó porque las condiciones que planteaba el Fulham eran diferentes a las que antes había presentado Padilla. "Con Memo Ochoa, Padilla estuvo a punto de jugárnosla".