Impulso interior

La planta directiva de Walmart de México tiene 20% de mujeres. Parece poco, pero es un buen avance y Simona Visztovà es una de sus protagonistas.
Simona Visztovà mujer poderosa expansion 1097  (Foto: Carlos Aranda)
María Antonieta Barragán Lomelí
Simona Visztovà
VP senior de Global Sourcing Latinoamérica de Walmart
Posición 14 en el ranking

Cuando Simona Visztovà tiene que sumar a un nuevo colaborador a su equipo de trabajo y ve que se presenta una mayoría de hombres, pide a Recursos Humanos que le consiga el mismo número de mujeres para el puesto.

"Después, el cargo lo obtiene la persona que demuestre más talento y capacidad -dice Visztovà, vicepresidenta senior de Global Sourcing Latinoamérica de Walmart-. En eso no hago distinción".

La ejecutiva eslovaca abastece las necesidades de más de 3,700 tiendas de la región. Desde 2011, es miembro del Walmart President's Global Council of Women Leaders, donde su función es sensibilizar a los directivos a nivel internacional sobre la situación de las mujeres ejecutivas en América Latina y atraer programas de capacitación que las beneficien.

Visztovà es de las pocas mujeres directivas de la empresa. Aunque presenta avances, Walmart de México tiene un cuello de botella en los ascensos femeninos a partir de las subgerencias. Por encima de ese nivel, empieza un declive significativo hasta un 80% de hombres en el caso de los directores. Más arriba, en las vicepresidencias, ellos son 88% contra 12%.

Sin embargo, el avance hacia la equidad de género en México es tan lento que estas proporciones son mejores que el promedio.

"Si estas cifras se comparan a nivel nacional, o se extrapolan con el promedio de mujeres que dirigen empresas familiares, que es del 3%, los números no lucen nada mal -dice Ludivina Herrera, directora de la licenciatura en Administración y Estrategia de Negocios del Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe-. Son cifras optimistas para un entorno cultural como el mexicano."

En 1992, cuando Visztovà empezó como gerente en una tienda Sam's Club en México, Walmart estaba muy lejos de tener una política corporativa de apoyo a las mujeres ejecutivas como hoy. Al igual que otras seis vicepresidentas que operan en la organización de la región México y Centroamérica, ella se abrió camino con base en su esfuerzo y en sus méritos. Ahora, aprovecha las mejores herramientas que desarrolló la empresa para apoyar a otras mujeres.

Practica con el ejemplo

Aunque la incorporación de las mujeres a los puestos de dirección todavía es lenta, varias empresas ya intentan cambiar.

Desde 2009, Walmart instituyó en todas sus regiones la creación de consejos de equidad de género. Hizo un primer diagnóstico de las causas que impedían que las mujeres crecieran laboralmente.

Halló cinco factores que afectaban el ascenso femenino: el reclutamiento no era equitativo, no había una capacitación con temas específicos sobre las mujeres (estilos de liderazgo, formas de negociación y patrones culturales), no existía flexibilidad laboral en cuanto a horarios, la cultura machista era un hecho y hacía falta sensibilizar a los dirigentes sobre las necesidades femeninas.

Actualmente, el consejo de equidad está integrado por 11 mujeres y nueve hombres y es presidido desde este año por Alfonso Ferreira.

"Las iniciativas son importantes pero, si no están respaldadas por una política corporativa y sensible al tema, se pueden perder", dice Ferreira. Por eso, asegura, Walmart busca desarrollar a sus colaboradoras desde dentro.

El principal objetivo del consejo es asesorar a los directivos de la organización sobre las tendencias del mercado y actuar como catalizador para identificar oportunidades de mejora, desarrollo, movimientos y retención de las mujeres en la compañía. "Queremos incrementar nuestro número de ejecutivas y que Walmart a nivel mundial se convierta en el mejor lugar para trabajar de las mujeres -dice Ferreira-. A todos nos conviene".

El consejo trabaja en cuatro estrategias: atraer talento femenino, desarrollar, retener y promover mujeres, enfatizar la inclusión y apoyar a las mujeres en cursos, talleres y diplomados externos.

La iniciativa ya muestra resultados. En 2011, 51% de las contrataciones de Walmart de México fueron mujeres.

"No se trata de cubrir cuotas, ni favoritismos -advierte Cory Guajardo, responsable del reclutamiento y selección de personal-. Por encima de todo, está el talento de los candidatos".

Para complementar la promoción de las mujeres, sobre todo de las que tienen familia, hace falta flexibilidad en la jornada de trabajo, reconoce Guajardo.

"Mientras para las mujeres el ascenso implique un costo personal, no las podremos retener ni buscarán nuevas responsabilidades", dice.

Por eso, uno de los compromisos de la empresa es impulsar esquemas de trabajo más flexibles y facilidades para que las mujeres ejerzan su maternidad sin tanta presión.

Por su parte, Visztovà se mantiene al pendiente de la capacitación de sus colaboradoras, exige promociones equitativas, impulsa a las mujeres para que tengan conciencia de sus habilidades y promueve que tanto hombres como mujeres aprendan de los talentos naturales que poseen ambos sexos. Tiene como política de trabajo asignar a sus colaboradores proyectos en los que, además de poner en juego su preparación, los enfrenta a nuevas actividades para que adquieran conocimientos fuera del área que dominan.

A una de sus colaboradoras desde hace nueve años, Adriana Gama, le daba mucha pena enviar correos o llamar a desconocidos. Aunque estaba en el área financiera y ésa no era su tarea, Visztovà le pidió que hiciera todas sus llamadas.

"Es exigente pero te permite ampliar tus conocimientos -dice Gama-. Encarga proyectos que te ayudan a crecer y explotar tu potencial. Nos brinda guías de cómo hacerlo y nos abre canales de comunicación con personas a nivel local e internacional".

Para Visztovà, el techo de cristal nunca fue un problema. Ahora, con apoyo en las políticas de Walmart, la ejecutiva se esfuerza porque sus colaboradoras tengan el impulso y las facilidades para desarrollar su potencial y llegar a los puestos directivos de la organización.

Atractor de mujeres
Walmart México quiere convertirse en la empresa número uno para las mujeres.
Tiene varios programas para consolidar estas metas: diplomados de liderazgo para mujeres ejecutivas, trainees de operaciones, mentorías, programa de desarrollo acelerado, talleres de superación personal y el curso ‘Gender Intelligence’, que busca sensibilizar a los ejecutivos sobre el rol femenino en la organización.
“Si persiste una mentalidad masculina y los mandos directivos no asumen y se comprometen con un enfoque de género, no funcionará ningún programa”, dice Ludivina Herrera, directora de la licenciatura en Administración y Estrategia de Negocios del Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe.
Ahora ve
La Cumbre de la OMC terminó prácticamente sin acuerdos en Buenos Aires
No te pierdas
×