Empresario de corazón

Aunque Carlos Fernández deje el mando de la cervecera, seguirá activo y pronto comenzará a buscar nuevos retos.

Carlos Fernández, director general de Grupo Modelo.

A finales de junio, Carlos Fernández tomó la decisión más importante de su carrera profesional: vendió Grupo Modelo al gigante belga-brasileño AB InBev. Fue una acción que requirió mucha reflexión y discusión en equipo. Hoy está convencido de que hizo lo correcto. "Si en algún momento estás muy cansado, molesto o triste, mejor espera a tomar la decisión al día siguiente -dice Fernández-. Esto no significa que retrasas la decisión, sino que la haces más acertada".

Fernández ya anunció su retiro del puesto de presidente y director general de la empresa en cuanto los reguladores aprueben la compra. Es momento de tomar un respiro y poder dedicar parte de su tiempo a otros intereses.

Más allá de su trabajo, Fernández es una persona muy activa a quien le gusta hacer, personalmente, los ajustes necesarios en casa, como colgar cuadros, mover muebles o lo que haga falta. Recuerda una anécdota. Su hija estaba revisando en la escuela las profesiones y al regresar a casa preguntó a su madre: "Mi papá es albañil, ¿verdad?".

Fernández aún se ríe de este momento. Lo que más le llama la atención es cómo todo lo que hace se queda en la mente de su hija. Así como en la familia, cree que en los negocios los empresarios deben dar el ejemplo y le da gran importancia a los valores humanos. Éstos, asegura, siempre deben estar presentes en las decisiones de un líder ejecutivo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Aunque se retirará del negocio cervecero, Fernández está lejos de dejar de ser un empresario. Actualmente participa como consejero de la aceleradora Endeavor, pero jura que todavía no sabe cuál será su próxima inversión o emprendimiento.

Los emprendedores siempre lo han inspirado. "Tienen las ganas de ganar y por eso me entusiasman -dice-, sólo a veces les falta planeación porque no tienen una estructura o tiempo para pensar hacia adelante".

Ahora ve
Así se explica el rápido e inusitado ascenso del bitcoin
No te pierdas
×