Tiran línea

Al definir la imagen urbana de México, los arquitectos más importantes del país también han influido en las tendencias estéticas de los corporativos.
torre mexicana pedro ramirez vazquez arquitectura expansion1  (Foto: Guadalupe Szymanski)

Los arquitectos mexicanos más destacados en los últimos 50 años también dejaron huella en la construcción de corporativos emblemáticos para México. Las tendencias que marcaron Luis Barragán, único mexicano en recibir el premio Pritzker -el Nobel de la arquitectura-, el recién fallecido Ricardo Legorreta, Teodoro González de León, Pedro Ramírez Vázquez y Mario Pani hoy están por igual en instituciones bancarias o en centros neurálgicos para los negocios.

Convocados por Grupo Expansión, 988 lectores de su revista especializada en construcción, Obras, seleccionaron a los cinco arquitectos más influyentes para el país entre 40 de distintas generaciones, nacionalidades y corrientes de pensamiento que desarrollaron proyectos arquitectónicos en México.

Empresarios, inversionistas, arquitectos y constructores que participaron en esta encuesta seleccionaron los cinco nombres más representativos para la arquitectura mexicana contemporánea. El ejercicio fue pretexto para revisar las razones que colocaron a estos hombres como protagonistas del rostro urbano de México.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Juan Carlos Baumgartner, socio director del despacho de arquitectura space, involucrado con el diseño de corporativos a nivel internacional, explica que las obras de estos arquitectos son referente obligado en el sector. "Cualquiera que aprecie el modernismo entiende que en México hay un antes y un después de Barragán, y de Teodoro hay que admirar su capacidad para seguir tomando riesgo e innovar", dice. "A sus 86 años, me sigue sorprendiendo".

Con información de Anasella Acosta y Pablo Ignacio Ávalos.

TEODORO GONZÁLEZ DE LEÓN
Concreto cincelado
La arquitectura de Teodoro González de León destaca por la búsqueda continua del lenguaje contemporáneo mexicano. En sus inicios, desarrolló su obra en el campo del urbanismo y la vivienda popular y, luego, en el de los grandes edificios públicos y privados.
Su trabajo abarca más de 62 años de labor ininterrumpida y comprende cerca de 300 obras y proyectos en los que privilegia el espacio público, la interrelación de los usuarios y el empleo de formas masivas de concreto cincelado.
 
LUIS BARRAGÁN
Poeta del espacio
De profesión ingeniero civil, Luis Barragán destaca por la austeridad, la integración de tradiciones locales con una forma de vida contemporánea y el manejo del color como una herramienta de composición espacial.
Barragán veía la arquitectura como ejercicio de sublimación personal. Sus viajes, conversaciones, lecturas, experiencias y relación con diversos personajes derivaron en reflexiones profundas e integraron su universo creativo. Parte de su influencia fue la arquitectura vernácula y hacendaria de Jalisco, pero también las vanguardias europeas de la década de 1920.
 
RICARDO LEGORRETA
Explosión de color
Ricardo Legorreta reinterpretó el estilo arquitectónico de los edificios tradicionales con colores vibrantes, formas geométricas, fuentes, ambientes llenos de luz y patios íntimos, para impregnar su propio estilo: minimalismo expresivo, color como tema y espacios de gran escala.
“La arquitectura es un vehículo para establecer referentes, tanto personales como de identidad colectiva”, solía decir quien en 2011 recibió el Praemium Imperiale otorgado por la Asociación de Arte de Japón.
 
PEDRO RAMÍREZ VÁZQUEZ
Arquitectura nacionalista
La arquitectura de Pedro Ramírez Vázquez es una dualidad entre la necesidad de una imagen moderna y progresiva, y al mismo tiempo institucional. Aunque una clara ideología nacionalista marcó todas sus obras, su trabajo varía según el arquitecto proyectista que esté asociado con él. Su habilidad como promotor fue reconocida en puestos como la dirección de los Juegos Olímpicos de 1968 y en la Secretaría para Asentamientos Humanos y Obras Públicas. En colaboración con Rafael Mijares y Jorge Campuzano, realizó el Museo Nacional de Antropología, que sigue siendo uno de los mejores edificios del siglo XX en México.
 
MARIO PANI
Rostro nuevo a la ciudad
Mario Pani mezcló los planteamientos y las tradiciones de la academia con la búsqueda de los espacios que requiere la vida moderna. En su pensamiento destaca la utopía social. Entre los proyectos que desarrolló sobresale la torre de Rectoría en Ciudad Universitaria, en el sur del Distrito Federal. Aunque fue esencialmente urbanista, sus desarrollos contribuyeron a construir la imagen del México moderno.
Ahora ve
Ricardo Anaya busca la candidatura presidencial de Por México al Frente
No te pierdas
×