Un clásico renovado

Andrés Emanuelli tomó el proyecto de La Impro Lucha, que combina teatro y lucha libre, y lo hizo más rentable a través de patrocinios y socios estratégicos.
Andrés Emanuelli impro lucha  (Foto: Gilberto Contreras)
Fernando Beltrán

 

Andrés Emanuelli
Proyecto: La Impro Lucha
Inicio: 2006
Facturación en 2011: 1.5 millones de pesos

La tercera llamada da comienzo a La Impro Lucha. En el centro del teatro, un ring de lucha funciona como el escenario para los actores. El elenco está compuesto por un réferi y dos pares de ‘luchadores' que se enfrentarán en el ring. No hay guión, las únicas líneas son frases o palabras que propone el público. Con eso, los luchadores improvisan y crean una historia. Aquí los golpes no son físicos, sino con palabras.

Con este modelo de entretenimiento, Andrés Emanuelli generó más de 1.5 millones de pesos en 2011 por la venta de boletos.

El concepto ya existía. La compañía Complot/Escena lo creó hace más de siete años. En 2006 Emanuelli compró los derechos y hoy impulsa el proyecto con la agencia de comunicación y productora, Shiatsus, que creó en 2008.

"La base del éxito de este show diría que es su versatilidad -dice Emanuelli-. A la gente le gusta sentarse y ver cada cinco minutos una nueva historia".

La obra comenzó austera en 2005. No tenía publicidad, funcionó por la difusión de boca en boca.

Al proyecto aún le falta difusión. "Como espectáculo tiene futuro, es ingenioso y hace participar a su público. Comercialmente necesita un mayor impacto", dice Enrique Singer, actor y director de teatro.

La base del éxito de La Impro Lucha es la novedad. Es una fusión que nadie más ha hecho. Sin embargo, si no se renueva, podría estancarse, dice Tibor Bak, coordinador del Colegio de Literatura Dramática y Teatro, de la UNAM.

"Un reto claro de este tipo de proyectos teatrales es la evolución de este género, la búsqueda constante de la innovación, renovando o cambiando los espectáculos", dice Bak.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Una ventaja es el interés de un público diversificado, ausente en el teatro tradicional. "Sabemos que asisten desde el empresario de Santa Fe, el arquitecto de Polanco, el coyoacanero y el estudiante del cuc", dice Emanuelli.

En 2012, Gustavo Guzmán, dueño del periódico Más por Más, y Javier Salinas, director comercial de la Liga MX, se incorporaron como socios del show. "Ellos me apoyaron en este año que fue el más contundente, el que ha contado con más patrocinios y en el que se ha facturado más en todos estos años", dice. Cerveza Indio, Office Depot, el canal ISAT y Nissan fueron los patrocinadores que asumieron 40% de los costos totales, atraidas por la diversidad del público.

CÓMO GANA DINERO
Vende boletos para un espectáculo que combina la lucha libre mexicana con la improvisación teatral. Dentro del escenario vende espacios publicitarios a patrocinadores como cerveza Indio, Nissan, Office Depot e ISAT.
Retos principales
Reto: Diversificar el tipo de gente que asiste a la función. Emanuelli sabía que hay un circuito de asistentes que se agota muy rápido, que no dura siete años o una temporada de seis meses.
Solución: Dio a La Impro Lucha un tratamiento de marca. Construyó una estrategia diversificada de relaciones públicas y se acercó a amigos vinculados a empresas y gente del espectáculo para animarlos a invertir en el proyecto. Consiguió patrocinadores que cubrieran parte de los gastos.
Ahora ve
En las calles de Tokio puedes jugar Mario Kart, pero en la vida real
No te pierdas
×