Estrategia engañosa

-

Un muchacho joven le pregunta a un viejo hombre rico cómo hizo su fortuna.

"Bien, hijo, era 1932, durante la Gran Depresión. Estaba en las últimas", comienza el viejo.

"Invertí mis últimos cinco centavos en una manzana. Pasé el día entero puliéndola. Al final del día vendí esa misma manzana por 10 centavos".

"La mañana siguiente invertí esos 10 centavos en dos manzanas. Nuevamente pasé todo el día puliéndola. Vendí las dos manzanas a las cinco de la tarde por 20 centavos. Continué con este sistema durante un mes, al final de éste había acumulado la fortuna de 1.37 dólares".

"¿Así fue como comenzaste tu imperio?", pregunta el muchacho.

"¡Por Dios, no!", le respondió el hombre. "Después de la historia de las manzanas murió el padre de mi esposa y nos heredó dos millones de dólares".

Risas que complacen

El jefe reúne a su equipo para contar un chiste. Cuando termina, todos ríen excepto un empleado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"¿Cuál es el problema? -se queja el jefe- ¿Por qué no te ríes?"

"No tengo que hacerlo -le responde-, dejo de venir el viernes".

Ahora ve
Nobel de la Paz 2017 advierte el peligro “de que alguien pierda los estribos”
No te pierdas
×