El nuevo paraíso de la tecnología

Ammán es la capital de la innovación en el mundo árabe, pero podría perder ese estatus por una ley que limita la libertad de expresión en internet.
Stephanie Baker / Bloomberg

En la calle Rainbow, en el corazón del distrito histórico de Ammán lleno de cafés, se encuentra Think Arabia, uno de los cientos de empresas tecnológicas que han surgido del desierto de Jordania como tantas flores silvestres después de una lluvia. Diseñadores de internet, animadores y caricaturistas trabajan entre coloridos pufs en este día de julio. Si no fuera por las docenas de pantallas de computadoras Apple sobre los escritorios, el espacio tipo bodega podría parecer una sala de estudiantes.

Omar al Abdallat, un conocido caricaturista político, abre una de sus creaciones más recientes para Kharabeesh, la página web de Think Arabia: un dibujo de un niño aterrorizado viendo por un agujero con forma del mapa de Siria. Al Abdallat, de 32 años, está reclutando a los principales caricaturistas de Oriente Medio para que proporcionen contenido animado en video para el mundo árabe.

Fundada en 2008 por el bloguero Wael Attili y algunos amigos, Kharabeesh, que significa ‘garabatos', en árabe, crea videos que atraen 20 millones de visitas al mes. Antes de la primavera árabe, se gestó una callada revolución en Jordania. El país experimentó un auge tecnológico que ganó velocidad conforme los jóvenes árabes derrocaron regímenes desde Egipto hasta Túnez y millones entraron a internet por primera vez. De acuerdo con la Unión Internacional de Telecomunicaciones, Jordania alberga actualmente alrededor de tres cuartos de todo el contenido en árabe en internet.

Ley deplorada

En septiembre surgieron dudas luego de que el Parlamento jordano aprobó una ley que limita la libertad de expresión en internet. "La ley es tan vaga que se podría pasar un camión por sus huecos", comenta Abdelmajeed Shamlawi, director general de la Asociación de Tecnologías de la Información y Comunicaciones de Jordania.

La ley, que fue aprobada días después de que manifestantes tomaran las calles en Ammán para protestar por un video contra el islam que surgió en Estados Unidos y fue transmitido por internet, fue deplorada por grupos como Human Rights Watch como ejemplo de censura del Estado. En una escala del 1 al 7 en la que 1 representa la máxima libertad y 7, la mínima, Jordania se encuentra en 5.5 o "no libre", de acuerdo con Freedom in the World 2001, un informe publicado por Freedom House, con sede en Washington. No obstante, pese a tener grandes comunidades palestinas e iraquíes dentro de sus fronteras, y a estar rodeada por una guerra civil en Siria que empeora día con día, Jordania sigue siendo relativamente estable en comparación con los estándares regionales. Ahora que están surgiendo empresas de internet desde El Cairo hasta Qatar, Ammán es lo más cercano a Silicon Valley que Oriente Medio tiene fuera de Israel, por lo que se le ha llamado Silicon Wadi (wadi significa ‘valle', en árabe).

La capital, centro de empresas de internet, tiene el potencial de beneficiarse con el creciente mercado regional. Sólo 29% de la población de Oriente Medio utilizaba internet el año pasado, en comparación con 68% en Europa y 78% en Estados Unidos, de acuerdo con la Unión Internacional de Telecomunicaciones. Y, no obstante, como casi dos tercios de la población tienen menos de 30 años, la región tiene una de las tasas de penetración de internet de más rápido crecimiento del mundo. De junio de 2000 a junio de 2012, el número de personas en Oriente Medio que utilizan medios sociales, como Facebook, casi se triplicó a 45.2 millones desde 16 millones, de acuerdo con Dubai School of Government.

En Jordania, los empresarios han florecido, ayudados por profesionistas educados y que hablan inglés, y debido a que el país ofrece un nivel de vida asequible en comparación con las capitales del golfo Pérsico. El incremento en la actividad empresarial está haciendo que expatriados jordanos vuelvan a su país. Incluso hay un grupo en LinkedIn llamado Jordan's Brain Gain que en septiembre tenía más de 2,700 miembros.

Israel, sede del mayor número de empresas de reciente creación per cápita del mundo, no tiene paralelo como el centro de tecnologías de la información y comunicaciones de la región. Este sector generó ingresos por 82,500 millones de shekels israelíes (20,500 millones de dólares) en 2011, o 12.1% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, de acuerdo con la oficina central de estadísticas del gobierno.

Aunque los negocios comparables en Jordania produjeron una cantidad de ingresos relativamente pequeña en 2010 (2,200 millones de dólares) representan 14% del PIB del país, el mismo porcentaje que el turismo y el segmento de más rápido crecimiento de la economía, según la asociación tecnológica. Sin embargo, el país continúa siendo pobre. En 2011, Jordania tuvo un PIB per cápita de 4,666 dólares, lo cual lo coloca en el puesto número 103 en el mundo, un nivel por encima de Ecuador y uno por debajo de Turkmenistán, de acuerdo con el Banco Mundial. A diferencia de algunos de sus vecinos, Jordania no tiene reservas importantes de petróleo.

El rey Abdullah II, que llegó al poder en 1999 tras la muerte de su padre, el rey Hussein, ha proclamado durante años sus metas de modernización. Ha intentado ofrecer incentivos para que las empresas creen negocios, desde compañías de comercio electrónico hasta medios en internet. Abdullah, que estudió en Reino Unido y Estados Unidos y cuya esposa, la reina Rania, trabajó durante una temporada corta para Apple y Citigroup, presidió la desregulación de la industria jordana de telecomunicaciones y aumentó los fondos para educación informática en las escuelas y las universidades.

"Somos el líder en tecnologías de la información y comunicaciones del mundo árabe", señaló el rey Abdullah en un correo electrónico en el que respondió a preguntas. "Como un país pequeño que representa sólo 2% de la población de la región, imaginen lo que significa para nosotros producir y manejar 75% de todo el contenido en árabe disponible en internet".

No obstante, fue el rey mismo quien apoyó las nuevas reglas que alarmaron a la creciente comunidad de empresarios de internet en el país. La ley requiere que cualquier página de internet albergada en Jordania cuya "actividad incluya publicar noticias, reportajes de investigación, artículos y comentarios relacionados con los asuntos internos o externos del reino" tenga licencia del gobierno y vuelva a los sitios responsables de su contenido y los comentarios publicados por los usuarios.

"Tendrá un efecto desalentador", dice Christopher Wilcke, investigador sobre Jordania para Human Rights Watch. "Estamos viendo una regresión en la agenda reformadora del reino". El rey no respondió a la solicitud de un comentario sobre la ley.

Fiebre del oro

Por ahora, los empresarios de Jordania están creando algunas de las plataformas de comercio electrónico más grandes de Oriente Medio, como Souq.com y Marka VIP, para atender la demanda de los consumidores, incluso la de las mujeres árabes ricas en países como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. "Ésta es la última fiebre del oro en internet", dice Khaldoon Tabaza, fundador y director general de Zad Capital, con sede en Ammán, una empresa de capital de riesgo que está construyendo un nuevo holding para firmas de comercio electrónico llamado iMENA.

Ammán es la cuna de la empresa de internet más exitosa del mundo árabe: Maktoob, un portal que en 2000 hizo posible enviar y recibir correos electrónicos en árabe por primera vez. En 2009, los fundadores de Maktoob, Samih Toukan y Hussam Khoury, vendieron la compañía a Yahoo! por 175 millones de dólares. El acuerdo favoreció a los inversionistas.

La división de capital privado de Tiger Global Management de Nueva York, perteneciente a Chase Coleman, convirtió en efectivo su participación de más de 40%, que empezó a comprar en 2006. Tiger Global encabezó la clasificación de 2011 de la revista Bloomberg Markets de los fondos de cobertura de mejor desempeño.

El resultado fue un ‘efecto Maktoob', que demostró que internet en Oriente Medio ofrece potencial de negocios, dice Fadi Ghandour, jordano que fundó Aramex pjsc, de Dubai, la mayor empresa de envíos de la región. "Maktoob se ha convertido en un llamado para los jóvenes empresarios", dice. Ghandour, de 53 años, ha allanado el terreno. Fue inversionista fundador en Maktoob y respalda a Kharabeesh, fundada hace cuatro años, junto con una docena de nuevas empresas más. También es presidente de Wamda, una plataforma de internet que monitoriza los emprendimientos, y tiene un fondo que invierte en compañías de reciente creación junto con Abraaj Capital, de Dubai.

El éxito de las nuevas empresas se ve limitado por el tamaño de Jordania, la falta de capital de riesgo y el obstruccionismo de las múltiples autoridades de aduanas y migración de la región.

La población de Jordania, de seis millones de personas, significa que las empresas tecnológicas necesitan centrarse en mercados más grandes y ricos para obtener ganancias. "Nadie está construyendo para Jordania; están construyendo para la región y para el mundo", dice Emile Cubeisy, quien administra el fondo Badia Impact, de Accelerator Technology Holdings, dotado de 30  millones de dólares, que proporciona financiamiento inicial para empresas tecnológicas jordanas. "Somos una región de 300 millones de personas que comparten una cultura y un idioma común. No obstante, como mercado estamos completamente desconectados".

Sin embargo, Fawaz Zu'bi, ministro de Telecomunicaciones de Jordania de 2000 a 2004, estima que el sector tecnológico del país podría generar alrededor de 4,000 millones de dólares al año para 2017. Él fundó Accelerator Technology Holdings con sede en Ammán, que ha captado un total de 80 millones de dólares de inversionistas como el magnate inmobiliario de Chicago Sam Zell y el fundador de c-span, John Evans.

Zu'bi y Cubeisy invirtieron conjuntamente en 20 compañías, principalmente en Oriente Medio. Una de sus inversiones más exitosas es Rubicon Group Holding, una empresa de animación por computadora con sede en Ammán establecida por Randa Ayoubi en 1994 con sólo 150,000 dólares. La empresa de Ayoubi genera ingresos por alrededor de 40 millones de dólares al año. Growth-Gate Capital, una firma de capital privado de Bahrein, adquirió una participación de 30% en Rubicon por una cantidad no revelada. Ayoubi comenta que está considerando registrar su empresa en la Bolsa.

Inversionistas como Tabaza, de iMENA, dicen que crear contenido en árabe ofrece una perspectiva interesante. Aunque casi 5% de los usuarios de internet habla árabe, menos de 2% del contenido se encuentra en ese idioma, de acuerdo con la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

Asimismo, el comercio electrónico en Oriente Medio casi no está desarrollado: genera ventas por sólo 11,000 millones de dólares, de acuerdo con Arab Advisors Group, con sede en Ammán. En Europa, el mayor mercado de comercio electrónico del mundo, el año pasado las ventas ascendieron a 246,000 millones de euros (309,000 millones de dólares), según datos de la European Multi-Channel and Online Trade Association.

Incubadoras en el desierto

Quizás el centro de pruebas más dinámico para las empresas de tecnología del mundo árabe se encuentra en las afueras de Ammán, en King Hussein Business Park, sede de Microsoft, Cisco Systems, Hewlett-Packard y la nueva incubadora tecnológica local Oasis500. Encabezada por Usama Fayyad, de 49 años, quien fue director mundial de datos para Yahoo! de 2004 a 2008, Oasis500 pretende crear 500 compañías en cinco años proporcionando algo que Fayyad dice que falta en Oriente Medio: dinero para etapas iniciales. "Muchas ideas son suprimidas o mueren en el desierto de la inversión en etapas iniciales", comenta Fayyad.

Para nutrir las compañías nuevas, Oasis500 ofrece a los empresarios seminarios de capacitación de cinco semanas de duración e inyecciones de efectivo de 15,000 dólares para cada uno a cambio de participaciones pequeñas en la empresa. Desde principios de 2010 hasta junio de 2012, Oasis500 captó alrededor de 6 millones de dólares para financiamiento de etapas iniciales. Desde septiembre de 2010 ha invertido en alrededor de 55 compañías, el doble del número previsto originalmente por Fayyad.

Oasis500 ya cobró su participación en una de sus inversiones: una página de comercio electrónico llamada Run2sport.com, la primera tienda deportiva por internet de Oriente Medio. El año pasado, luego de un evento de relaciones de negocios de Oasis500, Fayyad invirtió personalmente en MarkaVIP de Ammán, una página de compras por internet centrada en Oriente Medio y a la que sólo se accede por invitación. Ofreciendo descuentos en artículos de diseñador, MarkaVIP señala que tiene dos millones de usuarios y que sus ingresos ascenderán a 100 millones de dólares en 2012.

MarkaVIP engloba las oportunidades y las dificultades de las empresas de reciente creación en la capital jordana. En abril captó 10 millones de dólares de inversionistas, encabezados por Prime Ventures de Amsterdam. Este financiamiento fue adicional a los 5 millones que consiguió en noviembre de 2012 de Invus Financial Advisors de Nueva York; Hummingbird Ventures de Bélgica y Lumia Capital de San Francisco, lo cual demuestra el potencial que tiene la región, señala Martin Gedalin, socio de Lumia y quien forma parte del consejo de administración de MarkaVIP.

Por otro lado, las páginas de comercio electrónico, como MarkaVIP, han tenido que combatir la desconfianza prevaleciente en Oriente Medio al utilizar tarjetas de crédito por internet. Alrededor de 80% de sus ventas se paga contra entrega. Amer Abulaila, uno de los fundadores de MarkaVIP, y su socio Ahmed Alkhatib han pasado el último año construyendo sistemas de entrega y pago en Jordania y los Emiratos Árabes Unidos y están en proceso de establecerlos en Qatar y Arabia Saudita.

El negocio tecnológico de Oriente Medio es una obra en progreso, asegura Gedalin. El que sigan viniendo otras olas dependerá, en cierta medida, del futuro de la libertad de expresión en Jordania.

Ahora ve
Sobrinos de la primera dama venezolana son sentenciados a 18 años de prisión
No te pierdas
×