Evolución laboral

Te presentamos tres modelos de trabajo que algunas empresas comienzan a adoptar para atraer talento.
Gabriela Gutiérrez M.

El empleado que checa tarjeta a las nueve de la mañana al llegar a su oficina, viste traje y corbata rigurosos y se retira a las seis de la tarde está en peligro de extinción. "Las organizaciones antes buscaban controlar a la gente y ahora (quieren) que el empleado se sienta cómodo para que se desempeñe mejor, beneficiando a la organización", dice Katia Villafuerte, catedrática del Tecnológico de Monterrey. Por eso algunas empresas, como Siemens y Unilever, experimentan con nuevos modelos de trabajo.

El juego de las sillas

En Siemens México, Recursos Humanos implementó el programa Evolución. Éste implica estaciones de trabajo abiertas, donde los empleados no tienen un lugar en específico, sino que llegan cada día a la oficina y se sientan donde lo deseen o con las personas con las que trabajarán más ese día.

"Detectamos que la flexibilidad era una cuestión clave para atraer al talento más joven", explica Adrián Dingfelder, director de Recursos Humanos.

En los primeros seis meses, la productividad descendió casi 4% por la adaptación. Fue una etapa difícil porque los colaboradores se distraían mucho entre ellos y trabajaban menos.

Pero fue pasajero. Hoy, una encuesta mostró que 76% de los empleados de Siemens opina que el cambio fomentó su creatividad y su rendimiento.

Dos cabezas piensan mejor que una

El modelo de job sharing (trabajo compartido) es nuevo en México. Según los expertos consultados, el caso de las dos directoras de Recursos Humanos de Unilever México (Paola Carranco y Raquel Suárez) es el único en el país. El modelo consiste en que dos personas comparten el mismo puesto, las mismas funciones y responsabilidades, pero cada una de ellas cubre sólo media jornada laboral.

Un estudio realizado por la Sociedad Industrial y Recursos de Conexión de Reino Unido indicó que 70% de los casos de job sharing arroja 30% más productividad que cuando una sola persona ejecuta el trabajo.

Al inicio fue difícil que los colaboradores entendieran que pueden tratar cualquier cosa con las dos directivas por igual. Además, implica un alto nivel de organización y comunicación entre ellas.

Responsabilidades divididas

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El job split es un modelo que Unilever México apenas empieza a analizar. Aquí, dos empleados comparten un puesto, pero cada uno tiene ciertas tareas y responsabilidades que debe cubrir individualmente. Esto permite mayor atención a una sola tarea, pero requiere un alto nivel de organización para que ambos colaboradores entiendan qué le corresponde a cada uno.

"La necesidad de estos esquemas de trabajo distintos no sólo sirven para que hombres y mujeres dediquen más tiempo a su familia, también para que estudien", dice Suárez, de Unilever.

Ahora ve
China y Trump ponen la tensión en la reunión de la OMC en Argentina
No te pierdas
×