Balance en la oficina

Mejorar la productividad y la concentración son algunos de los beneficios del yoga. La falta de de tiempo ya no es pretexto.
Sergio de León

En la esquina del comedor, un grupo de empleados de PWC, una firma de consultoría global, seguía una rutina de yoga ante la sorpresa del ejército de auditores, analistas y ejecutivos que trabaja en la empresa.

Era la primera clase impartida en el corporativo de la consultora en la avenida Mariano Escobedo, en el Distrito Federal.

Desde entonces, hace cuatro años, el yoga kundalini, un estilo que combina posturas, meditaciones, ejercicios de respiración y canto de mantras, redujo el estrés de los empleados y se convirtió en una de las actividades habituales en la compañía.

La incorporación de técnicas de yoga y meditación es una tendencia entre las empresas trasnacionales ubicadas en México, que responden así a la petición de sus casas matrices de tener un programa de bienestar. Pero también cada vez más empresas nacionales ofrecen yoga como parte de sus prestaciones.

Es el caso de firmas como Nextel e Infonavit, que han realizado talleres con el Instituto Mexicano de Yoga (IMY), una organización que enseña prácticas de yoga empresarial desde 2004.

Ana Paula Domínguez, directora del IMY, dice que las lecciones dirigidas a ejecutivos tienen el objetivo de encontrar beneficios prácticos e inmediatos, como reducir la tensión y mejorar su productividad.

"No que se tuerzan como origamis, ni que se conviertan en cirqueros", señala.

En PWC, el programa "ha tenido buena aceptación", dice Raúl Pérez Ríos, director de Recursos Humanos de la consultora. Pero admite que aún hay retos.

Los participantes regulares son entre 30 y 50 personas, quienes representan una mínima parte de los 4,000 trabajadores de la firma.

La razón -agrega- es que 80% de los auditores trabajan en las oficinas de sus clientes, por eso es difícil que estén en las lecciones del corporativo.

El mejor aliado

Desde hace cuatro años, la cadena de cines Cinépolis ofrece el programa Yogueando, del IMY, en su sede principal de Morelia y en la oficina de la Ciudad de México. En grupos de entre 10 y 15 personas, los empleados hacen sesiones grupales de yoga parados en su lugar de trabajo.

Sandra Zuluaga, directora corporativa de Recursos Humanos de la empresa, dice que los talleres ayudan a aliviar la tensión, particularmente entre las mujeres jóvenes, porque, afirma, manejan peor el estrés. "Yogueando genera más niveles de integración, apoya el trabajo en equipo y es un rompehielos importante. Nos facilita la interacción" entre el personal de diferentes jerarquías, afirma Zuluaga.

Otra de las empresas que se sumó a la tendencia es la filial mexicana de la desarrolladora de software SAS Institute. La compañía ofrece yoga como prestación para "aliviar el estrés y mejorar la salud de los empleados", dice Lizette Rubi, analista de compensaciones y beneficios de la empresa.

Cada jueves llega una instructora a dar las lecciones a la sede de la empresa, en la Torre Mayor, en el centro de la Ciudad de México. La asistencia a las clases es voluntaria y varía según la carga de trabajo, pero en promedio asisten siete de los casi 180 empleados de la firma.

Los directivos de la compañía  están en un proceso de evaluación del programa. Este año, las clases de yoga podrían aumentar ante una mayor demanda de los empleados.

EN TENDENCIA

Estas empresas y filiales mexicanas desarrollan o han ofrecido el programa Yogueando para que sus colaboradores reduzcan el estrés.

  • CFE
  • Farmacias Similares
  • Infonavit
  • Disney
  • Dow Chemical
  • Nextel
  • Pfizer, división animal
  • BMW
  • Merck
  • MetLife
  • Shell

FUENTE: Instituto Mexicano de Yoga (IMY)

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ahora ve
El mundo está “perdiendo la batalla” contra el cambio climático, alerta Macron
No te pierdas
×