Retroalimentación constructiva

-

Como director general recuerda dar retroalimentación sobre las acciones de tu equipo para que mejore. Pero, para que no se convierta en regaño y permanezca como lección, considera:

1. El tipo de retro. Identifica si abordarás una cuestión técnica o humana. En la primera es fácil ser directo, en la segunda necesitas dar tus comentarios con más tacto para no ofender al colaborador.

2. No hay un solo modelo. Cada individuo es diferente. Por eso, no puedes estandarizar tu manera de dar retroalimentación y necesitas adaptarla en cada ocasión.

3. Tu mayor enemigo: la confianza. Si el colaborador no se siente cómodo, no aceptará las recomendaciones que le hagas ni implementará cambios.

4. Hablar de hechos concretos. Si hubo un error, debes presentarlo tal cual fue, no con supuestos ni rodeos. Mientras más específico seas al abordar tus comentarios, más fácil será para el colaborador tomar acciones específicas.

5. Elige tus palabras. Planea lo que vas a decir y los puntos que quieres abordar.

6. Acepta comentarios. Debes ser justo y estar abierto a que tu equipo también te dé retroalimentación sobre tus acciones.

FUENTE: Nahum de la Vega Morell, profesor de Factor Humano del IPADE.

Ahora ve
La Cumbre de la OMC terminó prácticamente sin acuerdos en Buenos Aires
No te pierdas
×