El mundo está cambiando

Jumex reconoce que el mundo y su sector cambiaron. Ellos lo empiezan a hacer. ¿Lo harán a la misma velocidad?
Los editores

Cuando se habla de industrias en transformación, una de las primeras que se vienen a la mente es la tecnológica, donde lo mismo se destaca la magnitud de los cambios que la velocidad de los mismos. Esta industria cambia a su vez a otras como el sector de las telecomunicaciones o los medios de comunicación.

Hay otras industrias cuyo cambio se lo deben a nuevos hábitos de sus clientes, lo cual generó oportunidades para la comida saludable; el aumento en el costo de los insumos, como el sector energético; o lo que hace la competencia, como la industria automotriz estadounidense frente a sus contrapartes japonesas.

La historia que los editores elegimos llevar en la portada de esta edición tiene como eje principal el cambio en muy diversas dimensiones.

La protagonista de esta historia es Jumex, una de las compañías mexicanas más tradicionales y, quizá por eso, una de las más discretas para hablar con la prensa. Y aquí viene el primer cambio: su director general y vicepresidente, Manuel Martínez, sobrino de don Eugenio López, accedió a darnos una entrevista y contarnos cómo está la empresa líder en el mercado de los jugos.

Descubrimos una compañía muy consciente de lo que actualmente sucede en su entorno. Sabemos que es difícil no darse cuenta de que la industria de los jugos se transformó cuando hace más de un lustro Coca-Cola y un par de embotelladores compraron la segunda empresa más grande en este segmento, Jugos Del Valle. El poder de la distribución que esta empresa obtuvo con esta operación le permitió convertirse en la decimoquinta marca del gigante refresquero que vende más de 1,000 millones de dólares (mdd) al año.

El tercer cambio es quizás el más interesante y, sin duda, el que más influye en las decisiones de Jumex. "Todos se están invadiendo a todos". Así lo definió Martínez cuando quiso explicar que cada vez es más normal que una empresa de alimentos compita en la categoría de bebidas o que una firma refresquera compre otra que hace helados y yogures.

Eso es lo que sucede en la cancha en donde juega Jumex. ¿Qué hará la empresa frente a este entorno? Por el momento, y dicho por Martínez, le dirán "no" a cualquiera que les ofrezca comprar la empresa.

Esta respuesta contrasta con dos de las operaciones más relevantes de los últimos años a nivel de corporativos mexicanos, la venta de Grupo Modelo a AB InBev de la mitad que le faltaba poseer y la de Comex a Sherwin-Williams.

Jumex no es una compañía pública. Por lo tanto, no se puede saber qué tan buen o mal negocio es. En la entrevista, Martínez no mostró su información financiera, pero asegura que, cuando menos, no está endeudada, una lección que les costó mucho aprender luego de los tropiezos macroeconómicos que provocaron devaluaciones en las décadas de los 70 y 80.

Y aquí viene un cuarto cambio. Como parte del nuevo entorno, Jumex se asoció con Pepsi para lanzar una nueva bebida en México, en una alianza que parece un parteaguas en la forma tradicional en la que operaba la compañía. En los próximos meses anunciará una nueva alianza, pero Martínez no quiso adelantar nada más sobre ella.

Se podría venir un cambio que muchos ven posible: que Jumex se venda a un grupo más grande. Martínez lo descarta en lo inmediato, pero dice: "Podría ser, todavía no llegamos a ese caso".

Comentarios: opinion@expansion.com.mx

Ahora ve
El demócrata Doug Jones vence al candidato de Trump al Senado de Alabama
No te pierdas
×