Reforma incierta

El régimen laboral aprobado a fines de 2012 le puede complicar la vida a los pequeños empresarios.
Ignacio Barros  (Foto: Ramón Sánchez Belmont)
Marco Núñez

Ser pequeño empresario en México es muy complejo, asegura Ignacio Barros. Y la reforma laboral vino a complicar las cosas, agrega, ya que le exige a su empresa de servicios de enfermería recursos que no tiene para hacer contrataciones temporales, capacitar empleados o incorporarlos al Seguro Social.

"Estás amarrado por todos lados y, cuando tu negocio vive al día, es todavía más complejo sobrevivir", dice Barros, que tiene 10 empleados fijos y 70 por honorarios en Bienestar en el Hogar.

El ex presidente Felipe Calderón presumió la reforma aprobada sobre el final de su mandato como una manera de crear empleo y promover la competitividad. Pero entre los pequeños y medianos empresarios existe la impresión de que lo que hizo fue aumentar los escalones que deben subir para crecer. Los nuevos requisitos que incluye la ley serán complicados de cumplir en el corto plazo.

"Las pymes podrán seguir funcionando como lo han hecho siempre", señala Tomás Natividad Sánchez, abogado laboral con 44 años de experiencia. Pero, advierte, tienen que cumplir nuevas figuras legales, como los periodos de prueba, la capacitación, el trabajo de temporada y el outsourcing. Y los empresarios deben ser conscientes de que las multas por incumplimiento crecieron hasta 5,000 salarios mínimos.

El principal beneficio para las pymes en las nuevas reglas es la contratación temporal, una herramienta útil cuando requieran más trabajadores por temporadas. Pero deberán estipular en el contrato el motivo de la llegada del empleado, para evitar conflictos legales. "Son temas que afectan a las pequeñas empresas", apunta Rocío Garduño, subdirectora fiscal del despacho ai Rivera & Rivera.

La reforma laboral y el posible cambio al régimen fiscal que pretende la administración de Enrique Peña Nieto tendrán un impacto menor en la promoción a las pymes si no se complementan con otras acciones que generen negocios de valor agregado, dice Claudia González, investigadora del área de emprendimiento del Instituto Tecnológico Autónomo de México. La reforma fiscal debe buscar incentivar la inversión, regularizar los negocios informales y evitar que las pymes dependan financieramente de sus proveedores, agrega: "El objetivo debe ser generar una economía de escala".

Guillermo Fernández, director ejecutivo de la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia, participó del diálogo sobre pymes que organizó el nuevo gobierno. Éste busca, a largo plazo, que las empresas mexicanas tengan flexibilidad para contratar y sistemas fiscales transparentes y sencillos. "Todo lo que vaya en esa dirección -dice- es bueno".

Con información de Marco Antonio Martínez.

Ahora ve
Sin el TLCAN, los estadounidenses tendrían que pagar más por estos productos
No te pierdas
×