Señor Q (1057)

Un gerente espléndido, un malagradecido y la necesidad de crecer profesionalmente.

ESTIMADO SEÑOR Q:

Me acaban de contratar como gerente de Finanzas de una empresa mediana. En varias ocasiones, mi jefe me ha invitado a comer con algunos directores. Es un muy buen ambiente, pero al momento de pagar la cuenta, muchas veces me la pasan a mí, y no son cuentas sencillas (usted sabe: vinos, cortes, postres, digestivos, etc.) Yo ahora estoy saliendo de algunos compromisos, pagando intereses de tarjetas de crédito, la nueva escuela (nada barata) de mi nenita, gastos importantes. ¿Cuál debería ser mi posición? ¿Debo pagar la cuenta, aunque esto represente comer en fondas toda la quincena? ¿O debo seguir haciendo un chiste y devolverle la cuenta al jefe, que siempre pide factura? Espléndido

Querido Espléndido:

¿Cuántas veces has hecho ese mismo chiste? Si nunca has pagado la cuenta, quizás deberías pagarla en la próxima comida. Piénsalo como una prueba a la que te está sometiendo tu jefe: una especie de extraña admisión a un club selecto. Si ya has pagado la cuenta con tu propio dinero (en tu carta no queda claro), entonces no vuelvas a hacerlo: quizás tu jefe te la pasa para que, en tu calidad de gerente de Finanzas, pidas la factura y gestiones el reembolso. Ningún jefe (o casi ninguno) supone que sus empleados deben hacerse cargo de las cenas y los festejos. Reembolsado, Q

ESTIMADO SEÑOR Q:

Creo que mi jefe confunde nuestra relación profesional, que es cordial y eficaz, con nuestra relación personal, que es virtualmente inexistente. Es inexistente porque yo no quiero tener una relación personal con mi jefe: él es mi jefe, nada más. Pero él dice que yo debería ser más agradecido con los favores que me ha hecho y los ascensos que me ha dado. Yo le respondo que los favores y los ascensos me los he ganado yo solo, porque me los he merecido y no porque nadie me lo haya regalado. Y él entonces vuelve con aquello de que soy un "malagradecido". A mí me frustra mucho. Quizás sea una cuestión generacional (él tiene más de 60 años, yo tengo 33), pero me parece que la nueva manera de hacer negocios y tener empleados es separando bien la vida profesional de la vida personal. ¿Es así? ¿O estoy siendo demasiado duro? Profesional

Querido Profesional:

Estás siendo un poco duro. Por un lado, dos personas que trabajan juntas durante un lapso prolongado tienden a forjar relaciones que pueden ir más allá de lo profesional. Por otro parte, la cultura gerencial tradicional de México es bastante paternalista, y eso es algo que no lograrás cambiar tú solo. En cualquier caso, intenta ser más agradecido: quizás te ayude a ser menos calculador. Incluso puede ser positivo para tu salud. Los griegos y los romanos ya decían que la gratitud era una importante virtud humana; investigadores de la Universidad Hofs-tra, cerca de Nueva York, hicieron un estudio hace poco y vieron que los adultos que se sienten agradecidos "tienen más energía, son más optimistas, tienen más conexiones sociales y son, en general, más felices". Es decir, preocúpate menos por las fronteras. De nada, Q

ESTIMADO SEÑOR Q:

Tengo 42 años, una carrera y una maestría y he trabajado en diferentes empresas, donde duré, en promedio, entre 10 y 12 años. Mis ingresos fueron de nivel gerencial y de subdirector, pero me quedé sin trabajo a principio del año pasado. Estuve seis meses desempleado. Hace tres meses me ofrecieron un empleo cuyo ingreso era inferior al que tenía, pero lo acepté, porque necesitaba ingresar dinero a la familia y me sugirieron que era más fácil conseguir un trabajo mejor teniendo ya uno. Actualmente, estoy batallando porque las nuevas propuestas de trabajo que he recibido toman como referencia el último ingreso que percibo y no el que tenía en trabajos anteriores. ¿Qué me sugiere? Empantanado

Querido Empantanado:

Explica tu situación como se la has explicado al Señor Q: tu paga actual no refleja tu productividad ni tus capacidades. Diles, con la mayor seguridad posible, que tu piso para negociar es tu ingreso anterior, el de tu vida normal. Hazlo sin culpa, como si de verdad lo creyeras, y ellos también lo creerán. Productivo, Q

Ahora ve
El balotaje entre Piñera y Guillier en Chile es de pronóstico reservado
No te pierdas
×