Señor Q (1111)

Un negociador, la dificultad de pronosticar y un no recomendable.

ESTIMADO SEÑOR Q:
Llevo un mes bloqueado en un callejón sin salida, sin saber para dónde salir. Me encargaron diseñar una estrategia conjunta para dos departamentos que antes trabajaban separados. El asunto es complejo de describir, pero imagínese un departamento obsesionado con mejorar la calidad de nuestros productos (sólo le puedo decir que son alimentos) y otro entrenado con rayo láser para ensanchar los márgenes de ganancia. En estas semanas intenté que se encontraran a mitad de camino de sus deseos, manteniendo algunas de sus prácticas y abandonando otras, pero fracasé. Estos grupos están demasiado enamorados de sí mismos y de sus procesos como para entregar la más mínima ofrenda. Y la situación es cada vez peor. Los pequeños éxitos iniciales de mis negociaciones se están disolviendo, y mis jefes están empezando a perder la paciencia. ¿Qué cree que puedo hacer? ¿Cómo puedo convencerlos de que sólo cediendo lograrán mantener su (poca) independencia o, peor, sus meros empleos? Negociador

Querido Negociador:
A nadie le gusta ceder. No le gusta al hermano mayor obligado a compartir sus dulces con el más pequeño y no le gusta al marido perezoso que se niega a lavar los platos o la ropa. "¿Por qué debo ceder?", se preguntan los sometidos. "Que cedan los otros". Y así se empantanan para siempre las divisiones. Así están tus compañeros de trabajo: desconfiados, orgullosos de sí mismos y temerosos del futuro. En esta ceguera se niegan a dar un paso adelante, porque no ven nada. Tu trabajo es mostrarles hacia dónde ir: darles a todos (incluyendo a ti mismo) una nueva dirección. Martin Luther King dijo una vez: "Un líder genuino no es buscador de consensos, sino un moldeador de consensos". Hasta ahora has estado buscando consensos, dentro del esquema que te han dado. Quizás ha llegado la hora de moldear consensos, de inventar un escenario nuevo (un relato nuevo) para que ya no le pidas a nadie que "ceda" sus conquistas. Busca una estrategia nueva que no esté "a mitad de camino" de las dos posiciones enfrentadas sino que te permita limpiar el tablero: tirar los dados otra vez. Hasta ahora has intentado convencer a los grupos en pugna de que no tienen otra opción. Esto quizás es cierto, pero puede demorar la solución al infinito. Más milagroso (y más efectivo) es hacerlos participar del acuerdo por su propio bien, como si ellos mismos lo hubieran diseñado. Te sorprenderá ver lo accesibles que son las personas cuando sienten que son parte de algo. Cedido, Q

ESTIMADO SEÑOR Q:
¿Le gustan las predicciones? ¿Los horóscopos, el tarot? Ahora va de veras: ¿cuál es la mejor manera de estimar ingresos futuros? Mi jefe me pide estimaciones para 2015, 2016 y 2017. Estimado

Querido Estimado:
Todas las estimaciones son dibujos. No exageres para un lado ni para el otro. Si te mantienes dentro del pelotón de pronosticadores, nadie te echará la culpa de nada. Desestimado, Q

ESTIMADO SEÑOR Q:
Mi esposo tiene un año sin empleo. Hace poco consiguió una entrevista para trabajar en el departamento de TI de una empresa importante. La entrevista fue positiva, pero ahora le pidieron dos cartas de recomendación y quiere que yo le escriba una. No fui su jefa pero sí fui su clienta (así nos conocimos, hace unos años). Me encantaría ayudar a mi marido, pero no sé si es ético escribir la carta. ¿Usted qué cree? Esposa en duda

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Querida Esposa:
Aun si fueras objetiva sobre las virtudes y los defectos de tu esposo (y eso es algo muy difícil de conseguir), una carta de recomendación de este tipo es un arma de doble filo. Si todo va bien, habrás contribuido a acelerar el proceso de contratación de tu marido, pero sin saber cuál ha sido tu contribución real. Si, en cambio, los reclutadores descubren que eres su esposa, cancelarán todo automáticamente, perjudicando a tu marido. Además, es poco elegante: si quieres a tu marido y estás convencida de sus cualidades profesionales, entonces no necesita este tipo de atajos. Recomendado, Q

SEÑOR Q encuentra solución a los problemas que rodean la vida profesional. Si él no tiene la respuesta, seguramente nadie la tendrá. ¿Alguna pregunta? Escribe a: senorq@expansion.com.mx

Ahora ve
Los 10 escándalos de empresas en México durante el 2017
No te pierdas
×