¿Cuál es tu tarjeta de presentación?

Deja de obsequiar un simple cartón con tus datos y aprende cómo diseñar una tarjeta inolvidable; el corte, la combinación de colores y el aprovechamiento del espacio, son los tres básicos.
tarjeta  (Foto: Getty)
Gabriela Gutiérrez M.

Si eres una de las personas que piensa que las tarjetas de presentación son algo aburrido que sólo sirve para pasar datos, quizá estés perdiendo una enorme oportunidad para proyectar no sólo tu imagen sino la de tu empresa.

Hoy en día cada vez más compañías implementan tarjetas originales para sobresalir entre la competencia y dar una imagen moderna de su identidad corporativa.

La finalidad estratégica de estos negocios es distinguirse y permanecer en el recuerdo del cliente. Por ello, los estudios de diseño reciben peticiones de tarjetas con puntas redondeadas, impresas en plástico, o con código Quick Response (rápida respuesta, en inglés), que al ser escaneado por un dispositivo, redirecciona al portal de la empresa.

La agencia global de comunicación Porter Novelli tiene dos años con una tarjeta Quick Response.

"Para nosotros esta tarjeta representa innovación y vanguardia", dice Sandra Kleinburg, gerente general de la agencia en México.

La tarjeta forma parte de un sistema de identidad en la que cada elemento debe reforzar ese mensaje, empezando por el logotipo de la empresa, que es el primer gancho visual, y siguiendo por su tamaño, que debe ser 9x5 centímetros.

"Es pecado capital creer que la tarjeta es una herramienta inútil, que sólo sirve para pasar datos", dice Jesús Gaytán, director asociado del Colegio de Diseño y Comunicación, en Monterrey.

La tarjeta de Miguel Alemán, presidente del consejo de administración de la aerolínea Interjet mide 4.7x3.2 centímetros.

Su tamaño es un tercio de los 9x5 que mide una tarjeta normal. Además, está fabricada en papel reciclado. El empresario dice que su tarjeta es como su compañía: pequeña y de bajo costo.

Su tarjeta representa, según Alemán, los valores de Interjet. "Es como lo que estamos haciendo: dar más por menos y atender a la gente para que todos se sientan iguales: en primera clase".

Pero existe también el riesgo de abusar de la originalidad y caer en una presentación poco funcional. No hay que exagerar en la cantidad de información de una tarjeta.

"Su destino será algún tarjetero, junto con muchas otras", dice Juan Arteaga, especialista en comunicación de la consultora Llorente & Cuenca. "Nos debe identificar fácilmente", concluye.

¿TIENES LA MEJOR TARJETA DE PRESENTACIÓN?

 

 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
Diego Luna asegura que los políticos no están representando a los mexicanos
No te pierdas
×