Cimientos sólidos

La digitalización influye en el crecimiento económico: la adopción de tecnologías en los negocios es la clave.
Bahjat El-Darwiche, Milind Singh y Sandeep Ganediwalla / Strategy + business
“La relación entre la adopción tecnológica y el crecimiento económico no siempre es clara. Este estudio permite ver la urgencia de subir más negocios a la red”.
Pablo Slough

Los responsables de políticas se enfrentan hoy a un entorno transformado por tecnologías de la información y la comunicación (tic). Cada vez más personas tienen acceso a un teléfono celular pero no a la electricidad y la cantidad de datos generados a nivel mundial se expande exponencialmente. En cada país, los líderes de gobierno y de negocios están decidiendo -a través de sus políticas y estrategias de tic, de acceso a internet, de medios de comunicación y de aplicaciones digitales- cómo promover y estructurar la digitalización de sus economías.

Estas decisiones tienen consecuencias importantes. Los países que han logrado un nivel avanzado de digitalización -definido como la adopción masiva de tecnologías digitales conectadas y de aplicaciones tic por parte de consumidores, empresas y gobiernos- han logrado importantes beneficios económicos, sociales y políticos. Para estos países, la digitalización es el camino a la prosperidad. En cambio, otros se están rezagando a pasos agigantados.

Al analizar detalladamente el modo en que las personas usan tecnologías y aplicaciones digitales, descubrimos que los mayores beneficios sociales y económicos dependen de factores relativos a la adopción y al uso, como la fijación de precios, la confiabilidad, la velocidad y la facilidad. La digitalización tiene un efecto dramático sobre el crecimiento económico, pero no es inmediato. Los países en el estado más avanzado de digitalización obtienen 20% más beneficios económicos que los que recién están ingresando al mundo digital.

Los hacedores de políticas públicas tienen un papel importante en hacer que sus países avancen hacia niveles superiores de digitalización. Necesitan cambiar el enfoque del acceso hacia la adopción y el uso. Esto significa incorporar la digitalización a la agenda nacional, darle seguimiento sistemático, desarrollar un mejor modelo de gobernanza para los sectores de telecomunicaciones e informática, permitir la competencia y estimular la demanda.

Cómo medir la digitalización

En 1990, había 100 millones de computadoras personales en el mundo, 10 millones de usuarios de teléfonos celulares y menos de tres millones de personas (aproximadamente la población de Berlín) que usaban internet. La mayoría de ellas utilizaba módems de marcación. Para el año 2010, había 5,000 millones de usuarios de teléfonos celulares y una población de internet de 2,000 millones, aproximadamente el tamaño de China e India en conjunto. Casi todos se conectaban con banda ancha o navegadores portátiles y estaban dispersos geográfica y económicamente.

Durante la mayor parte del desarrollo del sector tic, su impacto se midió en términos de conexión: la cantidad de personas con acceso a internet. Pero, ahora, en un mundo de acceso casi universal, se necesita una nueva forma de evaluación.

La digitalización se acelera en todo el mundo. Naciones desarrolladas, como Alemania, Reino Unido y Estados Unidos, necesitaron unos cuatro años, en promedio, para pasar del nivel emergente al transicional. Actualmente, países como Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Estonia están haciendo el mismo avance en menos de dos años. Entre 2004 y 2007, las naciones registraron 39 saltos de niveles, entre 2007 y 2010, hubo 65 saltos de niveles. De 2004 a 2007, los países avanzaron, en promedio, siete puntos en la escala (de un total de 100 puntos). De 2007 a 2010, el salto promedio fue de 10 puntos.

Esta aceleración se origina por una serie de factores. Los países emergentes transitan por un camino ya abierto por las naciones desarrolladas y han aprendido de sus éxitos y fracasos. Las economías jóvenes también pueden aprovechar las tecnologías y los mercados más maduros, junto con las correspondientes reducciones de precios. Cuando se transfieren capacidades a más países y se ponen en práctica mejores estructuras de gobernanza, por lo general se acelera la implementación y el uso de nuevas tecnologías. Algunas naciones emergentes, como los miembros del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo, están evitando fases intermedias y pasando directamente a los niveles más altos de digitalización.

Impacto económico y social

El efecto de la digitalización en la economía de un país es claramente visible. En las 150 naciones estudiadas, un aumento de 10% en la digitalización desató de 0.50 a 0.62% de incremento del PIB per cápita. En contraste, el acceso (como se lo mide en estudios de penetración de banda ancha) contribuye a un aumento del PIB per cápita de 0.16%, la mitad del impacto. Mientras más avanzado sea el país, mayor es el impacto de la digitalización, misma que establece un círculo virtuoso: un país refuerza y acelera su propio progreso a medida que avanza en la línea de digitalización.

Para algunos responsables de políticas públicas, las estadísticas de digitalización serán un llamado de atención, pues ésta puede catalizar importantes mejoras económicas, sociales y políticas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Abundan las evidencias: las empresas de servicios públicos de agua han instalado sensores para reducir fugas y ahorrar agua y dinero, las organizaciones de cuidado de la salud envían mensajes de texto a las mujeres embarazadas con consejos de cuidados prenatales, creando una nueva generación de bebés más saludable aun antes de que nazcan, las flotas de camiones de reparto usan dispositivos GPS para encontrar rutas más cortas y reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Pero hasta que se cuantifique el impacto, nadie sabe exactamente cuánto hace falta enfatizar en la digitalización o cómo su impacto se compara con el de otros factores. Tal vez este análisis ayude a demostrar el alto apalancamiento que puede provocar la inversión en la digitalización, más allá del simple acceso a la banda ancha.

En ningún ámbito los beneficios del sector de las tic son más claros que en el Estado. Los gobiernos nacionales han aprendido que hay límites para sus funciones como garantes del bienestar. No pueden proteger a sus ciudadanos indefinidamente contra las vicisitudes de la economía global. Pero al hacer progresos en la digitalización pueden convertirse en generadores de mercados, creando sus propias capacidades y las de sus ciudadanos y empresas para elevar el nivel de oportunidades para toda su población.

IMPACTO ECONÓMICO DE INTERNET EN MÉXICO
Internet conecta a más de 2,000 millones de personas en todo el mundo, 50% viven en economías emergentes. Más de 310 millones de dispositivos móviles son utilizados para acceder a internet en los países emergentes, de los 800 millones de dispositivos móviles que acceden a la red global.
   
Contribución  
1.9% representa internet en el PIB de las economías emergentes 2.5% es la aportación de internet al PIB de México.
 
Si internet estuviera catalogado como un sector económico, estaría entre los 10 más grandes de México en términos de contribución al PIB.
4.2% aportará internet al PIB de México en 2016 15.6% es la tasa de crecimiento anual de internet, la octava más alta entre los países del G-20.
   
Creación de empleo  
1.3% de los trabajos están relacionados con actividades web en los seis mercados emergentes más importantes. 3.2% trabajos relacionados con internet se crean por cada empleo perdido en pymes de países como México y Argentina. 1.6% de los trabajos en países desarrollados están vinculados a internet.
FUENTE: Google.
Ahora ve
Estados Unidos revoca el marco normativo de la “neutralidad” de internet
No te pierdas
×