A río revuelto

En 2007, las empresas batallaron en varios frentes simultáneos. No todas perdieron.

Parece que hubiera sucedido hace varios años. Fue un final preanunciado. Pero recién el año pasado despedimos del ranking de Expansión a Industrias Monterrey SA (IMSA). Después de 71 años, la empresa regiomontana se rindió a la fuerza de atracción de los mercados globales, como está ocurriendo con casi todo el sector siderúrgico mexicano. Su fundador, Roberto L. Garza, seguramente nunca pensó que una empresa ítalo-argentina adquiriría el imperio que llegó vender 40,000 millones de pesos (MDP) anuales, y a exportar en los cinco continentes.

Lo demás es cuento conocido. Ternium (posición 31) la compró, después de absorber en 2005 a Hilsamex de manos de Grupo Alfa (12), luego de comprar a la venezolana Sidor, después de comprar a Siderar en Argentina.

En medio de amenaza de recesión económica en Estados Unidos y el descarrilamiento de precios de los commodities, la consolidación de las empresas fue una de las estrategias principales que siguieron las mexicanas durante el año pasado. Así lo entendieron las grandes compañías de otros sectores, como Fomento Económico Mexicano (6), que adquirió junto con la matriz de Coca-Cola la empresa Jugos del Valle. También la segunda embotelladora mexicana Arca (97) compró dos embotelladoras en el norte argentino, con lo cual espera aumentar sus ventas en 25%, y distribuir la cuarta parte de los productos de Coca-Cola en ese país.

Cemex adquirió la australiana Rinker por 14,000 millones de dólares (MDD), así aumentó sus ingresos 40,000 MDP, logrando el tercer lugar y desplazando a la Comisión Federal de Electricidad (4) y a Wal-Mart de México (5).

Y así la lista de compras y crecimientos sigue. Mexichem (79) salió por Latinoamérica, subió 42 puestos en el ranking y dice que invertirá 1,000 MDD para los próximos cinco años. Grupo Alfa realizó compras por 1,850 MDD, principalmente a través de su autopartista Nemak (51), con lo que el grupo avanza cuatro lugares y su subsidiaria, 44. Bimbo (22) acaba de adquirir Nutrella, la mayor panificadora brasileña, con lo que ocupa el liderazgo en ese país sudamericano.

Es la dinámica actual. Las empresas crecen y consolidan su posición, ya no local, sino global. Internamente también hay consolidación. Grupo Soriana adquirió la operación de supermercados de Gigante (177), y eso ubicó a la regiomontana en la posición 26, encima de Wal-Mart Supercenter (27), una de las cadenas que opera la estadounidense en México.

Grupo Lamosa (194) adquirió de Grupo Carso (19) su negocio de revestimientos cerámicos Porcelanite. Con esto logra convertirse en el principal productor de México. Ejemplos de consolidación en México y Latinoamérica hay muchos, y son los ganadores en el río revuelto.

La zancadilla mayor
El alza del petróleo transformó a Pemex en la empresa más grande de Latinoamérica, superando por primera vez a la venezolana PDVSA. Pero es un espejismo. El alza del precio del petróleo no se capitaliza cuando el principal yacimiento del país, Cantarell, está en franco declive, y menos cuando se importa casi la totalidad de los productos refinados.

Esto afecta transversalmente a toda la industria, pero las principales víctimas fueron este año las aerolíneas. Después del auge descontrolado de compañías de bajo costo, ahora varias de ellas disminuyen rutas y estudian cómo traspasar a los usuarios el aumento en el precio de la turbosina. Mejor llevar sus vales de gasolina. No es de extrañar que ninguna quiera participar en el ranking. Las dos compañías troncales, Aeroméxico (83) y Grupo Mexicana (92), pierden posiciones, y pasajeros.

El alza de los granos también provocó ajustes. Aunque las grandes empresas como Bimbo y Grupo Maseca (49) lograron obtener muy buenos resultados en 2007, éstos están presionados por el alza de sus principales insumos. Los ajustes en sus procesos productivos y la búsqueda de sinergias no son suficientes para evitar el traspaso del aumento al consumidor final. Esperan que la eliminación de los aranceles de ciertos granos reduzca el actual precio del mercado interno, por encima del internacional. Sin las compras de empresas en el exterior, seguro hubieran visto bajar sus utilidades.

Las que se frotan las manos son las compañías mineras y de siderurgia. El explosivo crecimiento de Asia ha traído como consecuencia cuatro años de bonanza para el sector. El aumento de 200% del precio del cobre en ese periodo ha catapultado a Grupo México (18) desde la posición 40 que obtuvo en 2003, cuando vendía 28,000 MDP, sólo un tercio de sus ventas actuales. Otro ganador es Industrias Peñoles (39), que impulsado por un incremento de 66% en el valor de la plata, subió 34% en su valor de mercado.

Eso superó con creces el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores que lo hizo sólo en 11.7%. El precio del acero también colocó al país en la senda de las grandes compras. Además de Ternium, también ArcelorMittal (58) está consolidando sus operaciones locales luego de finalizar la adquisición de Sicartsa, que pertenecía a Grupo Villacero (que bajó al lugar 111). Ya vende 29,500 MDP desde y en México, y aún tiene dinero para seguir comprando.

Pero el acero beneficia a sus productores, no a la industria intensiva en su uso, como entre otras a las de electrodomésticos y automotores. Mabe (42), el primer productor mundial de estufas, redujo su velocidad de crecimiento desde el 24% obtenido en 2006 a cerca del 14% en 2007. Su situación podría complicarse aún más, ya que General Electric está analizando qué hacer con el 48% de acciones que tiene en la compañía mexicana. Esa relación comercial le aporta cerca de 30% de sus ventas por las exportaciones.

Olor a ladrillo
Las principales víctimas en México de la crisis de hipotecas de alto riesgo (subprime) fueron, obviamente, las constructoras de vivienda. Pero no se notó en sus ventas, sino en la Bolsa. Fue el caso de Casas GEO (115), que aumentó 20% sus ventas y redujo en sólo 3.1% sus utilidades, pero perdió 42% en la Bolsa de Valores durante 2007.

El nerviosismo y la incertidumbre de cuán bajo podría llegar la crisis, le dio números negativos que no se repetían desde el atentado a las Torres Gemelas. Por eso golpeó a la mayoría de las empresas. El mayor constructor de vivienda básica, Homex (107), perdió 15% en Bolsa pero su utilidad avanzó 77% y las acciones de Consorcio ARA (164) bajaron 34% a pesar de mantener sus utilidades. Incluso afectó a Cemex (3), con una caída de 17% en el mercado. Esto es río revuelto, pierden en Bolsa las que generan utilidades.

Pero la crisis subprime, sumada a los altos precios de los commodities, dieron como resultado la ‘estanflación’ o estancamiento con inflación. Quienes más lo resienten en México son el sector detallista y los exportadores, principalmente de coches. Grupo Palacio de Hierro (139) perdió 12 lugares y disminuyó sus utilidades en 30%. Grupo Sanborns (57) descendió seis posiciones y bajó su utilidad en 5%. Como siempre, Wal-Mart de México (5) creció en ventas, en utilidades y en locales, pero perdió cerca de 20% de su valor en Bolsa, y cayó un lugar dentro del Top 5. Sólo El Puerto de Liverpool todavía no se ha dado por aludido pues aumentó sus utilidades en casi 12%, y ganó en la Bolsa pero debido también a su baja bursatilidad.

La que resintió más el estancamiento de Estados Unidos fue la industria automotriz. Las ventas del sector al país vecino bajaron 6% y cobró como víctimas a varias de las fabricantes. La más afectada fue Ford (17), que redujo sus exportaciones en unidades en 13%, según la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz. Perdió cuatro lugares en el ranking de Expansión, también por la baja en el mercado interno. General Motors (9) también fue afectada, pero en menor medida. Sus ventas se mantienen pero estudia la reducción de su producción por el afectado mercado norteamericano (redujo sus exportaciones en 7%).

Las estrellas son las marcas de nuevo ingreso en el mercado nacional. Honda aumentó sus ventas internas en 14% y Mazda más que duplicó sus ventas (sólo trajeron 150 unidades del nuevo Mazda Speed3).

Parte de las pérdidas que se registran hoy es parte de la transformación de la industria. Las armadoras están privilegiando la producción de autos pequeños y eficientes, más acordes con los altos precios del petróleo. Ford y GM ya anunciaron millonarias inversiones en el país. Y de la mano de Grupo Salinas (28) y una inversión de 100 MDD se estarán produciendo 150,000 unidades de la marca FAW para 2010. ¿Será? Un pescador que sabe sacar provecho del momento.

El problema de la ‘estanflación’ aplicada a economías como la mexicana es que éstas aumentan su riesgo, con lo cual los créditos para las empresas se encarecen y ponen en dificultades a compañías sobreendeudadas. Hay varias en esta situación. Cemex ya anunció la venta de activos en Europa del Este, para bajar su deuda que ya supera los 14,000 millones de dólares, aún controlable si consideramos su tamaño y que su flujo EBITDA es 6.3 veces mayor que sus gastos financieros.

Pero otras empresas no están en tan buena posición. Corporación Durango (121) sólo tiene un ratio de 1.4 veces. Más preocupante aún si consideramos que es su segundo año de números rojos. Para estas empresas un aumento en el costo de la deuda o la falta de financiamiento son temas clave para seguir en las 500.

En río revuelto siempre habrá ganadoras y perdedoras. Una muestra es este ranking de Expansión, donde hasta las más grandes bajan y las pequeñas pueden subir

METODOLOGÍA
El ranking de Las 500 empresas más importantes de México considera organizaciones que puedan caracterizarse como empresas, es decir, entidades que ofrecen un bien o servicio y que reportan ingresos o ventas, independientemente de su propiedad y negocio.

El objetivo del listado es entregar una visión general sobre las principales compañías mexicanas en los diversos sectores económicos. En este sentido, no constituye un censo de firmas, sino un acercamiento a la gestión empresarial mexicana de un año en particular. Se envió a más de 2,000 empresas un cuestionario diseñado para capturar los principales antecedentes financieros y otro tipo de información corporativa. El manejo de la información financiera se hizo de acuerdo con los Principios Contables Generalmente Aceptados (PCGA). En caso de existir suficiente información algunos datos fueron estimados. En general, las cifras de todas las empresas corresponden a diciembre de 2007, salvo que se mencione lo contrario.

Ventas y posiciones en el ranking
Estos ingresos se presentan netos de impuestos y devoluciones. La información de 2006 es original a la moneda del cierre y fue verificada y corregida, por lo que la posición en 2006 puede diferir de la indicada para ese año en el listado actual.

Tipo de cambio
Para los datos del estado de resultados, se consideró el tipo de cambio promedio de 2007 (10.928 pesos). Para las cifras del balance, el precio al cierre de 2007 (10.908 pesos).

Consolidación
En general, los grupos consolidan las operaciones de sus filiales en México y en el extranjero. No se presentan las filiales que representan gran parte de los ingresos del grupo, a no ser que su sector económico y la relación con los otros participantes del mismo lo requiera para su comparación.

Instituciones financieras
En general, por concepto de ventas para los bancos e instituciones de crédito se consideraron los ingresos por intereses y comisiones, más los resultados por intermediación. Para las ventas de las siguientes instituciones financieras, se incluyeron las siguientes variables como ventas: empresas de seguros y fianzas: primas emitidas; casas de bolsa y casas de cambio: ingresos por intermediación; y afore: ingresos totales.

Fuentes
Se utilizó la información del sistema Economática, la información proporcionada por las empresas y las cifras de la BMV, CNBV, CNSF y Consar.

Ahora ve
No te pierdas